crianza

Por qué el cerebro de los bebés y los niños es “superpoderoso”

Una investigación clarifica que los menores se recuperan antes y mejor de las lesiones neuronales al emplear los dos hemisferios cerebrales, a diferencia de los adultos

Un bebé con su madre en Pamplona.
Un bebé con su madre en Pamplona.Daniel Gonzalez / GTRES

Siempre ha sido muy común escuchar la clásica frase de: “Si eres creativo utilizas más el hemisferio derecho y si eres analítico entonces usas más el hemisferio izquierdo del cerebro”. Una afirmación que ha sido muy estudiada por parte de los expertos, y que al final, no resulta tanto así, sino que, más bien, cada hemisferio puede ser fuerte en algunos aspectos cognitivos, y dichos aspectos no pueden categorizarse sencillamente del hemisferio “lógico-racional” o del “creativo”, tal y como explica en el libro Grandes mitos del cerebro, del neurocientífico, Chistian Jarret. Y entre esos mitos, se ha hablado que, el hemisferio izquierdo es dominante para el lenguaje y el hemisferio derecho, por otra parte, está implicado con mayor profundidad en el procesamiento emocional, otro de los mitos también extendidos, y que no sería tanto así, pero ¿cómo le afecta todo esto a los bebés y a los niños? ¿Cómo procesan ellos el lenguaje y las emociones en pleno crecimiento y desarrollo?.

Más información

Un nuevo estudio llevado a cabo por neurocientíficos del Centro Médico de la Universidad de Georgetown, y publicado en la revista PNAS, acaba de descubrir cómo los niños pequeños y los bebés, emplean los dos hemisferios del cerebro para realizar una misma tarea, a diferencia de los adultos, quienes procesan sus tareas neuronales en áreas específicas de tan solo uno de los dos hemisferios del cerebro. Para llevar a cabo la investigación se seleccionaron 39 niños sanos de entre cuatro y 13 años, así como 14 adultos de 18 a 29 años, a los cuales se les dio una tarea de comprensión de oraciones sintácticas. En los resultados, los niños mostraron una activación del lenguaje con la izquierda, aunque una proporción de los niños más pequeños también mostraron una activación en áreas correspondientes al hemisferio derecho, por lo que descubrieron que ambos hemisferios se dedican a comprender tanto el significado de las frases, como a reconocer el efecto emocional. En cambio, en los adultos, se activó el hemisferio derecho tan solo en las tareas como el procesamiento de las emociones expresadas con la voz.

Si bien, gracias a la ciencia, sabemos que ambos hemisferios reciben información de todo tipo y la procesan en la misma medida, y que además toda la información se trabaja de forma interconectada, a menos que exista un trastorno orgánico, lo cierto es que los adultos no procesan las tareas de los dos hemisferios a la vez como lo hacen los niños.

Los neurocientíficos califican los cerebros de los niños como superpoderosos

Lo cierto es que, tras estos nuevos hallazgos, los expertos sugieren que es una posible razón por la cual los niños parecen recuperarse de las lesiones neuronales mucho antes y mejor que los adultos, según publican los expertos en la revista ‘PNAS’. “Esta es una muy buena noticia para los niños pequeños que experimentan una lesión neural”, comenta Elissa Newport, directora del Centro de Plasticidad y Recuperación del Cerebro., una empresa que trabaja conjuntamente con la Universidad de Georgetown. “El uso de ambos hemisferios proporciona un mecanismo para compensar después de una lesión neural. Por ejemplo, si el hemisferio izquierdo se daña por un accidente cerebrovascular perinatal, uno que ocurre justo después del nacimiento, un niño aprenderá el lenguaje usando el hemisferio derecho, y un niño nacido con la parálisis cerebral que daña sólo un hemisferio puede desarrollar las capacidades cognitivas necesarias en el otro hemisferio”, prosigue.

Los neuromitos en la educación de los niños en el colegio

Más allá de este nuevo descubrimiento, lo cierto es que el impacto que tienen algunos ‘neuro-mitos’ en la enseñanza acerca de la implicación del hemisferio izquierdo y el derecho en las tareas, tiene como resultado que algunos niños sean “mejores que otros”, o más adecuados que otros, para realizar determinadas tareas en las aulas, como consecuencia de la estructura cerebral. Y esto no es cierto. Desde la Educational Neuroscience of London (Centro de Neurociencia Educativa de Londres), aseguran que, en el aula, justamente el mito de los hemisferios izquierdo y derecho, ha dado lugar al desarrollo del enfoque de “aprendizaje de todo el cerebro”, lo que implica tratar de equilibrar el procesamiento en los dos hemisferios mediante la inclusión de aspectos analíticos y creativos en una misma tarea, algo que, tras este nuevo hallazgo, reforzaría el falso mito de que algunos niños son más aptos o mejores que otros en ciertas tareas o áreas específicas de aprendizaje.

Y en cierto modo, todo esto está muy bien, tal y como recogen desde la institución, ya que los diferentes métodos de enseñanza pueden hacer que los alumnos no desistan en determinadas tareas, brindando más oportunidades para aprender distintas áreas de conocimiento y materiales.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información