Disturbios en la ciudad francesa de Dijon por un presunto “ajuste de cuentas”

Más de un centenar de ciudadanos chechenos procedentes de toda Francia se enfrentan desde el fin de semana a habitantes de un barrio conflictivo tras la agresión de un adolescente

Gendarmes junto a un coche incendiado en el barrio Gresilles de Dijon, centro de los disturbios del fin de semana.
Gendarmes junto a un coche incendiado en el barrio Gresilles de Dijon, centro de los disturbios del fin de semana.PHILIPPE DESMAZES / AFP

Barras de hierro, pistolas, algún hacha y hasta lo que parecen fusiles Kaláshnikov. Las redes sociales se inundaron este lunes de inéditas escenas de grupos de jóvenes enmascarados y blandiendo armas de todo tipo mientras proferían amenazas, disparaban al aire o directamente protagonizaban disturbios, en medio de un presunto ajuste de cuentas entre residentes de un barrio conflictivo de la ciudad de Dijon y ciudadanos de origen checheno llegados de toda Francia. Los altercados, que comenzaron la noche del viernes, continuaron este lunes a pesar de los llamamientos oficiales a la calma y del despliegue de unidades de refuerzo de policía.

El ministro del Interior, Christophe Castaner, condenó los enfrentamientos, que según la prensa, que describió escenas salidas "del salvaje oeste, dejaron al menos seis heridos, y prometió una “respuesta firme” ante las “inadmisibles” alteraciones del orden público e “intimidaciones” de los últimos días. A la par, anunció el envío este mismo lunes de 110 gendarmes móviles de refuerzo a los agentes locales y la visita de su número dos, el secretario de Estado Laurent Nuñez, este martes a la ciudad.

Según Castaner, ya se ha abierto una investigación judicial “para determinar las circunstancias en las que estalló la violencia, aclarar los hechos, identificar a todas las personas implicadas en estos actos inaceptables y llevarlas lo antes posible ante la justicia”, dijo en un comunicado.

El origen de los disturbios es un presunto “ajuste de cuentas” que tendría como trasfondo una reciente agresión a un adolescente de 16 años de origen checheno por una cuestión relacionada con el tráfico de droga. Hasta un centenar de chechenos procedentes de toda Francia e incluso de Alemania y Bélgica, de acuerdo con varios testimonios, llegaron los últimos días a Dijon para vengar al joven en el conflictivo barrio de Grésilles, agregó el prefecto de la región Bourgogne-Franche-Comté, Bernard Schmeltz, según la emisora Franceinfo.

El fiscal de Dijon, Eric Mathais, habló por su parte de una “deriva comunitarista con un trasfondo racista” y afirmó, de acuerdo con la emisora, que los chechenos habían llamado en las redes sociales a vengarse de los “magrebíes” tras la agresión del adolescente. Los episodios de violencia comenzaron la noche del viernes y se extendieron durante todo el fin de semana.

Aunque hubo tres noches seguidas de “expediciones de castigo” en las que se registraron seis heridos, por el momento no se han realizado detenciones, según la prensa francesa. En vista de que la tarde del lunes volvían a registrarse nuevos incidentes, entre ellos la “agresión violenta de un automovilista cuyo vehículo fue incendiado y la agresión de periodistas”, según dijo la prefectura en Twitter, el alcalde de Dijon, François Rebsamen, llamó a la calma y pidió a los jóvenes que volvieran “a casa”.

“Todo el mundo tiene que calmarse (…) los jóvenes que están deambulando en la calle y haciendo barricadas deben irse a casa (…) no es tolerable que los chechenos se tomen la justicia por su mano, pero tampoco es tolerable que haya milicias de autodefensa en ese barrio. No habrá esta noche ataques de chechenos, la policía está desplegada, la seguridad tiene que volver al barrio”, instó Rebsamen en declaraciones a la cadena BFM TV.

Más información

Lo más visto en...

Top 50