Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

La cadena Waterstones compra la centenaria librería londinense Foyles

La operación trata de defender el negocio tradicional y contener la competencia de Amazon

Waterstones compra Foyles
Acceso a la librería Foyles en la calle Charing Cross, en Londres. Getty Images

Un siglo vendiendo libros en el centro de Londres da para muchas historias. Foyles, desde 1903 en manos de la misma familia, entró en el libro Guinness de los récords por ser la librería con más metros de estanterías del mundo (48 kilómetros) y puede presumir de aparecer en libros de Agatha ChristieGraham Greene, John Le Carre y Ian McEwan, y de haber contado entre su clientela con estrellas como Elizabeth Taylor, quien, según Richard Burton, robó allí un poemario de Alfred Edward Housman. La librería de Charing Cross Road ha cerrado esta semana su último capítulo como librería independiente: la cadena Waterstones ha comprado Foyles. 

Los términos económicos de la adquisición no han sido divulgados, pero medios británicos apuntan a que ha sido por "una cifra modesta" en una operación que fue iniciativa de los propietarios de Foyles y se cerrará antes de finales de año. El horizonte de la compra es luchar contra la terrible competencia para las librerías tradicionales de la venta de libros por Internet a través de Amazon"Juntos seremos más fuertes y estaremos mejor posicionados para proteger y defender los placeres de las librerías reales frente a los cantos de sirena de Amazon", ha dicho el director general de Waterstones, James Daunt, en el comunicado en el que anunció la compra. "Es un momento emocionante y estimulante en la venta de libros en el que las buenas librerías están redescubriendo su misión luchando contra las ventas en Internet y el libro electrónico".

Daunt se ha comprometido a mantener la personalidad de Foyles, un estilo tan peculiar, por ejemplo, que no ordenaba los volúmenes por autores o por orden alfabético. "Asumimos esta responsabilidad con orgullo y confianza", añadió. "Garantizamos a Foyles un futuro tan brillante como su pasado", añadió en su comunicado. 

En su cuenta de Twitter, Waterstones, con 283 tiendas en el Reino Unido e Irlanda, 3.000 vendedores y una facturación anual de 404 millones de libras (unos 451 millones de euros) tranquilizó a los clientes de Foyles con una decidida defensa de las "librerías de ladrillos y cemento". "Foyles seguirá siendo Foyles", dice uno de los mensajes publicados tras la compra. "Nos encantan los libros y nos encantan otras librerías. Foyles ha servido a clientes leales durante 115 años con su personalidad única y no queremos que cambie".

La realidad es que en los últimos años Foyles había cambiado con la llegada de la nueva generación de la familia propietaria. Entre otras cosas, cambió de dirección. En 2014, la librería, de varios pisos, fue trasladada del 111-119 de Charing Cross Road al 107 de la misma calle. Nueve años antes había iniciado su expansión mas allá de su ubicación histórica con la apertura de una sucursal en el Royal Festival Hall, en Londres. Más tarde inauguró otras en la estación de St Pancras y en varios centros comerciales y otros puntos del Reino Unido. Ahora las siete tiendas de Foyles pasará a manos de Waterstones. 

Más información