Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un magnate indio gasta una millonada en una boda en plena crisis de los billetes

El coste del enlace supera los 69 millones de euros y los 50.000 invitados

La hija de Gali Janardhan Reddy, Bramhani, se sienta con su novio, durante la boda.
La hija de Gali Janardhan Reddy, Bramhani, se sienta con su novio, durante la boda. AFP

Es la "boda del año" en la India. Con un coste aproximado de 5.000 millones de rupias (más de 69 millones de euros) y más de 50.000 invitados, la ciudad sureña de Bangalore acoge desde el pasado miércoles el enlace entre la hija del magnate minero y expolítico Janardhana Reddy —en libertad bajo fianza tras pasar por la cárcel acusado de corrupción— y su novio. Una celebración que transcurre ajena al drama que ha supuesto para la población la retirada repentina de billetes de circulación.

Hace una semana, el primer ministro indio, Narendra Modi, anunció la ilegalización de los billetes de 500 y 1.000 rupias (6,9 y 13,8 euros) para luchar contra el dinero negro. La medida se comunicó a la población solo tres horas antes de su entrada en vigor y desató una crisis de liquidez. Cientos de indios se han apostado ante los bancos para cambiar sus billetes sin valor, pero existe un límite diario de 4.500 rupias (62,3 euros) y una fecha tope: el próximo 31 de diciembre.

Pero, lejos de esta crisis, se sucede la boda de la hija del multimillonario. Réplicas de templos milenarios e invitaciones con el mensaje reproducido en una pantalla plana son algunas de las extravagancias que rodean esta unión matrimonial en Bangalore. Mientras tanto, otras familias más modestas hacen equilibrios para poder celebrar sus enlaces. En India, la temporada de bodas comprende de noviembre a marzo coincidiendo con el fin de las altas temperaturas. Y, de hecho, el Ejecutivo anunció que permitirá a los que vayan a casarse retirar de los bancos hasta 250.000 rupias (unos 3.460 euros).

La medida anunciada por el Gobierno provocó una falta masiva de efectivo en un país de 1.252 millones de personas y en el que, según datos oficiales, apenas 150 millones disponen de una cuenta bancaria en la que depositar el dinero que ha quedado inutilizado en la calle. La jefa de Gobierno del estado oriental de Bengala, Mamata Banerjee, aseguró: "Si no regresa la normalidad esto será una desgracia, con más muertes, hambre, desencadenando una epidemia".

La retirada de los billetes ha afectado sobre todo a una mayoría de la población india con bajos recursos, que carecen de tarjetas de crédito para poder pagar sus gastos o incluso de cuentas bancarias.