Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Difundido un nuevo vídeo para golpear a Anaya poco antes del tercer debate presidencial

Las imágenes revelan la conversación íntegra en la que se vincula al candidato del Frente con una red de lavado de dinero

El candidato presidencial Ricardo Anaya. AFP

Un nuevo vídeo ha buscado alterar el tercer debate presidencial en México minutos antes de su comienzo. Las imágenes son la versión íntegra de las conversaciones entre una empresaria argentina y el hermano menor de Manuel Barreiro, Juan —un empresario que se ha convertido en un quebradero de cabeza para el aspirante presidencial porque lo vincula con un caso de lavado de dinero—, que apuntan a un posible tráfico de influencias durante la campaña de Anaya.

En esta segunda entrega, que se ha difundido unos días después del primer vídeo y estratégicamente 15 minutos antes del inicio del debate, se observa cómo Juan Barreiro le promete a la inversionista argentina que tendrá privilegios legales y administrativos para instalar sus negocios en México si Anaya gana las elecciones. "Si gana este candidato se nos abren las puertas para lo que queramos", le llega a apuntar él al final de la grabación. Esta declaración había sido difundida en el primer vídeo, aunque ahora la publican de manera completa.

Esta empresaria pregunta si la campaña del aspirante del Frente necesita algún tipo de apoyo económico, pero Barreiro lo rechaza. Sí le ofrece a cambio de su ayuda que se encargue de alguno de sus negocios en México y le pide que se ponga un precio: "¿Vos querés un porcentaje, según el negociado que se cierre, un pago fijo por tus servicios, un puesto en la compañía...? ", le cuestiona ella. Él simplemente le pide que esperen a ver qué sucede en seis meses. Ella insiste en que lo quiere como consultor en una de sus empresas y que necesita que en unos días le diga cuál será su sueldo: "Estamos hablando de sueldos internacionales, que quede entre nosotros", señala la argentina. Y ponen una fecha: todo tiene que estar cerrado a mitad de julio, aunque empezarían a operar a finales de agosto para "pasar desapercibidos".

"Espero que hayan hecho un buen trabajo ustedes... [para que gane el candidato], porque sí no...", prosigue la empresaria argentina. "El tema es que hay muchos intereses involucrados (...) la otra parte también está haciendo lo mismo. Pero el dinero es dinero aquí y en China y si gana este candidato se nos abren las puertas para lo que queramos", sentencia Barreiro.

El primer vídeo —difundido a través de YouTube y después por una página web cuya autoría se desconoce, casoanaya.com— reveló fragmentos de estas conversaciones con el hermano menor de Manuel Barreiro, un hombre clave en la investigación de un caso de lavado de dinero en la venta de una nave industrial propiedad de Anaya. La Procuraduría General de la República (PGR), la Fiscalía mexicana, no ha logrado probar ni que el origen del dinero —53 millones de pesos, 2,9 millones de dólares— sea ilícito ni que Anaya se haya beneficiado de él. Sin embargo, el caso ha sido suficiente para que el electorado aumente su desconfianza en el expresidente del Partido Acción Nacional (PAN).

En ese primer vídeo, Juan Barreiro señalaba que Anaya se había acercado a su familia por recursos. Su interlocutora le preguntaba para qué utilizaría Anaya el dinero. "Pues para la campaña", respondía él.

Anaya acusó al presidente, Enrique Peña Nieto, de la filtración del vídeo: "Lo responsabilizo de mi seguridad y la de mi familia. No me va a doblar", dijo el aspirante. Para Anaya, la difusión de las imágenes responde a su compromiso de llevar ante la justicia a Peña Nieto si se le encuentra algún caso de corrupción. Además, señaló que la difusión del vídeo es parte de un supuesto pacto al que habrían llegado el Gobierno y López Obrador para facilitar la victoria del líder de Morena a cambio de no ser perseguidos.

La difusión del segundo vídeo del hermano de Manuel Barreiro se produce horas después de que la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido) atrajese una investigación contra Anaya por lavado de dinero. La decisión de la Seido, que forma parte de la Procuraduría General de la República (PGR) llega un día después de la denuncia interpuesta por Ernesto Cordero, senador panista enfrentado con Anaya, aliado en esta campaña de José Antonio Meade.

La actitud de Cordero, actual presidente del Senado, ha vuelto a poner de manifiesto la división en el PAN, una herida que no ha cicatrizado desde la designación de Anaya como candidato presidencial. Cordero es parte de una serie de senadores, conocidos como "los rebeldes del PAN", que se han mostrado contrarios a la candidatura de Anaya. Pese a ser próximo a Felipe Calderón, el expresidente criticó la denuncia de Cordero. "Conozco y comprendo la gravedad de los agravios y ofensas de las que ha sido objeto por parte de Ricardo Anaya y su grupo, pero creo que esa no es la vía", tuiteó el exmandatario.