Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Stormy Daniels quiere que Trump declare en el litigio por su aventura sexual

El abogado de la actriz porno solicita poder interrogar al presidente y su abogado respecto al pacto de silencio al que llegaron

Combinación de imágenes de Trump y Daniels, el pasado febrero REUTERS-QUALITY

La saga Stormy Daniels no cesa. El abogado de la actriz porno pidió este miércoles que el presidente estadounidense, Donald Trump, preste declaración judicial sobre el litigio por la presunta aventura sexual que mantuvo con la mujer entre 2006 y 2007. El letrado, Michael Avenatti, quiere poder interrogar bajo juramento a Trump y su abogado Michael Cohen con relación a un acuerdo por el que la actriz recibió dinero en 2016 a cambio de mantenerse en silencio sobre el romance.

La solicitud se interpuso en el juzgado federal del Distrito Central de California, que es el que lleva el caso. El lunes, Daniels, cuyo nombre real es Stephanie Clifford, demandó por difamación al abogado de Trump después de que la acusara de mentir respecto al acuerdo de secretismo al que llegaron.

Es un culebrón político y legal que ocurrió hace una década pero que cuestiona la honestidad de Trump y afianza la percepción de escándalos permanentes que rodea su presidencia. Otra mujer, una exmodelo de Playboy, también asegura haber tenido una aventura con Trump en la misma época. El entorno de Trump ha negado ambas relaciones.

El caso Stormy trae a la memoria los problemas legales de Bill Clinton en 1998 cuando ocupaba la presidencia. La conducta sexual del demócrata y sus declaraciones judiciales acabaron derivando en un proceso de destitución (impeachment) contra él, del que le exoneró el Senado. Se le acusaba de perjurio y obstrucción a la justicia. Una mujer, Paula Jones, acusó a Clinton de acoso sexual en el pasado. El mandatario tuvo que prestar declaración judicial en ese caso y se le preguntó también por las informaciones de que, como presidente, había mantenido una aventura sexual con Monica Lewinsky, una becaria de la Casa Blanca. En su testimonio, Clinton negó haber mantenido una relación sexual. Pero más adelante se hizo público un vestido de Lewinsky con una muestra de esperma de Clinton y eso llevó a que se acusara al demócrata de mentir bajo juramento.

El acuerdo de silencio

Tanto el entorno de Trump como el de Daniels admiten que Cohen le pagó 130.000 dólares a la actriz porno en la antesala de las elecciones presidenciales de 2016 a cambio de que no difundiera públicamente su aventura sexual con el magnate inmobiliario. Daniels asegura que la relación se inició cuando el republicano se había casado recientemente con su esposa Melania y había nacido Barron, el hijo de ambos.

Tras peregrinar por las televisiones estadounidenses, Daniels pasó a la ofensiva a principios de marzo. Presentó una demanda en un juzgado de Los Ángeles reclamando la nulidad de ese acuerdo porque considera que no es válido al no haberlo firmado Trump. Los abogados del mandatario contraatacaron con una petición de 20 millones de dólares de indemnización a la actriz a la que acusan de haber roto el pacto.

El pasado domingo, Daniels dio un paso más y concedió su primera entrevista televisiva en que habló abiertamente de la presunta aventura con Trump. En el programa 60 minutes de CBS, aseguró que el entorno de Trump la amenazó físicamente en 2011 delante de su hija pequeña en un aparcamiento de Las Vegas para que “le dejara en paz”. En ese momento, la actriz había dado una entrevista a la revista InTouch en la que contaba un affair con Trump, pero esa conversación nunca llegó a publicarse. Solo lo hizo hace pocos meses.

Más información