_
_
_
_

Guerra entre Israel y Gaza: resumen del 20/05/2024

Biden considera “escandalosa” la petición de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional para detener a Netanyahu | El primer ministro israelí, sobre el fiscal del TPI: “¿Cómo se atreve a comparar a los asesinos de Hamás con el ejército de Israel?” | Hamás considera que la solicitud para arrestar a Netanyahu llega “siete meses tarde”

El presidente estadounidense, Joe Biden, en un acto en Detroit (EE UU) el domingo.
El presidente estadounidense, Joe Biden, en un acto en Detroit (EE UU) el domingo.Elizabeth Frantz (REUTERS)
El País

EL PAÍS ofrece de forma gratuita la última hora del conflicto árabe-israelí. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete.

La Fiscalía del Tribunal Penal Internacional (TPI) solicitó este lunes que se dicten órdenes de detención por crímenes de guerra y contra la humanidad contra el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu y el ministro de Defensa del país, Yoav Gallant. También contra Yahia Sinwar, líder de Hamás en Gaza; Mohammed Diab Ibrahim Al Masri, jefe de las brigadas Al Qasam, el brazo militar del movimiento en el enclave, e Ismail Haniya, líder de la rama política del movimiento, según un comunicado del fiscal jefe del TPI, Karim Khan, quien considera que existen motivos razonables para creer que tanto Netanyahu y Gallant como los dirigentes de Hamás, cometieron crímenes “de guerra y contra la Humanidad”. Las reacciones no tardaron en llegar.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, calificó de “absurda” esta petición de arresto. “Rechazo con disgusto la comparación del fiscal de La Haya entre el Israel democrático y los asesinos en masa de Hamás”, dijo Netanyahu. “¿Cómo se atreve a comparar a Hamás, que asesinó, quemó, masacró, decapitó, violó y secuestró a nuestros hermanos y hermanas, con los soldados israelíes que luchan en una guerra justa como ninguna otra?”, se preguntó Netanyahu. “Esto es una distorsión completa de la realidad”.

El ministro israelí de Exteriores, Israel Katz, afirmó también que la petición del TPI es “escandalosa” y consideró que es equiparable al ataque de Hamás del 7 de octubre, en el que la milicia palestina mató a más de 1.200 personas. “Ninguna fuerza en la tierra nos impedirá recuperar a los rehenes y derrocar a Hamás”, afirmó Katz, que aseguró haber creado un gabinete de crisis para responder a la decisión del tribunal. Por su parte, el ministro de Finanzas israelí, Bezalel Smotrich, señaló que la decisión sería “el último clavo en el desmantelamiento de este tribunal político y antisemita”.

El presidente de EE UU, Joe Biden, se sumó al calificativo de “escandalosa” para tildar la decisión de la Fiscalía del TPI. “Déjenme ser claro. Sea lo que sea lo que este fiscal quiera querer insinuar, no hay ninguna equivalencia, ninguna, entre Israel y Hamás”, aseguró el inquilino de la Casa Blanca, en un comunicado de apenas tres líneas. “Siempre estaremos codo con codo con Israel contra las amenazas su seguridad”, agregó el presidente, que hace apenas unos días autorizó el envío de la última remesa de armamento a Israel. Las tensiones entre Israel y la Administración Biden por la guerra en Gaza no impidieron el cierre de filas contra la decisión del TPI.

Unas horas después, una exclusiva de Reuters destapó que tres exfuncionarios de política exterior de Estados Unidos en la Administración de Donald Trump se habían reunido este mismo lunes con Netanyahu en Israel. La delegación estaba compuesta por Robert O’Brien, quien sirvió como cuarto y último asesor de seguridad nacional de Trump, así como por el exembajador en los Emiratos Árabes Unidos John Rakolta y el exembajador en Suiza Ed McMullen. Además de Netanyahu, la delegación se reunió con el líder de la oposición israelí, Yair Lapid, y otros funcionarios israelíes.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Por otro lado, miles de iraníes rindieron homenaje en Teherán y otras ciudades del país al fallecido presidente Ebrahim Raisí, quien perdió la vida el domingo en un accidente de helicóptero en una zona montañosa junto con otras ocho personas. Miles de personas, la mayoría vestidas de negro, se concentraron en la céntrica plaza de Valiasr de la capital, Teherán, donde se instalaron banderas negras y carteles con retratos de Raisí, en un acto convocado por el Gobierno. “Muerte a Israel, muerte a EE UU”, se ha escuchado entre la multitud. “Este tipo de hechos trágicos no detendrán al país en la lucha contra el imperialismo y el régimen usurpador de Israel, camino que seguía el presidente Raisí”, dijo a Efe Ali Reza, un taxista.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_