Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tsipras remodela el Gobierno griego para facilitar la revisión del rescate

El primer ministro refuerza el equipo económico y la cartera de Inmigración

Tsipras, este jueves en Atenas.
Tsipras, este jueves en Atenas. AFP

La anunciada remodelación del Gobierno griego, esperada desde hace semanas, se ha sustanciado este viernes con el anuncio del nuevo equipo de gobierno de Alexis Tsipras. Con 48 miembros entre titulares, viceministros y secretarios de Estado, el nuevo Ejecutivo dinamiza con nuevas caras el núcleo económico, aunque éste sigue liderado por Efklidis Tsakalotos; refuerza el papel de Nikos Papás, el hombre más cercano al primer ministro, y deja caer a Nikos Filis, hasta ahora ministro de Educación, que en los últimos meses había protagonizado una agria polémica con la Iglesia ortodoxa por un intento de reforma de las clases de religión.

También gana categoría la cartera de Inmigración, mientras el socio de gobierno de Syriza, la derecha soberanista de Griegos Independientes (ANEL, en sus siglas griegas), mantiene una presencia similar, con su líder, Panos Kamenos, de nuevo al frente de Defensa.

En un difícil equilibrio entre las demandas del partido y las exigencias de los acreedores, Tsipras parece haber tenido un gesto con los segundos al incluir en el nuevo equipo económico nombres como el de Stergios Pitsiorlas, responsable de la agencia de privatizaciones (TAIPED, en sus siglas griegas), para acelerar un proceso de liquidación de bienes públicos que el cuarteto de  acreedores (Comisión Europea, Banco Central Europeo, Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera y Fondo Monetario Internacional) considera lento. En clave parecida cabe interpretarse la salida del anterior ministro de Trabajo, reticente a nuevos retoques de la seguridad social, y la marginación a puestos auxiliares de algunas voces críticas.

Otra característica reseñable del nuevo Gabinete es una mayor presencia de mujeres (aunque sólo son ocho), como las nuevas titulares de Trabajo, Cultura y Turismo. La primera, Efi Ajtsioglu, tendrá ahora un papel predominante en la segunda revisión del tercer rescate (86.000 millones, tres años), centrado en el mercado laboral y su posible liberalización, una añeja exigencia de los acreedores. 

En medio de la mayor crisis migratoria sufrida en el continente europeo desde la Segunda Guerra Mundial, y cuando en Grecia se agolpan casi 62.000 refugiados e inmigrantes en condiciones precarias –y con el invierno en ciernes-, Tsipras ha decidido elevar a la categoría de ministerio la cartera de Inmigración, hasta ahora viceministerio. Su titular seguirá siendo Yanis Mouzalas, pese a la polvareda levantada en los últimos meses por la dimisión de dos altos funcionarios del departamento que dirige, disconformes con la gestión de la crisis y del medio centenar de campos para refugiados que hay en el país.

Quien acapara aún más poder es Nikos Papás, sombra de Alexis Tsipras y, en virtud de la remodelación, nuevo ministro de Agenda Digital, Telecomunicaciones e Información. Papás ha sido recientemente objeto de una encendida polémica al anular el Consejo de Estado (máxima instancia administrativa griega, equivalente al Tribunal Constitucional) parte de una criticada ley de medios que lleva su nombre. La justicia declaró inconstitucional la subasta por parte del Gobierno de cuatro licencias de televisión privada, en un intento de poner fin a la anomía del panorama televisivo. El alto tribunal resolvió que sólo un consejo regulador aún no nombrado (su constitución se debate en el Parlamento) tiene esta prerrogativa. No parece por tanto que su fallida reforma audiovisual le haya pasado factura política; al revés, Papás seguirá manteniendo despacho en la sede del primer ministro, como su hombre de mayor confianza.

Reforzado en el segundo congreso de Syriza como líder absoluto con el 93% de los votos, y a la vez en caída libre en las encuestas, Tsipras pretende dar un empujón a las tareas derivadas del rescate para abordar la tan anhelada reestructuración de la deuda, así como la participación del país en el programa de estímulos del Banco Central Europeo. Con la remodelación ministerial, asimismo, Tsipras espera enderezar el rumbo político hasta la deseada meta del otoño de 2019, cuando teóricamente deberían celebrarse nuevas elecciones, si bien toda la oposición reclama a diario una convocatoria anticipada.

Los nuevos ministros griegos han jurado o prometido sus cargos este sábado a mediodía.