Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wilders: Siete frases polémicas para entender cómo piensa

El líder xenófobo ha construido su campaña con declaraciones ofensivas para diversos colectivos

El líder del PVV, Geert Wilders, tras vitar en La Haya este miércoles.

1. “Hay demasiada chusma marroquí en nuestra tierra”

El líder antimusulmán holandés inauguró la campaña electoral de su Partido para la Libertad (PVV, en sus siglas en neerlandés) con una visita a una la localidad cercana a Rotterdam el pasado 18 de febrero. Entonces Geert Wilders, en medio de una gran presencia de medios y de numerosos seguidores, dijo: “hay demasiada chusma marroquí en nuestra tierra”. Ya en una noche electoral de 2014 el político islamófobo se había referido a esta minoría. Preguntó a sus simpatizantes si querían “más o menos marroquíes en el país” y estos corearon: “¡Menos, menos, menos!”. En diciembre de 2016 la justicia holandesa lo consideró culpable de discriminación racial. Los jueces estimaron que el proceso ya fue suficiente castigo así que no le impusieron ninguna sanción.

2. “El Corán es un libro fascista que incita a la violencia”

El 27 de marzo de 2008, cuando Wilders ya era parlamentario, subió un vídeo a la web de su partido en el que se criticaba al Corán. El político afirmó que el Corán, el libro sagrado del Islam, era un libro "fascista" que incita a la violencia. La película se titulaba 'Fitna', un término coránico que a menudo se traduce como discordia. Las cadenas holandesas se negaron a retransmitirlo. En 2011 la justicia holandesa lo absolvió de los cargos de incitación al odio y discriminación por calificar al islam de "ideología peligrosa para los valores occidentales".

3. Atentado en un mercadillo navideño de Berlín

Tras el ataque terrorista en un mercadillo navideño en Berlín de diciembre, que dejó 12 muertos, Wilders publicó una foto de la canciller alemana, Angela Merkel, con las manos ensangrentadas. El político holandés cree que la acogida de refugiados sirios en Alemania tiene relación con los atentados terroristas en suelo europeo. Esta publicación lo llevó a enredarse en una disputa pública en Twitter con su hermano, Paul Wilders, al que terminó por bloquear.

4. “Hay que cerrar las fronteras porque el islam no encaja en Holanda”

Durante el único debate televisado entre Wilders y el primer ministro Mark Rutte, el político xenófobo afirmó: “Hay un millón de musulmanes en Holanda, de los cuales el 70% piensa que las leyes islámicas son más importantes que nuestro sistema liberal”. Durante la tarde del lunes había pedido cerrar las fronteras del país para evitar la entrada de "gente como el presidente turco", Recep Tayyip Erdogan.

5. “Los islamofascistas turcos no son bienvenidos

En plena crisis diplomática con Turquía, el pasado lunes, Wilders tuiteó: "Erdogan repite que somos nazis fascistas. Insulta a policía holandesa. No hay medias tintas ¡Tenemos que expulsar al embajador turco y a su personal de los Países Bajos!". El sábado pasado Fatma Betul Sayan Kaya, ministra de Familia turca, había viajado a Rotterdam para sustituir al ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlut Cavusoglu. Al llegar fue retenida y la policía la acompañó hasta que abandonó el país. Entonces Wilders tuiteó: "Vete y no vuelvas nunca y llévate a todos tus fans turcos de los Países Bajos, por favor. Adiós". Días antes, el 9 de marzo, el mismo había definido a los turcos como "islamofascistas".

6. Wilders tuitea una foto trucada para vincular a un rival con los islamistas

El político xenófobo publicó el seis de febrero una foto falsa de Alexander Pechtold, jefe de los liberales de izquierda, apoyando una manifestación de islamistas en favor de la implantación mundial de la sharia (ley islámica). La foto original correspondía a una protesta contra Wilders llevada a cabo en 2009 en el Reino Unido a propósito de la película 'Fitna'.

7. “Hay una guerra declarada por los radicales contra Holanda”

Corría el año 2004 cuando el cineasta Theo van Gogh fue asesinado en Ámsterdam por un islamista radical. El artista fue tiroteado una veintena de veces y sobre su cadáver el asesino dejó una carta clavada con un cuchillo en la que pedía a los musulmanes que se alzaran contra los infieles. El ataque conmocionó al país. Entonces Geert Wilders dijo que había "una guerra declarada por los radicales contra Holanda". Y añadió: "Esto solo es el principio y va a seguir. Si no reconocemos que estamos en guerra y actuamos con decisión, me temo que la cosa va a empeorar".

Más información