Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía investiga la agresión de funcionarios de Ciudad de México al equipo de Alfonso Cuarón

Un vídeo de las cámaras de seguridad pública muestra como una turba se enzarza a golpes en la calle donde se estaba rodando la película

La supuesta grabación del altercado entre funcionarios y el equipo de filmación.

Por la mañana del martes, el rodaje de la nueva película de Alfonso Cuarón por las calles de un barrio tranquilo de Ciudad de México se convirtió en una batalla campal. Las escenas de violencia no estaban en el guion. El equipo del cineasta denuncia haber sido asaltado, golpeado y robado por funcionarios del Gobierno municipal que se presentaron en el rodaje exigiendo ver los permisos para grabar calles y cortar el tráfico.

La Fiscalía capitalina ya ha comenzado la investigación de los hechos. "Cinco miembros de nuestro equipo tuvieron que ser ingresados al hospital y teléfonos celulares, carteras y joyería fueron robados", informó esta tarde la productora Espectáculos Fílmicos El Coyúl en un comunicado. La tesis del robo −que fue desmentida a las pocas horas por las autoridades policiales capitalinas via Twitter− ha sido corroborada por la Fiscalía. "Algunos de ellos fueron despojados de sus objetos personales", informó por la noche el subprocurador Óscar Montes de Oca.

El equipo del cineasta, siguiendo la versión de la denuncia ante la Fiscalía, llegó por la mañana a lugar de grabación, en la colonia Tabacalera, y comenzó a cortar el tráfico con conos. Fue entonces cuando apareció un grupo de hombres que se presentaron como funcionarios de la delegación. Los agentes comenzaron a su vez a retirar las conos exigiendo ver la autorización correspondiente para grabar y cortar el tráfico en la vía pública. La productora asegura contar con los permisos necesarios. 

Un vídeo de las cámaras de seguridad pública muestra el momento en que una decena de individuos se enzarza a golpes contra lo que parece ser los agentes de seguridad de la productora. "Esperamos que las autoridades delegacionales cumplan con lo prometido y ayuden a resarcir los daños ocasionados y a recuperar los objetos robados, así como a fincar las responsabilidades a los autores de este ataque y darles el debido proceso", añade la empresa.

Como precuela, el mismo jefe delegacional de la zona Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, se presentó un día antes en las calles de la grabación para retirar con sus propias manos los conos de la discordia. 

  Antes podían hacer lo que quisieran.  Ahora no, ahora hay orden, hay ley´le decía a uno de los trabajadores de la productora mientras le grababa su equipo de comunicación Yo soy el jefe delegacional.

Después del incidente y la denuncia del personal de la productora el propio Monreal reculó en un comunicado: "El jefe delegacional ofrece una disculpa por los excesos cometidos. El empleado o funcionario público que haya cometido actos que hubieran rebasado la ley, tendrá que responder por ellos". 

Durante la mañana, la tesis del robo fue confrontada por las autoridades policiales. "No fue un asalto. Personal de vía pública delegacional los quiso retirar y hubo altercado. El equipo de filmación inició denuncia", reza un tuit de esta misma mañana de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México. 

Las explicaciones continuaron también vía Twitter en respuesta a las preguntas del diario El Universal: "Los afectados argumentan robo. Pero es importante declarar que no fue un asalto con violencia, todo se desprende de un incidente entre la producción y personal de la delegación". 

El incidente se registró en la colonia Tabacalera, a un paso del centro histórico, y bordeando con los barrios de Juárez y San Rafael, dos zonas residenciales, tranquilas y de moda en los últimos años en la ciudad.

Alfonso Cuarón, ganador de dos Premios Oscar y cabeza de lanza de la penúltima generación de oro del cine mexicano junto con Alejandro González Iñarritu, comenzó la semana pasada a grabar por la ciudad la que será su nueva película.

La colonia Narvarte, otro barrio residencial y acomodado, fue su primera locación. El diario Reforma daba cuenta la semana pasada de las medidas de seguridad durante la filmación. Las calles elegidas para el set fueron cerradas por cubiertas negras y el acceso controlado por personal de seguridad privada.

La delegación Cuauhtémoc, el corazón de la capital, vive una crecida de inseguridad y violencia durante el último año. Robos a restaurantes y comercios, asaltos a coches, secuestros y tiroteos han aupado las cifras rojas a lo más alto en 17 años. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >