Macron ofrece organizar la ayuda internacional a Líbano tras la catástrofe de la explosión de Beirut

El presidente francés visita la zona del desastre para mostrar su apoyo a los afectados. Cuatro ex primeros ministros libaneses reclaman una investigación independiente del suceso, que ha causado al menos 137 muertos

El presidente francés, Emmanuel Macron, durante su visita a Beirut este jueves. En vídeo, varios momentos de su recorrido por la ciudad.

Francia acompañará al Líbano en su reconstrucción tras la devastadora explosión en Beirut y organizará, “en los próximos días”, una conferencia internacional para coordinar todas las ayudas internacionales, anunció este jueves el presidente francés, Emmanuel Macron, al término de su visita de un día a la capital libanesa. Pero al mismo tiempo, ha subrayado, las autoridades tienen que hacer su parte y emprender “cambios profundos”, demostrar una verdadera voluntad de reformas y que son capaces de actuar con transparencia. “Es hora de que Líbano y sus dirigentes asuman sus responsabilidades”, ha dicho en una rueda de prensa en la que ha recordado que hace dos años que se acordaron en París reformas en diversos sectores que están pendientes. El mandatario, que además de reunirse con dirigentes políticos ha visitado la zona portuaria destruida por la explosión, aseguró que ese es el mensaje que ha recibido de los libaneses. “Siento una tristeza infinita, una solidaridad profunda y comparto la cólera sana que hemos visto hoy ”, ha aseverado tras escuchar los gritos de manifestantes contra las autoridades a su paso, a la par que ha insistido en la necesidad de que haya una “refundación de un orden político nuevo”.

La conferencia de ayuda al Líbano, para la que aún no hay fecha, buscará movilizar “financiación internacional de los europeos, los estadounidenses, de todos los países de la región y más allá para proporcionar medicamentos, cuidados, alimentos”, explicó. La ayuda, ha acotado, deberá ser coordinada al menos a corto plazo por Naciones Unidas y el Banco Mundial y tendrá que llegar, ha insistido tras una jornada en la que ha hecho constantes referencias a la corrupción local, directamente a las ONG y los equipos sobre el terreno “sin opacidad ni desvíos posibles”. “Lucharé por que la solidaridad internacional llegue, pero no puedo sustituir la responsabilidad de un Gobierno soberanamente elegido”, ha insistido Macron. “Los dirigentes, las fuerzas políticas tienen que demostrar su capacidad de respuesta”, ha agregado, sin descartar sanciones si la situación no cambia. “Pido a los responsables libaneses compromisos firmes sobre el Estado de derecho, la transparencia, la libertad, la democracia y las reformas indispensables. Les creo capaces”, manifestó. Según el presidente francés, que fue recibido en el aeropuerto internacional de Beirut por el presidente libanés, Michel Aoun, también es necesario aclarar el origen de la catástrofe y considera “legítima” la demanda de una investigación internacional, “abierta y transparente para evitar que se oculten cosas” y se instale “la duda”.

Francia, al igual que otros países, ya ha enviado personal de rescate y de primeros auxilios y medicamentos a la capital del país. El Gobierno libanés ha admitido que su capacidad para afrontar las consecuencias de la catástrofe sin ayuda exterior es “muy limitada”, mientras voluntarios y equipos de rescate continúan buscando desaparecidos entre el caos y los escombros de la amplia zona afectada por el estallido del martes, y hospitales saturados por meses de pandemia de covid-19 atienden a miles de heridos.

“La capacidad del Estado es muy limitada, al igual que la del banco central y los bancos. No estamos nadando en dólares‘‘, ha afirmado el ministro de Economía, Raoul Nehme, a la televisión Sky News Arabia. También ha destacado que muchos Estados han ofrecido ayuda ante unos daños que ascenderán a miles de millones de dólares. El ministro ha asegurado que trabajar con el Fondo Monetario Internacional es la única salida para Líbano, que ya estaba luchando con la crisis del dólar y el colapso financiero antes de la explosión del martes.

Ante las presiones para aclarar el desastre ocurrido tras saltar por los aires un depósito que contenía 2.750 toneladas de nitrato de amonio, y con la rabia y crítica a la clase política en aumento entre la población, el Ejecutivo ha dado este jueves un plazo de cuatro días para que el comité de investigación determine quiénes son los responsables de la catástrofe. “Los responsables de este horrible crimen por negligencia serán castigados”, ha dicho el ministro de Exteriores libanés, Charbel Wehbe, quien ha apuntado a una mala gestión de las toneladas de nitrato de amonio almacenadas durante los últimos seis años en el puerto de la capital libanesa tras ser requisadas.

El miércoles, la justicia libanesa ordenó el arresto domiciliario de los responsables del puerto de Beirut sin especificar el número de personas involucradas ni sus identidades.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Tras nueve meses de protestas sociales y de deterioro económico, el Gobierno libanés se enfrenta a una población desconfiada y a una comunidad internacional al menos escéptica. La reforma del sistema legal, incluida la formación de un cuerpo de jueces independientes, es precisamente una de las principales demandas de los manifestantes y del sindicato de abogados de Beirut.

Investigación independiente

En ese contexto, cuatro ex primeros ministros —Saad Hariri, Najib Miqati, Fuad Siniora y Tamman Salam— han hecho un llamamiento a la comunidad internacional y a la Liga Árabe para que lideren la investigación en curso y así salvaguardar la imparcialidad del proceso. Asimismo, recalcan la necesidad de que las autoridades portuarias de Beirut trabajen juntas para preservar la escena del siniestro y evitar que “sea alterada”.

La organización Human Rights Watch se ha sumado a la propuesta de una investigación independiente de expertos internacionales como la mejor “garantía para que las víctimas de la explosión reciban la justicia que merecen”. Francia se ha ofrecido a colaborar en las pesquisas, al tiempo que fiscales franceses han abierto una investigación sobre el incidente en el que resultaron heridos 24 de sus nacionales.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS