Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ante la amenaza de Trump, Obama cierra un programa de registro de musulmanes

Inactivo desde 2011, podría servir al futuro presidente para limitar la entrada de extranjeros a EE UU

Como en política medioambiental, el Gobierno del demócrata Barack Obama se apresura a atar cuánto más pueda las manos en asuntos de inmigración a su sucesor, el republicano Donald Trump. El Departamento de Seguridad Interior anunció este jueves el cierre de un programa inactivo que servía para registrar en Estados Unidos a ciudadanos extranjeros procedentes de países musulmanes. La clausura, que será efectiva el viernes, era una demanda de grupos de activistas ante el temor de que Trump pudiera reactivar el registro.

Obama, el miércoles jugando al golf durante sus vacaciones en Hawái
Obama, el miércoles jugando al golf durante sus vacaciones en Hawái AFP

El programa, conocido como Sistema de Registro de Entrada-Salida de Seguridad Nacional (NSEERS, por sus siglas en inglés), se creó tras los atentados del 11-S de 2001 y permitía la recolección de datos de entrada a EE UU de ciudadanos de 25 países de mayoría musulmana. El registro está inactivo desde 2011 tras concluir el Gobierno que hay otros mecanismos en curso que ya sirven para evitar la entrada de sospechosos de terrorismo. “Era redundante, ineficiente y no proporcionaba ningún aumento en la seguridad”, justificó el Departamento de Seguridad Interior.

Pero la estructura del NSEERS sigue en pie, lo que ha disparado el temor de que Trump pudiera reactivarlo cuando asuma la presidencia el 20 de enero.

En campaña, el republicano prometió prohibir la entrada a EE UU de musulmanes extranjeros, lo que desató una tormenta política y un alud de acusaciones de islamofobia. Trump, que como candidato también defendió espiar mezquitas en EE UU, dijo más adelante que limitaría el veto a ciudadanos de regiones con presencia terrorista, lo que de facto seguiría afectando a países de mayoría musulmana. También aseguró que impondría un test sobre leyes y valores estadounidenses a quienes aspiren a entrar en el país.

El mandatario electo sugirió el miércoles que sus propuestas seguían en pie. Hace unas semanas, Kris Kobach, secretario de Estado de Kansas y miembro del equipo de transición de Trump, fue fotografiado, a su llegada a una reunión con el republicano, con un papel que recomendaba impulsar el programa en el primer año de presidencia. Kobach fue uno de los arquitectos del NSEERS en 2001 cuando trabajaba para el Gobierno de George W. Bush.

La decisión de la Casa Blanca llega tras la creciente presión ciudadana y del sector tecnológico. Más de 300.000 personas habían firmado la semana pasada una carta pidiendo a Obama el cierre del NSEERS. En paralelo, gigantes de Silicon Valley como Facebook, Twitter y Apple han comunicado que no colaborarían con el Gobierno de Trump en impulsar un registro de visitantes musulmanes.

Más información