Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Un niño de 12 años conduce una camioneta para escapar de un incendio

La policía australiana ha conseguido rescatar al menor que se había desorientado por el humo y el fuego

El niño rescatado, Luke Sturrock, junto a un policía. En vídeo, así logró escapar.

El padre de Luke Sturrock, un niño de 12 años, libraba una batalla contra uno de los frentes del terrible incendio que ha arrasado 13.000 hectáreas en el oeste de Australia. Mientras combatía el fuego el pasado domingo junto a otro hijo mayor, Luke permanecía en casa con la única compañía de su perro. Su padre le había alertado de que si las llamas llegaban a un prado cercano a la casa, saliera huyendo en dirección a un naranjo que distaba unos cuatro kilómetros de su docimilio, recoge la cadena ABC.

Cuando el fuego estaba ya cerca de las vivienda, situada en las proximidades de la ciudad de Mogumber, Luke salió efectivamente de la casa: cogió su perro de dos años y lo metió dentro de la camioneta Ford Ranger de un hermano. Arrancó el motor y salió a la carrera en dirección al naranjo. "Cuando llegó allí el fuego estaba al otro lado de la carretera, así que condujo hacia la carretera de Gillingarra".

El pánico se hizo presa del padre y del hermano cuando fueron a buscarlo al naranjo y vieron que el niño no estaba. En ese momento avisaron a la policía.

"Estábamos en mitad de una pradera, combatiendo fuego en matorrales, cuando una camioneta se nos acercó. La conducía el hermano de Luke, muy preocupado, y nos dijo que su hermano de 12 años estaba desaparecido", ha declarado a la radio ABC Craig Spencer, de la brigada de bomberos.

Pero hubo suerte. "No mucho después, en torno a una hora, estábamos patrullando el flanco norte del fuego y nos cruzamos con Luke que estaba junto a su camioneta aparcada. Estaba muy asustado", señala el bombero, que detalla que el fuego se propagaba a mucha velocidad por los campos de trigo que dan nombre a la región del Wheatbelt australiano. "Nos pusimos muy contentos cuando lo encontramos".

"Era el típico chico de granja, muy listo. Creo que el problema era que no sabía bien adónde ir y que no tenía buena visibilidad con todo el humo", ha añadido Spencer. A buen cuidado de los policías, el niño se reunió pronto con su familia y se encuentra en perfecto estado.

Su padre, Ivan, conocía la destreza de su hijo. "Le enseñamos a conducir cuando tenía siete años solo por si ocurría algo así y me siento orgulloso de él. Hizo exactamente lo que le indicamos", ha afirmado antes de agradecer a los bomberos y policías el buen trabajo que hicieron localizando a su hijo.

Los incedios asolan la isla continente en los últimos años. La policía de la ciudad de Dalwallinu, que fue la que descubrió al menor conduciendo, ha alertado a los vecinos de que eviten determinadas carreteras para evitar toparse con el fuego y el humo. Un sargento de la policía ha señalado que es habitual que los hijos de granjeros aprendan a conducir de niños y que, aunque no animen a hacerlo, en este caso fue afortunado que Luke supiera ponerse al volante.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >