Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El empuje de las religiones amenaza el sólido Estado laico de México

López Obrador rectifica su política y frena una iniciativa de su partido que abre camino a las Iglesias en el ámbito público

López Obrador lee la Cartilla Moral. Ampliar foto
López Obrador lee la Cartilla Moral.

La iniciativa de una senadora mexicana para eliminar la separación entre la Iglesia y el Estado que impera en el país desde hace siglo y medio ha puesto en guardia a la clase política y a la ciudadanía. México fue el primer país del mundo cuya Constitución estableció el laicismo estatal, a mediados del siglo XIX, pero en los últimos meses se han abierto inéditas relaciones con las Iglesias animadas por el propio presidente, Andrés Manuel López Obrador, quien, no obstante, ahora se rectifica a sí mismo frenando la propuesta de la senadora de su propio partido, María Soledad Luévano.

En su proyecto para modificar la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, Luévano borra del texto “el principio histórico de separación del Estado y las Iglesias” e introduce la posibilidad de que las confesiones sean propietarias de medios de comunicación, se instaure la objeción de conciencia para diversos profesionales y se consolide la cooperación con el poder político en diversos ámbitos, entre otras muchas cosas.

El presidente, rectificando su trayectoria confesional, de estrecha relación con evangelistas y católicos, ha contestado: “Ese tema no debe tocarse, lo digo con mucho respeto a la senadora, que tiene todo su derecho y pertenece a un poder independiente, pero considero que eso ya está resuelto desde hace más de siglo y medio. La separación del Estado y de la Iglesia ya se resolvió”. De repente, el Gobierno se ha visto en una posición complicada.

Es la primera vez que este presidente, acostumbrado a citar a Dios en sus conferencias y a llevar un escapulario de la Virgen de Guadalupe en el bolsillo, menciona las palabras clave: separación Iglesia Estado. En su primer año de Gobierno, el acercamiento a las religiones ha tenido capítulos destacados, que empezaron con su toma de posesión entre sahumerios y cánticos indígenas.

Algo después, el gobierno de López Obrador imprimió 10 millones de ejemplares para distribuir gratuitamente de la Cartilla Moral de Alfonso Reyes, un destacado pensador católico del siglo pasado cuyos preceptos quedan ya un poco anticuados. Con la reedición de esos valores, pretende la Administración mexicana buscar el “bienestar del alma” y contribuir a aplacar la violencia. Las Iglesias evangelistas colaboraron en el reparto del librito. “López Obrador quiere el apoyo de las confesiones para restaurar valores en la población, pero es que la Iglesia también es responsable de la crisis social, con sus escándalos sexuales, el manejo turbio de dinero y de poder”, recuerda Bernardo Barranco, coautor con Roberto Blancarte del libro titulado AMLO y la religión. El estado laico bajo amenaza, editado por Grijalbo.

El presidente se reunió con varias confesiones a principios de año, cuyos líderes le plantearon su interés por la propiedad de medios de comunicación, algo que no está permitido en México. No faltó el escándalo. En febrero, se puso en marcha una comisión para redactar una Constitución Moral, “otro escándalo, porque el Estado no es quién para imponer ninguna moral, además, todas las Constituciones están inspiradas en esos principios”, critica Barranco. Esa comisión quedó adormecida, pero ahí está. Entre las iniciativas polémicas destaca asimismo la modificación de un reglamento para permitir la cooperación entre las Iglesias y el Estado, una de las banderas del presidente, que se ha ayudado de estos poderes fácticos en su intento (fallido por ahora) de restaurar la paz social en un país azotado por la violencia.

Es muy conocida la amistad de López Obrador con Arturo Farela, por momentos convertido en una especie de confesor real. Farela es un evangelista ultraconservador que ha cultivado relaciones con varios mandatarios mexicanos, pero que apoyó abiertamente a AMLO en su carrera hacia la presidencia, algo que tampoco está permitido en México: los religiosos no pueden manifestarse políticamente en campaña electoral. El líder evangelista ha colocado a dos de sus hijos en el Gobierno, algo que no ha sido ajeno a los medios de comunicación. Y en ocasiones, el sobrenatural Farela ha intervenido en mítines con el presidente.

Estos gestos han sembrado la inquietud. Muchos mexicanos ven amenazado el Estado laico que el mundo miró con asombro y admiración a mediados del siglo XIX. La separación Iglesia-Estado no tuvo reflejo formal en Francia hasta 1905, como recuerda la historiadora del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM Pauline Capdevielle, mientras que en México la Iglesia no ha tenido existencia jurídica hasta 1992.

El partido de la Virgen

Los acercamientos a la religión ya se veían venir con la campaña del ahora presidente mexicano. El sistema electoral en este país reserva unas plazas en el Parlamento para personas que no necesitarán ser votadas, pero que integran una lista que la ciudadanía conoce antes de ir a las urnas. En las filas de López Obrador, varios de estos eran evangelistas reconocidos. Son apoyos que se negocian de antemano. “En 2006, la diferencia de votos entre Calderón y López Obrador fue apenas de dos estadios de fútbol llenos en un país de 130 millones de habitantes. En la siguiente campaña, el actual presidente buscó el apoyo del Partido Encuentro Social, evangélicos conservadores que le garantizaban puntos”, recuerda Barranco.

La región latinoamericana ha registrado una notable caída del catolicismo, especialmente en Brasil y Chile. México y Paraguay muestran un descenso más suave. En México, alrededor del 83% se manifiesta católico y la devoción guadalupana moviliza al país. Pero es destacado el incremento de los evangelistas, una religión “que no solo interviene en la vida espiritual de sus fieles, sino en su situación social y material. Esa teología de la prosperidad es también proclive a dirigir el comportamiento electoral con un voto disciplinado que es oro molido para los candidatos”, explica Barranco.

Morena, el partido cajón de sastre que alzó al poder a López Obrador, se fundó un 12 de diciembre, día de Guadalupe, la misma fecha en que empezó su campaña, y bajo este acrónimo de Movimiento de Regeneración Nacional aparece en realidad el nombre de la virgen: Morena. En España también se la llama así, Morenita, aunque se la conmemora en otra fecha.

A López Obrador se le ha visto orando con los evangelistas, los ojos cerrados, las mandíbulas apretadas. Gusta de ceremonias indígenas y se confiesa creyente de Jesucristo, el liberador de los pobres, según dice. Por eso, tanto católicos como evangelistas recelan de su fe, y no es fácil determinar a qué religión se adscribe si es que es fiel a alguna. “Yo creo que más que un homo religiosus es un animal político que, como decía El Nigromante, se hinca donde el pueblo se hinca”, sostiene Barranco.

Sus peligrosas relaciones con la religión le han puesto ahora en un lugar difícil. No son pocos los que ven en peligro la separación Iglesia Estado que le costó a México la sangrienta guerra Cristera en los años veinte (y otras dos en el siglo XIX con un telón de fondo católico). En todas resultaron derrotadas las ambiciones cristianas. En México, los curas no podían ir con sotana por la calle (hubo apuestas sobre quién acompañaría al Papa Juan Pablo II en su coche en 1979); las catedrales son propiedad estatal y las gestiones económicas de los obispos se canalizaban mediante organizaciones civiles.

“Pero esta iniciativa de ley planteada ahora no puede verse como algo aislado, sino fruto de las últimas medidas tomadas por el Gobierno y el consiguiente empoderamiento de las confesiones. Creo que el presidente está dando marcha atrás porque considera que estas políticas pueden ser contraproducentes”, considera Capdevielle. Barranco también cree que el acercamiento a lo espiritual “está abriendo grietas internas y externas que amenazan las oportunidades del supuesto proyecto de izquierdas del Gobierno” y la imagen de modernidad que México mostró al mundo hace siglo y medio.

Juárez se remueve en su tumba

La separación Iglesia Estado tiene en México un referente indiscutible: Benito Juárez, que participó en la guerra de Reforma donde se defendió la Constitución de 1857, que consagraba el Estado laico. México quería emanciparse de un pasado colonialista e imperial bajo el influjo de la Iglesia católica, a quien se despojó de sus posesiones y de sus atribuciones sociales. Algunos mensajes en las redes sociales estos días sugieren que la iniciativa que propone recuperar para las confesiones el terreno perdido removerá en su tumba a Juárez, uno de los símbolos que más utiliza el presidente López Obrador.

El pueblo mexicano ha derramado sangre, sudor y lágrimas en luchas religiosas fratricidas hasta consolidar el laicismo. En los tiempos del PRI las ataduras de la Iglesia católica se fueron aflojando aunque en los discursos persistía el vigor laicista. Hasta la reforma de 1992, la Iglesia estuvo francamente relegada de la vida civil, pero toda la segunda mitad del siglo XX las confesiones se fueron rearmando y reivindicando espacio público.El PRI jugaba de forma hipócrita con el asunto. Los ministros no entraban siquiera a la iglesia en las bodas de sus hijos, aunque por debajo del agua todo fuera distinto. Y en los colegios de monjas se retiraban los crucifijos y toda la imaginería para recibir la visita del inspector que no quería sospechar nada. Fuese, y todo volvía a su lugar.

La investigadora Pauline Capdevile, coautora de varios libros sobre laicidad, cree que una importante brecha en el laicismo estatal se produjo con la presidencia de Vicente Fox y el muy católico Partido de Acción Nacional. “Juró su cargo en 2000 con un crucifijo y rezó a la Virgen de Guadalupe”, algo que le reprochó la oposición por contravenir la Constitución.

Expertos como Bernardo Barranco opinan que el pueblo mexicano tiene ahora más libertades jurídicas, como la de culto, mientras que la secularización avanza. “Antes la cultura católica pesaba más, la Iglesia tenía en sus bases a cientos de miles de adscritos. No existía jurídicamente, pero su peso cultural era muy fuerte. Ahora tiene más campo de acción pero sus bases están debilitadas”, asegura.

Capdeville, sin embargo, muestra su preocupación por estas iniciativas religiosas y no confía tanto en esa supuesta secularización social. Aunque considera que la legislación aún es robusta.

Opinión similar sostiene la historiadora Patricia Galeana. Cree que la Constitución mexicana garantiza un Estado Laico que “siempre hay que fortalecer”. “Ignacio Ramírez, el liberal mexicano que fue constituyente de la primera Constitución de México que abolió el Estado confesional, en 1857, escribió años después que había que estar siempre alertas porque de manera recurrente se producirían presiones para restablecer un Estado confesional. La historia enseña que el mayor peligro consiste en descuidar lo que se ha ganado con mucho esfuerzo. Las conquistas históricas duran tanto como las sepamos defender”, afirma por correo electrónico.

El 12 de diciembre, la devoción a la virgen de Guadalupe ha dejado imágenes perturbadoras de agónicos penitentes llegados de todo el país hasta el santuario mientras los niños abandonaban las escuelas en un día que no es festivo para ellos. La influencia de la Iglesia en las aulas públicas se deja notar, se quejan algunos profesores. Las Iglesias quieren sentar en las leyes las conquistas que van colando por las grietas que deja el poder público.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >