“Nos enfrentamos a extinciones masivas de ecosistemas enteros”

Francisco Doblas-Reyes, experto del IPCC, afirma que las autoridades debieron tomar más en serio las advertencias de hace 40 años

El científico Francisco Doblas-Reyes en el Centro Nacional de Supercomputación, Barcelona, el pasado 20 de julio.
El científico Francisco Doblas-Reyes en el Centro Nacional de Supercomputación, Barcelona, el pasado 20 de julio.EDP

El último informe del IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático) de Naciones Unidas concluía que la actividad humana ha provocado el aumento de fenómenos extremos como olas de calor o incendios forestales. Francisco Doblas-Reyes (Madrid, 54 años) fue uno de los 234 expertos seleccionados para participar en dicho informe, que se publicó en agosto de 2021. En una entrevista realizada el pasado lunes 18 de julio, el climatólogo e investigador asegura, desde el Centro de Supercomputación de Barcelona –donde dirige el Departamento de Ciencias de la Tierra–, que “un verano como el que estamos experimentando ocurriría cada tres años”.

Pregunta. Los científicos llevan años avisándonos. ¿Cómo hemos llegado a esta situación tan crítica?

Respuesta. Había incertidumbre asociada al hecho de que el conocimiento científico no es perfecto y a cuál iba a ser la evolución de la actividad humana de aquí a final de siglo. La fiabilidad de la información sobre el impacto de esas emisiones en el clima se ha ido afinando.

P. ¿La sociedad está ahora mejor informada que antes?

R. Mucho mejor, pero la información de hace 40 años era suficientemente buena y seria como para empezar a tomar medidas. La incertidumbre no era ninguna excusa para no haber reaccionado.

P. ¿Es el cambio climático el principal peligro para la supervivencia de la humanidad?

R. No. Tenemos que ser conscientes de que el cambio climático no es un problema a corto plazo de extinción de la humanidad, porque la humanidad se ha enfrentado a otros muchos retos medioambientales.

P. ¿Cuáles?

R. Las glaciaciones, por ejemplo. A lo que nos enfrentamos es a extinciones masivas de ecosistemas. No hablo solo de animales, sino de ecosistemas enteros. Por ejemplo, los asociados a los corales tropicales. Nos enfrentamos a una transformación de la sociedad, porque muchas de las actividades y formas de vivir que tenemos completamente asumidas no serán sostenibles. El ser humano sobrevivirá, pero nos enfrentamos a unas inestabilidades persistentes muy serias.

El ser humano sobrevivirá, pero nos enfrentamos a unas inestabilidades persistentes muy serias
Francisco Doblas-Reyes, climatólogo y científico del IPCC

P. ¿Cómo se explica que algunos líderes políticos nieguen el cambio climático?

R. Digamos que es un problema sociológico. En muchos casos, son líderes de países democráticos que llegan al poder a través de elecciones perfectamente válidas y reflejan un poco el sentir de una sociedad. ¿Qué puede haber detrás? No lo sé. Quizá es miedo o resistencia al cambio.

P. ¿Se están cumpliendo los Acuerdos de París?

R. Muy pocos países están cumpliendo. En Europa se está haciendo un esfuerzo enorme y hay que reconocer el mérito que tiene la política europea por haber conseguido un nivel de emisiones sin que haya un decrecimiento económico. Desde luego, si encendemos las centrales de carbón en Alemania y otras partes de Centroeuropa como consecuencia del riesgo de no tener gas ruso para quemar pues evidentemente, no lo conseguiremos. No vamos en una trayectoria muy optimista. Según las estimaciones, con un calentamiento de más de dos grados, un verano como el que estamos experimentando ocurriría prácticamente cada tres años.

P. ¿Nos encontramos ante el verano más frío del resto de nuestras vidas?

R. No. Si no hubiéramos emitido tantos gases de efecto invernadero, tendríamos un verano bastante cálido, pero no tanto como el que estamos experimentando. El cambio climático acentúa situaciones que van a ocurrir de todas maneras.

P. ¿Cuáles son las previsiones?

R. En el futuro, habrá situaciones atmosféricas que hagan que, por ejemplo, el flujo del aire sea oceánico o incluso del norte en lugares en los que predominantemente es del sur.

P. ¿Los fenómenos y catástrofes naturales que hemos vivido en los últimos años –como esta ola de calor– están cada vez más normalizados?

R. Sabemos que este tipo de fenómenos van a ser cada vez peores en el futuro. Su normalización no tiene por qué ser malo. La sociedad se está adaptando a un clima diferente. Hay una llamada a planes de salud a nivel urbano en zonas habitadas que tengan en cuenta la vulnerabilidad de las personas mayores a temperaturas muy elevadas. El problema viene cuando hay sociedades que no tienen los recursos para poder adaptarse a los fenómenos extremos que estamos observando. Nos encontraremos con poblaciones muy vulnerables que se verán muy afectadas por el aumento de la frecuencia de este tipo de situaciones.

P. ¿Qué va a pasar con esas personas?

R. Si se encuentran con una situación climática desfavorable porque reduce, por ejemplo, la capacidad de producir alimentos o aumenta su dependencia de la importación de determinados alimentos, nos podemos encontrar con inestabilidades sociales que con el tiempo pueden llevar a grandes migraciones.

P. ¿Cómo se imagina el mundo dentro de 50 años?

R. Uy, eso es muy difícil de saber. Eso sí que es ciencia ficción, como cuando Arthur C. Clarke escribió en los años 60 la novela 2001 y luego un poco más tarde escribió 2010. Ni siquiera gente tan buena como él fue capaz de ver que el mundo no iba a cambiar tanto como él esperaba. Me imagino un mundo que será relativamente parecido al que tenemos ahora.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS