Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macron busca aliados en otros países para presentarse a las elecciones europeas de 2019

El diputado de La República en Marcha y vicepresidente de la comisión en la Asamblea gala para asuntos europeos, Pieyre-Alexandre Anglade, aboga por un cambio estructural en la Eurocámara para frenar a los populistas euroescépticos

Pieyre-Alexandre Anglade, diputado de La República en Marcha, en la sede de Ciudadanos en Madrid.
Pieyre-Alexandre Anglade, diputado de La República en Marcha, en la sede de Ciudadanos en Madrid. Jaime Villanueva

“El egoísmo ha liderado el continente Europeo”. Son las palabras del diputado por La República en Marcha en la Asamblea francesa, Pieyre-Alexandre Anglade (París, 1986), durante una entrevista con este diario en la sede de C’s en Madrid. Su líder, Emmanuel Macron, se ha envuelto en la bandera comunitaria desde que llegó al Palacio del Elíseo hace un año y de cara a los comicios europeos de 2019 tiene ahora un objetivo claro: refundar Europa.

“Si Europa sigue en esta dirección, se acabará en cualquier momento”, explica entusiasmado este joven político francés. Para cambiar el proyecto que iniciaron hace 61 años países como el suyo, Alemania, Italia y el Benelux, es necesario tener representación en la Eurocámara. El Brexit dejará 73 escaños (de 751) de libre asignación. Y es ahora, a un año de las elecciones, cuando empieza la lucha.

La primera opción es reducir el número de asientos. La segunda es repartirlos entre los 27 Estados miembros. En este caso, Francia y España recibirían cinco escaños adicionales por estar ahora infrarrepresentados en comparación con su población. “Eso está bien, pero ni es interesante ni importante para [el futuro de] Europa”. A Anglade le preocupa más el avance del populismo y el euroescepticismo que, dice, podrían incluso a dominar el hemiciclo.

La tercera opción, defendida a capa y espada por Macron y sus seguidores de La República en Marcha como Anglade, es la de elaborar una lista europeísta transnacional. Es decir, una lista con personajes de diferentes países que pueda ser votada a lo largo y ancho de toda la UE. “Esto es algo nuevo y es un cambio pequeño, aunque cargado de significado”, opina. Pero no es fácil porque, según fuentes de la Eurocámara, una cosa es la teoría, y otra muy distinta la realidad. Y la realidad es que hay 27 países diferentes. La Eurocámara rechazó, sin embargo, esta idea por 368 votos en contra (la mayoría de conservadores y euroescépticos), 274 a favor y 34 abstenciones. “Seguiremos trabajando en esta idea”, continúa el diputado, "aunque para 2019 no será factible", admite.

Para llevar a cabo esta opción, Anglade desvela que La República en Marcha ya está en contacto con otros partidos, movimientos, plataformas y grupos de la sociedad civil en otros países e ir de forma “conjunta” a las elecciones de 2019. Y han encontrado a un aliado fuerte en C’s. “Es un partido que siempre ha estado cerca de nosotros y nos ha apoyado, incluso antes de que Macron llegara a ser elegido presidente [de Francia]”, explica. Para que un grupo entre en la Eurocámara debe tener el respaldo de al menos siete países. Y en eso está ahora La República en Marcha. Aunque no devela sus alianzas, Anglade admite que tienen mucha sintonía con parte del Partido Democrático en Italia, los liberales alemanes y parte del SPD y la CDU. “Las puertas están abiertas a aquellos que comparten valores con nosotros”, asegura.

Una cuarta opción, que parece rechazar por el momento La República en Marcha, sería la de unirse al grupo Liberal en la Eurocámara ALDE. “No tendría mucho sentido querer refundar Europa desde las mismas estructuras”, desliza Anglade, porque en este mandato (2014-2019) ha sucedido el Brexit. “Y no podemos empezar un nuevo mandato [2019-2024] con las mismas estructuras”. Y se pregunta de manera retórica: “¿Seguimos con gente que no tiene nada que ver dentro de los mismos grupos, como el PPE [Partido Popular Europeo], o trabajamos en otro proyecto en el que entren todos los europeístas que sí tienen cosas en común?”.

Divisiones internas

El grupo es sólo una herramienta para implementar ideas y hoy por hoy los grupos no sirven porque están divididos internamente, opina dando como ejemplo el PPE. “Hay gente en la UE que está dispuesta a arruinar el proyecto sólo por su propio interés. Y esto es un problema que está en parte del PPE”, dice, pues la formación aglutina desde a partidos del establishment como el Partido Popular español, hasta el ultranacionalista xenófobo Fidesz del húngaro Viktor Orbán.

—En ALDE (liberales) también hay divisiones. Están ahí representados C’s y el PdeCAT.

No es lo mismo. Eso es un asunto interno.

Lo importante es el mensaje de cambio que anuncia La República en Marcha para la única institución europea elegida directamente por 500 millones de europeos: “Habrá un reordenamiento político, y en este contexto los grupos en el Parlamento [Europeo] también serán distintos”.

La "preocupante" situación en Italia

B. D. C. (Madrid)

El potencial Gobierno que pueda salir en los próximos días en Italia, con un Ejecutivo en coalición entre la ultraderechista Liga y los populistas del Movimiento 5 Estrellas (M5S) “preocupa”, y mucho, a Anglade.

“La política italiana es una novela. Pero es cierto que es el laboratorio en Europa”, alerta. Pero no vacila al echar parte de la culpa de lo que sucede en el país transalpino —fundador de la UE— a Bruselas. “Si Italia está así es porque Europa no ha sabido responder a sus problemas: la crisis económica (su economía no crece) y, lo que es peor, la crisis migratoria”, explica el joven parlamentario de la Asamblea gala. “La UE los dejó solos”.

La República en Marcha, que busca la refundación de Europa para el próximo quinquenio, pide fortaleza en los países miembros porque “una Italia débil y con un Gobierno de extrema derecha es una mala noticia para la UE”, cierra.

Más información