Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adolescentes israelíes se lanzan a la caza de los ‘payasos terroríficos’

Jóvenes armados organizan patrullas nocturnas para acabar con un fenómeno ilegal. La policía advierte de que también puede acabar con ellos “envueltos en procesos criminales”

Payasos asesinos
Una máscara de payaso en una tienda. AFP

Decenas de jóvenes, disfrazados de payasos tratan de aterrorizar a quienes se cruzan en su camino. El fenómeno, que preocupa a las autoridades israelíes porque en las últimas semanas se ha extendido por todo el país, podría estar relacionado con el estreno, en Israel, el 14 de septiembre, de la película It —una popular cinta de terror basada en la novela de Stephen King—.

Además, alguna de estas bromas de mal gusto ya ha tenido consecuencias más graves que las derivadas de un simple susto, lo que ha llevado a la policía hebrea a reforzar las patrullas en parques y espacios públicos, principalmente durante la noche. “Hasta la fecha 12 personas fueron arrestadas en relación con el asunto de los payasos y las máscaras”, confirmó a EL PAÍS el portavoz de la policía israelí, Micky Rosenfeld.

Aunque generalmente el encuentro con una de estas apariciones terroríficas no va más allá de ser víctima de una broma pesada, hay al menos un caso en el que una niña de 10 años denuncia haber sido rociada con algún tipo de espray de pimienta. Según la policía, algunos de los payasos, como un joven arrestado el pasado 2 de octubre en la ciudad de Holon, llevaban armas simuladas para aterrorizar a sus víctimas.

La mayoría de los detenidos son adolescentes, pero no todos ellos fueron arrestados por portar máscaras terroríficas. Según confirma la policía, algunos de los que terminaron en el calabozo son jóvenes que decidieron no quedarse de brazos cruzados ante el fenómeno y tomarse la justicia por su mano. Se organizaban en grupos para salir de noche “a la caza del payaso”. Algunas de estas pandillas de justicieros, como la de los cinco chavales de entre 13 y 16 años detenidos el pasado fin de semana en la ciudad costera de Ashkelon, al sur de Israel, iban armadas con cuchillos, bates y otros objetos contundentes.

El fenómeno se extendió, en parte, porque se da en un momento en el que los estudiantes israelíes no tienen clase por la celebración de Sukot -la fiesta judía de los Tabernáculos-. Por eso, la policía israelí hizo un llamamiento a los padres a través de un comunicado en su página de Facebook. Les piden que impidan que sus hijos participen de un modo u otro en este tipo de salidas y les recuerdan que, quienes formen parte de ellas, “podrían terminar envueltos en procesos criminales”.

Peligro real

En un lugar donde el conflicto con los palestinos, desde hace dos años, se ha tornado en un escenario en el que periódicamente se producen acuchillamientos, atropellos intencionados y ataques con armas de fuego, la policía cree que, además, existe el riesgo de que se confunda a los enmascarados con una amenaza real y que las consecuencias sean irreversibles. Por eso piden también al público en general y sobre todo, a aquellos con licencia para ir armados, que no se tomen la justicia por su mano, porque quienes se disfrazan de payasos son adolescentes.

“No tiene gracia”, reconocía la semana pasada en el Canal 2 de la televisión israelí una de las víctimas de la localidad de Dimona, al sur de Israel. “Yo llevaba una pistola y afortunadamente no le disparé”, reconocía con tono muy serio. En esa ocasión, el enmascarado tuvo suerte pero según la prensa local, a alguno de los payasos, la broma ya le salió cara.

Esta semana la prensa israelí se hacía eco de que en la ciudad de Bersheva, al sur del país, en el desierto del Negev, uno de los terroríficos enmascarados terminó en el hospital, apuñalado en el pecho. “Eviten el enfrentamiento. En esas situaciones, márchense del lugar y avisen a la policía”, recomiendan a la población los agentes israelíes a través de su página de Facebook.

Esta aterradora moda tuvo su origen el año pasado en Estados Unidos y rápidamente se extendió por todo el mundo. Hasta ahora, no había tenido eco en Israel pero ya son decenas los casos registrados y también los vídeos que proliferan en las redes sociales hebreas mostrando las macabras apariciones y las patrullas para cazarlos.

Síguenos en Twitter y en Flipboard