Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los payasos ‘terroríficos’ siembran el miedo en Alemania

Un adolescente de 14 años acuchilla a un joven disfrazado de payaso en Berlín

Payasos asesinos
Una máscara de payaso en una tienda de Berlín. AFP

El incidente que tuvo lugar en la tarde del lunes en Lichterfelder, un barrio pequeño burgués de Berlín, alertó a la policía de la ciudad y dejó al desnudo un nuevo fenómeno que tiene en estado de alerta a las autoridades de todo el país. Un joven de 16 años, disfrazado de payaso y armado con un martillo, intentó atemorizar a un grupo de adolescentes. Uno de ellos, de 14 años, en lugar de huir, sacó un cuchillo de su bolsillo y se lo clavó al “payaso”. “Ayer (lunes) pasó lo que nos estábamos temiendo, que todo esto escalase”, dijo el portavoz de la policía de Berlín, Thomas Neuendorf, al referirse al incidente que pudo haberle costado la vida al joven agresor disfrazado de payaso terrorífico. “Los agredidos tienen derecho a defenderse, pero deben también mantener la proporción”, añadió. El joven de 16 años salvó la vida tras ser operado de urgencia.

Otros dos casos: en Múnich, un niño de 10 años, incapaz de defenderse, salió huyendo cuando un payaso armado con una sierra eléctrica intentó atacarlo, y en Duisburgo, un hombre de 30 años sufrió contusiones graves cuando otro payaso lo atacó con un bate de béisbol. Solo en el estado de Renania del Norte Westfalia, la policía registró 88 denuncias el fin de semana pasado.

"Pienso que es sádico y peligroso asustar a la gente de esta forma. Tomaremos todas las medidas necesarias para proteger a la población y le pedimos a la gente que denuncie cada casi para poder meter a la cárcel a los agresores”, señaló el ministro del Interior del land más poblado del país, Ralf Jäger.

“Este tipo de bromas de mal gusto pueden tener fatales consecuencias y los autores de los ataques no deben esperar indulgencia de parte de las autoridades”, prometió por su parte, el ministro del Interior de Baviera, Joachim Herrmann. “Perseguiremos sin excepción a quienes lleven a cabo estos ataques”.

A pesar de las advertencias y las promesas de actuar con todo el rigor de la ley, la ola de ataques parece no tener fin. Peor aún, la policía alemana ha tenido que admitir su fracaso en la captura de los agresores a causa de un hecho banal: los agresores llevan el rostro cubierto con máscaras y si no son detenidos en el momento de cometer los ataques, nadie sabe cómo perseguirlos.

Las autoridades temen que las agresiones aumenten mientras se acerca la celebración de la fiesta de Halloween, que tiene lugar el próximo lunes. El portavoz de la policía de Berlín, Thomas Neuendorf, recomendó a la población no utilizar los disfraces de payasos para la fiesta, mientras que el presidente del sindicato de policías alemán, Reiner Wendt alertó al país sobre el peligro que encierra la fiesta. “Es de temer que los ataques de los payasos diabólicos se conviertan en una moda muy peligrosa y que se extienda para las fiestas de Halloween”, dijo el policía.

“Las víctimas deben llamar de inmediato a la policía y denunciar los ataques”. La policía del estado de Baden Württemberg, en cambio, admitió su impotencia en impedir los atraques con una recomendación a los ciudadanos: les pidió que no huyeran de los ataques y que hicieran frente a los agresores ni con violencia, ni con actos de legítima autodefensa, sino que con un contundente e intimidatorio “¡lárgate!”.

La población alemana es más realista y ante la ola de ataques ha creado varios muros en Facebook, donde intercambian ideas y recomendaciones para hacer frente a los ataques de los payasos. En la página “Stopp die Grusel-Clown!" (¡Parar a los payasos terroríficos!), Ela Kilec publicó un mensaje donde, casi sin palabras, recomienda lo que hay que hacer. Bajo un texto breve -“Ellos vienen, nosotros esperamos”-, los lectores pueden ver una foto donde se ve a dos payasos que lucen máscaras de terror y a un grupo de hombres fornidos con garrotes.