Alemania ofrece nuevas señales de acercamiento a Marruecos

El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, asegura que la propuesta marroquí de una autonomía para el Sáhara es una “buena base” para resolver el conflicto

Personal de la ONU sale de un helicóptero en Guerguerat, en el Sáhara Occidental, junto a la frontera con Mauritania, en noviembre de 2020.
Personal de la ONU sale de un helicóptero en Guerguerat, en el Sáhara Occidental, junto a la frontera con Mauritania, en noviembre de 2020.FADEL SENNA (AFP)

El presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, envió este miércoles un mensaje al rey de Marruecos, Mohamed VI, en el que afirma que la propuesta marroquí de autonomía para el Sáhara Occidental es un “esfuerzo serio y creíble”, y una “buena base” para llegar a un acuerdo en el conflicto, según informó la agencia oficial de noticias MAP basándose en un comunicado del Palacio Real. Steinmeier aprovechó para invitar al monarca a efectuar su primera visita como jefe de Estado a Alemania. Y recordó el compromiso de su país, desde hace años, para encontrar una solución política, “justa, duradera y mutuamente aceptada por todas las partes”.

La invitación del mandatario alemán se produce después de que Marruecos anticipara el pasado diciembre una resolución del conflicto diplomático entre los dos países. Rabat suspendió en marzo el contacto con la Embajada de Alemania en Rabat alegando “malentendidos profundos” en “cuestiones fundamentales” para Marruecos. Sin embargo, el 13 de diciembre la página web del Ministerio de Exteriores alemán publicó un texto sin firma en el que se afirmaba que el plan de autonomía que Marruecos presentó en 2007 ante la ONU constituye “una importante contribución” para resolver el contencioso del Sáhara Occidental. En la misma página se precisaba que la posición del Gobierno alemán respecto al Sáhara Occidental no había cambiado y seguía inscrita dentro del marco de la ONU. No obstante, tras aquella publicación, el ministerio de Exteriores marroquí saludó los “anuncios positivos y las posiciones constructivas” del Gobierno alemán.

En esta ocasión, el mandatario alemán no ha escatimado elogios hacia Marruecos en el escrito enviado a Mohamed VI. Ensalzó “las vastas reformas” emprendidas en el país bajo el auspicio del monarca. Y alabó la implicación de Marruecos en la resolución del conflicto de Libia. Este último punto había provocado tensiones entre los dos países, ya que Marruecos no fue invitado al encuentro internacional celebrado en enero de 2020 en Berlín con la intención de poner paz en el país mediterráneo.

La relación de Marruecos con Berlín se vio alterada desde que el expresidente de EE UU Donald Trump reconoció, en diciembre de 2020, la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. Ese mismo día, Rabat suspendió también de forma indefinida la Reunión de Alto Nivel (RAN) o cumbre bilateral que se había previsto celebrar con el Gobierno español en la capital marroquí para el 17 de diciembre.

Desde entonces, el ministro de Exteriores marroquí, Naser Burita, ha declarado en varias ocasiones que la Unión Europea debe salir de su “zona de confort” para avanzar tras los mismos pasos que ya franqueó Trump. A pesar de los esfuerzos de Marruecos, ningún país occidental ha seguido hasta el momento esa senda.

El portavoz del Ministerio de Exteriores alemán, Christopher Burger, declaró el mes pasado que la posición del Gobierno sobre el Sáhara Occidental no ha cambiado. Y precisó: “La clarificación del estatus del Sáhara Occidental es un proceso que debe tener lugar bajo el liderazgo de Naciones Unidas. (…) Si hay propuestas al respecto por parte de Marruecos, estamos abiertos a ellas. Pero, como he dicho, se trata de un proceso que debe celebrarse bajo los auspicios de Naciones Unidas”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS