Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Inglaterra que entronizó a Boris

El Brexit y la sensación de abandono de la élite de Londres alentaron el viraje conservador de viejos feudos laboristas

 

Un pub centenario del centro de Durham (65.500 habitantes), al noreste de Inglaterra, recibe al visitante con un sugerente mensaje: “La minería, la profesión más peligrosa del mundo, desarrolla un cierto tipo de hombre”. Los habitantes de esta región deprimida son duros, obreros y, desde siempre, laboristas hasta la médula, ya sea por creencia o por herencia. Olvidados por el establishment londinense, en 2016 votaron en masa a favor del Brexit. Y, sobre todo, dando un giro ideológico contranatura, el pasado diciembre encumbraron al conservador Boris Johnson como primer ministro. La muralla roja, como se conoce a este bastión de la izquierda, cayó en manos de los tories. Por primera vez en la historia, el muro se tiñe de azul.

La gente se ha sentido ninguneada y olvidada por este laborismo

Leo McCormack, alcalde de Sedgefield

A pocos kilómetros, brilla el sol en Sedgefield, un pueblo de clase media de 5.200 habitantes donde los vecinos de avanzada edad salen sigilosamente a hacer recados, a tomar el té o a comer al Dun Cow, un clásico pub con flores en la fachada en el que el primer ministro laborista Tony Blair invitó al presidente de EE UU George W. Bush a un típico fish and chips (pescado con patatas fritas, el plato nacional) justo antes de que ambos se embarcaran en la guerra de Irak, en 2003. Pese a haber sido la circunscripción del líder laborista en los años noventa, Sedgefield dio el escaño en Westminster a los tories en las pasadas elecciones por una diferencia de tan solo 4.513 papeletas. Una victoria pírrica, pero de gran calado simbólico, lo que propició la visita casi inmediata de Johnson al club de críquet local, donde echó sal en la herida laborista. Leo McCormack, el alcalde del municipio que no está adscrito a ningún partido, cree que la visita del líder tory fue “pura propaganda”. Otros creen que Sedgefield era el lugar obvio para regodearse. “Fue una manera de decir: ‘Lo siento Tony [Blair], tu idea de una Inglaterra socialista está enterrada”, ríe David Coupe, 63 años y político tory en la cercana Middlesbrough.

Como escribe en una de sus columnas Brendan O’Neil enThe Spectator, ahora “los antiguos mineros de clase obrera confían en un hombre torpe excéntrico y educado en Eton [la escuela de la alta sociedad] más que en el Partido Laborista”. Brian McGill, un antiguo minero de 83 años de manos fuertes y cara curtida, es uno de ellos. “He votado toda mi vida a los laboristas. ¡Toda mi vida!”, se lamenta. “Pero el partido no escucha la voluntad de la gente y en cambio Johnson hace exactamente lo que la gente pide”, dice en referencia al ajustadísimo resultado del referéndum de 2016, en el que el 51,9% del país optó por el portazo a la UE. “Él es el único que puede llevar a cabo el Brexit”, asevera. Más tarde añade que espera que Johnson sea premier durante más de un mandato, algo que ya auguran muchos analistas gracias a esa “pedazo de mayoría” —como repite el mandatario— que le dieron los británicos: 365 escaños de 650.

Vista de uno de los barrios de Middlesbrough, el 22 de enero. ver fotogalería
Vista de uno de los barrios de Middlesbrough, el 22 de enero.

Fotogalería. La caída del 'Red Wall'

Paul Howell, de 60 años y nuevo diputado tory en Sedgefield que ahora ocupa en Westminster la silla que un día fue de Tony Blair, reconoce que muchos de los votos que le hicieron ganar en diciembre fueron “prestados” por votantes de izquierdas. “Quieren mirar al futuro y el partido laborista actual está anclado en un pasado que ya no existe”, dice mientras toma un té preparado por su esposa, Lillian. Su gata Pepsi merodea por la casa en busca de las caricias de un dueño que ahora desaparece de lunes a jueves para trabajar en la Cámara de los Comunes. “Intentaré acercar las políticas de Londres a mis votantes”, promete. Coupe explica que la gente en el noreste del país aún se siente desconectada de la capital. “¡Y mucho más de Bruselas!”. Mientras más del 60% de la región votaba a favor de irse de la UE, él votó a favor de quedarse. Ahora acepta el resultado de una consulta que tacha de error.

Abandono

Chris Lloyd, en su despacho en la redacción de editor en 'The Northern Echo', el 21 de enero. ver fotogalería
Chris Lloyd, en su despacho en la redacción de editor en 'The Northern Echo', el 21 de enero.

A pesar de que el Brexit ha dirigido el cambio político de esta región de tres millones de habitantes y aún sumergida en el recuerdo del humo de las fábricas de hierro, acero y las minas de carbón, existe otro factor casi más relevante para que sus vecinos hayan cambiado de religión: la desconfianza hacia el actual líder laborista, Jeremy Corbyn. El alcalde de Sedgefield le votó, pero dice que en el fondo se sabía que no estaba capacitado para ser primer ministro. “Le voté para que hubiera un segundo referéndum y frenar el Brexit”, dice mientras pasea alrededor de la iglesia que corona el pueblo y junto a la que ondea la Union Jack (bandera tricolor del Reino Unido). “La gente se ha sentido ninguneada y olvidada por este laborismo”, resume. Aquí, unos y otros coinciden en que “Corbyn dio por sentado” que volvería a ganar en la muralla roja. Pero se confió. Se desentendió. Y perdió.

Una vez que la gente dice ‘vamos fuera’, vamos fuera. ¡Esto es una democracia!

Paul Howell, diputado 'tory' por Sedgefield


Los vecinos de este rincón del mundo estaban acostumbrados a estar en el candelero en un pasado que para todo el laborismo siempre fue mejor. En el pueblo minero de Trimdon (2.800 habitantes), a pocos kilómetros de Sedgefield, una gran casa de ladrillo oscuro destaca sobre las demás, apiñadas, con sábanas y ropa aireándose a la luz de un resol invernal. Su inquilino fue Blair, representante de esta región en Westminster y el primer ministro del país durante una década (1997-2007). Shirley Swalwell, de 77 años, siempre lo apoyó porque “representaba al centro”. Al hablar de Corbyn, esta empleada del hogar pone una mueca de rechazo: “Es el extremo. Representa a un pasado minero que ya no existe por aquí”.

Dos ingleses acuden a un banco de alimentos en Newcastle en busca de ayuda, el 23 de enero. ver fotogalería
Dos ingleses acuden a un banco de alimentos en Newcastle en busca de ayuda, el 23 de enero.

Tras unos minutos de charla en los que Swalwell se va acomodando, admite que en diciembre también votó a los tories porque desde que Blair ya no está, la región está paralizada. “La gente se ha cansado de votar a los laboristas y ver que nada cambia”, añade McCormack. El alcalde, nostálgico, asegura que el Partido Laborista debería empezar a agrupar a toda la amplia clase trabajadora.

Muchos de los que solían trabajar en las minas están jubilados y los antiguos empleados del acero y del hierro viven ahora de indemnizaciones por despido. Aún queda en pie una fábrica de Nissan en la región. Pero poco más. Y pese a que el noreste tiene una tasa de paro del 6% —la mayor del país—, el fenómeno de los trabajadores pobres ha afectado a buena parte de la región. Como a Paul, de unos 50 años, al que le ha salido un trabajo de manitas. “Mañana trabajaré de otra cosa”, dice.

Matthew Goodwin, autor de National Populism (Pelican Books, 2018), y miembro del think tank Chatham House, augura a través de un correo electrónico que el camino que va a recorrer el laborismo para su reconstrucción será largo porque ni siquiera se ha dado cuenta aún de la dimensión de su derrota. El experto cree que el partido necesita construir un puente rojo hacia estos bastiones perdidos para recuperar los votos de la clase obrera.

Peter Gibson (izquierda) y Paul Howell, primeros diputados 'tories' en la inauguración del aeropuerto de Teeside, en el noreste de Inglaterra. ver fotogalería
Peter Gibson (izquierda) y Paul Howell, primeros diputados 'tories' en la inauguración del aeropuerto de Teeside, en el noreste de Inglaterra.

Consumado el Brexit, y consumada su derrota, los laboristas entran ahora en una fase de discusión interna “fascinante”, opina el editor de política del The Northern Echo, Chris Lloyd, de 55 años, desde una redacción que huele a una mezcla deliciosa de papel, tinta y café. “Tendrán que dirimir si son de derechas o de izquierdas; si quieren estar dentro o fuera de la UE. E incluso si es un partido del norte o del sur”. Y es que lo que ocurrió hace 52 días fue un “tsunami tory”, describe. “La gente del noreste no solía votar a los conservadores porque sus antepasados [esa antigua clase obrera] se revolverían en su tumba”. Pero el Brexit lo ha puesto todo del revés.

Los diputados laboristas en Westminster procedentes de regiones como Darlington o Sedgefield estaban públicamente a favor de permanecer en la UE. En ese sentido, bloquearon una y otra vez los planes de salida que tanto Theresa May como Boris Johnson presentaban en el Parlamento. Esto no gustó a los 778.000 habitantes del noreste (frente a medio millón) que estaban decididos a salir del club europeo y empezaron a sentirse huérfanos en Londres. Su diputado ya no les representaba. Como herramienta para que se hiciera cumplir el resultado en las urnas y en protesta al abandono que sintieron por parte de Corbyn, que nunca tuvo una posición clara respecto a la madre de todas las cuestiones en el Reino Unido, votaron al único que tenía rumbo: Boris Johnson y su Get Brexit done.

La Inglaterra que entronizó a Boris

“Cuando la gente dice que se quiere ir, es que se quiere ir”, ilustra Wendy Gill, de 75 años y vecina de Sedgefield, donde vive desde 1973, año en el que el país entró en la UE. Y es la tónica general. “Una vez que la gente dice ‘vamos fuera’, vamos fuera. ¡Esto es una democracia!”, exclama Howell, quien revela que en 2016, cuando aún trabajaba en el sector privado, votó a favor de quedarse en la UE. Como el primer diputado tory en la historia de Sedgefield, Howell deberá cumplir ahora con aquellos que le han prestado el voto. “Se pueden debatir muchas cosas, si el referéndum estuvo bien o mal… Pero una vez que la gente vota, ya no hay vuelta atrás”, insiste. Richard, de 25 años, hijo y nieto de trabajadores del acero en Middlesbrough, también heredó esa ideología laborista. Pero en diciembre optó por los tories. Está cansado de tanta disputa. “Salgamos [de la UE] y luego ya veremos”, opina.

De momento, la semana pasada un grupo de tories se apuntó un tanto con la inauguración de siete rutas desde el aeropuerto de Teesside, en el centro de la región. Los destinos ya sugieren la línea del Gobierno: Aberdeen (Escocia), Cardiff (Gales), Belfast (Irlanda del Norte), Dublín (Irlanda), isla de Man (entre Irlanda e Inglaterra), Southampton (una de las mayores ciudades portuarias) y Londres. “Vamos a unir al país y traer inversión a esta región que ha estado abandonada por los laboristas”, dice Peter Gibson, primer diputado tory de Darlington, tras el espectáculo en el que se convirtió el anuncio: los políticos bajando de un avión con el éxito de The Killers Brightside (El lado bueno) como banda sonora.

Pero a los tories no les basta con ganar. Ni siquiera con arrebatar bastiones a los laboristas. Se trata también de lograr consolidarse en la muralla roja, desliza Lewis Mates, profesor en la Universidad de Durham. Ello dependerá de si Johnson es capaz de cumplir sus promesas y mejorar las condiciones de vida de, por ejemplo, los que acuden habitualmente a los 2.000 food banks (bancos de alimentos) de todo el país —frente a los 55 de España— como último recurso para subsistir en este país, la segunda economía europea.

Empobrecimiento

“Si el actual Gobierno no tiene un plan inteligente para mitigar los efectos del Brexit, regiones como el noreste van a sufrir muchísimo más” que el resto, vaticina Mates. El PIB per cápita aquí es de 28.500 euros frente a los 58.300 de Londres. El noreste es la región más pobre de Inglaterra, y la tercera del Reino Unido, solo por delante de Gales e Irlanda del Norte. El experto culpa del empobrecimiento a la Tercera Vía de Blair y Anthony Giddens por la que “hicieron creer que la clase media era más grande de lo que realmente era”. El efecto fue, según él, que los más vulnerables quedaron en el olvido.

Los motores económicos del noreste se empezaron a apagar hace décadas: primero, las minas de carbón; luego, el hierro y el acero. Es el dinero público lo que se echa en falta. “Esta región lleva sufriendo desde los años setenta”, revela con marcado acento norteño el exmarine Stuart Hudson, de 55 años y ahora encargado del mayor almacén de comida de la región. Según Trussell Trust, la ONG paraguas de los bancos de alimentos, el 87% de los beneficiarios son nacidos en el Reino Unido. “Británicos blancos”, añade Hudson.

En Newcastle, Chris, de 40 años, en el paro desde hace un lustro y padre de una niña pequeña, recibe y también ayuda a dar comida a gente —35.000 personas solo en este banco en 2019— que no se siente arropada ni por Londres, ni por Bruselas. “Los bancos de alimentos y sus causas son inaceptables”, opina Howell, que asegura afrontará esta crisis durante su mandato como diputado en Londres. Kelly, 37 años, tres hijos y maltratada hasta haber sido apuñalada por su primer marido, llora tras recoger su comida: “La política me da asco”. Brian Le Fevre lleva un par de años como voluntario y confiesa que ver esta realidad fue “un shock”.

Mientras, en el arcén de la autovía que recorre esta región, una joven vende café y hamburguesas desde una caravana. Robert, de 31 años, reconoce asomado a la ventanilla de su camión que tampoco le interesa la división izquierda-derecha, pero tiene claro que a él le irá mejor fuera de la UE. “Take back control”, sonríe. Un lema que, junto al también pegadizo Get Brexit done —ambos ideados por Dominic Cummings, el estratega número uno del primer ministro y oriundo de esta zona—, es ya una realidad con Johnson entronizado en el número 10 de Downing Street.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información