Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ley de memoria histórica amaga con arruinar el diálogo en Chipre

La ultraderecha grecochipriota logra que se apruebe una norma sobre un episodio de 1950 que ha irritado a los turcochipriotas

Una ley de memoria histórica en Chipre, alentada por el partido más pequeño del Parlamento de Nicosia -también el más radical, de ultraderecha-, amenaza con hacer descarrilar el proceso de diálogo entre las dos comunidades de la isla cuando casi todo parecía abocar a una solución definitiva a su división desde 1974, cuando el Ejército turco ocupó el norte del territorio, y donde permanece desde entonces.

Un mural con las banderas de Grecia y Chipre, en Nicosia.
Un mural con las banderas de Grecia y Chipre, en Nicosia. AP

Tras registrar un leve impasse, en enero, las conversaciones entre los dos líderes isleños, el grecochipriota Nikos Anastasiadis, y el turcochipriota Mustafá Akinci, han sufrido un inquietante frenazo pese a los desvelos de la ONU, que tutela el proceso, por culpa de una propuesta simbólica, en apariencia anecdótica vista desde fuera: el estudio y la conmemoración en la enseñanza secundaria de un referéndum mediante el cual los grecochipriotas se mostraron masivamente (95%) a favor de la énosis (unión) con Grecia.

El plebiscito se celebró en 1950, cuando la isla era todavía colonia británica y por eso careció de validez legal. Casi 70 años después de aquella consulta, y con un acuerdo de reunificación confederal prácticamente a las puertas, una iniciativa de los dos diputados de ELAM (siglas griegas de Frente Nacionalista Popular, ultraderecha nacionalista) ha dado un vuelco al diálogo que mantenían desde hace casi dos años Anastasiadis y Akinci y provocado la suspensión de una reunión prevista este jueves. El Parlamento de Nicosia, con 56 escaños, aprobó el texto gracias a la abstención del partido de Anastasiadis (conservador) y el voto a favor de todos los partidos críticos con el proceso. Solo la izquierda, en la oposición, dijo no a la propuesta de ELAM.

Antigua rama local, homónima, de Aurora Dorada (tercera fuerza en el Parlamento de Atenas), constituida como partido en 2008 con otra denominación por imperativo legal, los simpatizantes de ELAM emulan en modos y atavío a sus hermanos griegos: actitud desafiante, cabezas rapadas y ropa negra; más algún que otro vínculo con acciones violentas. Era una formación residual hasta las últimas elecciones, en 2016, cuando irrumpieron en el Parlamento con dos escaños. Su debut público coincidió con el rescate de la isla por la troika, en 2013, y el posterior corralito impuesto a los bancos.

La idea de la énosis es clave para entender todos los sucesos que se produjeron en Chipre desde ese lejano 1950, y que han convertido la isla en el último territorio dividido de la Unión Europea. El concepto sustentó el apoyo de la dictadura militar griega (1967-1974) a los grecochipriotas, la actividad de la EOKA (combatientes nacionalistas chipriotas, con una rama paramilitar), los graves enfrentamientos entre comunidades o, finalmente, el golpe de Estado anexionista contra el arzobispo y presidente Makarios en 1974, tras el que Ankara envió a su Ejército para proteger a los turcochipriotas. Alrededor de 30.000 soldados turcos continúan desplegados en algo más de un tercio, el septentrional, de la isla.

Otro referéndum grecochipriota, este sí legal, dio al traste en 2004 con el intento más tangible de lograr la reunificación, el llamado plan de paz Annan (por Kofi Annan, entonces secretario general de la ONU).

Nuevo episodio de tensión entre Grecia y Turquía

El parón en las conversaciones coincide además con un nuevo episodio de tensión entre Grecia y Turquía. Tras semanas de fuego cruzado dialéctico en torno a los sobrevuelos turcos en el Egeo, hace unos días un barco de la guardia costera disparó munición real cerca del islote griego de Farmakonisi. “Turquía ha estado muy cerca de cruzar nuestras líneas rojas en el Egeo cuando la semana pasada una patrullera de la guardia costera disparó en aguas territoriales griegas cerca de Farmakonisi”, declaró este martes en un programa televisivo el ministro griego de Exteriores, Nikos Kotziás, “en seria violación de la legislación internacional”. “Turquía se equivoca si piensa que a causa de la crisis económica nos hemos vuelto más débiles en lo tocante a nuestra seguridad nacional”, añadió Kotziás; la próxima vez, advirtió, Grecia "no será tan tolerante”.

Este martes, el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, se reunió con Akinci en Lefkosa, la parte turca de Nicosia y capital de la denominada República Turca de Chipre del Norte, sólo reconocida por las autoridades de Ankara. Entre ambas secciones de la ciudad discurre la línea verde, o de demarcación, aún bajo control de Naciones Unidas.

Más información