Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete casos de corrupción política que dañaron a Francia en la última década

El expresidente Chirac o la exministra Lagarde, esta última durante la etapa de Sarkozy, entre otros, son algunos ejemplos de políticos franceses que han tenido problemas con la justicia

El francés François Fillon, momentos antes de comparecer en rueda de prensa.
El francés François Fillon, momentos antes de comparecer en rueda de prensa. C. ENA

El último caso de corrupción que ha empañado la campaña electoral francesa, ya deteriorada por varios escándalos de la misma índole, afecta al ministro del Interior, Bruno Le Roux, que ha dimitido este martes. El político socialista contrató entre 2009 y 2016 como asistentes parlamentarias a dos hijas suyas que no aparecieron por la Asamblea Nacional. Le Roux firmó hasta 24 contratos por un importe que ascendió a 55.000 euros. A este último caso, hay que sumarle los del conservador François Fillon, y la decisión judicial tomada el pasado 7 de febrero por la que el expresidente Nicolas Sarkozy pasó de imputado a sentarse en el banquillo de los acusados. La investigación sobre este último se remonta a 2012, cuando presuntamente se vio involucrado en la financiación ilegal de su campaña electoral a la presidencia de Francia.

En los últimos años se han destapado en el país una serie de tramas corruptas en torno a los principales líderes de los dos grandes partidos: la antigua Unión por un Movimiento Popular (UMP), hoy en día Los Republicanos, y el Partido Socialista Francés. Entre sus protagonistas se encuentran primeros ministros (Dominique de Villepin), expresidentes (como Jacques Chirac o Nicolas Sarkozy) y dirigentes de grandes organizaciones internacionales, como el caso de Christine Lagarde al frente del Fondo Monetario Internacional.

A continuación, siete casos de corrupción que han afectado a la clase política de Francia en la última década:

Charles Pasqua, acusado de tráfico de influencias

El dos veces ministro del Interior, Charles Pasqua, fue declarado culpable y condenado a un año de cárcel en 2009 por tráfico de influencias y por haber recibido sobornos millonarios en el caso de la venta de armas a Angola en la década de los noventa. En abril de 2011, el político francés fue absuelto. Pasqua ya tuvo problemas tiempo atrás con la justicia al ser procesado por financiar ilegalmente su campaña electoral.

El exministro de Interior, Charles Pasqua.
El exministro de Interior, Charles Pasqua. REUTERS

Dominique de Villepin, absuelto por el 'caso Clearstream'

El que fuera primer ministro francés durante dos años (2005-2007) fue absuelto por la fiscalía de París en relación con el caso Clearstream, una trama de listas bancarias falsificadas para desacreditar a personas destacadas de la sociedad francesa, entre ellos, su rival político, Nicolas Sarkozy.

Chirac, condenado por desvío ilegal de fondos

En 2011, el expresidente francés Jacques Chirac fue condenado a dos años de cárcel por malversación de dinero público y abuso de confianza; ambos delitos cometidos durante la extensa etapa en que fue alcalde de París, entre 1977 y 1995. La justicia, finalmente, le eximió de cumplir condena en prisión al encontrarse enfermo.

Jacques Chirac, en 2007.
Jacques Chirac, en 2007. AFP

El ‘caso Bygmalion’ o la grave crisis en la formación conservadora UMP

El denominado Gürtel francés provocó una implosión en el interior de la formación Unión por un Movimiento Popular (UMP) en mayo de 2014. Jean-François Copé, que por aquel entonces ocupaba la presidencia, presentó su dimisión tras el escándalo político que lo envolvía, sumiendo en una grave crisis al partido. La causa fue el conocido como caso Bygmalion, la empresa que se encargaba de organizar los actos electorales del partido conservador. El abogado de Bygmalion llegó a hablar de “chantaje económico” y de elaborar facturas falsas a nombre de la UMP para disimular los “sobrecostes ilegales” de la campaña de Sarkozy.

Sarkozy, imputado por financiación irregular

El 17 de febrero de 2016 el Tribunal de Gran Instancia de París imputó al expresidente Nicolas Sarkozy por financiación irregular de su campaña electoral en 2012. La investigación se centraba en el papel desempeñado por Sarkozy durante su campaña de reelección, derrotado por el socialista Hollande, en el sistema de facturas falsas que la empresa Bygmalion usaba para encubrir el sobrepeso del techo legal de financiación, de 22,5 millones de euros. Unas facturas que atribuían a la UMP gastos de hasta 42,8 millones de euros, destinados presuntamente a la campaña de Sarkozy. Casi un año después, el exmandatario ha sido llamado a declarar a raíz de esta investigación junto a otras 13 personas, la mayoría altos cargos de su partido Los Republicanos, denominado Unión para un Movimiento Popular (UMP).

Nicolas Sarkozy, el pasado 14 de febrero de 2016.
Nicolas Sarkozy, el pasado 14 de febrero de 2016. REUTERS

El socialista Cahuzac, condenado por fraude fiscal

El exministro de Hacienda en el Gabinete de Hollande, Jérôme Cahuzac, fue condenado el pasado diciembre a tres años de prisión y a otros cinco de inhabilitación para ejercer como cargo público por blanqueo y fraude fiscal. Cahuzac mintió en sus declaraciones fiscales, en especial, al ocultar una cuenta abierta en Suiza en 1992 en el banco UBS, que luego transfirió en 2009 a Singapur.

Christine Lagarde o la ‘maldición judicial’ del FMI

La sentencia por negligencia a la actual dirigente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, no incluía condena de prisión. Lagarde estuvo involucrada en el caso Tapie por el que se desviaban fondos públicos en beneficio del empresario Bernard Tapie. El tribunal decidió, el pasado diciembre, que la condena no figurase en su historia penal debido a su peso político a escala internacional. Los hechos ocurrieron cuando Lagarde era ministra de Economía, Finanzas, Industria y Empleo en el Gobierno de Nicolas Sarkozy.

En los últimos años, diversos gerentes del FMI se han sentado en el banquillo por variados problemas con la justicia. En mayo de 2011, Dominique Straus-Kahn dimitió del cargo tras las acusaciones de agresión sexual que pesaban sobre su persona. El español Rodrigo Rato también tiene abiertos varios casos en los tribunales españoles, como el posible fraude fiscal en su paso por las entidades de Caja Madrid y Bankia.

Más información