Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ‘número dos’ amigo de España

El senador Tim Kaine, candidato a la vicepresidencia elegido por Hillary Clinton, mantiene desde hace años lazos muy estrechos con la Península

A Barack Obama le llevó siete años y medio al frente del Gobierno de Estados Unidos concretar una visita a España. Si Hillary Clinton se convierte en su sucesora tras las elecciones presidenciales de noviembre, es muy probable que ella no tarde tanto en repetir el gesto. Sobre todo si le hace caso a su vicepresidente, Tim Kaine. El senador por Virginia y flamante candidato a la vicepresidencia en la fórmula demócrata que se consagrará oficialmente esta semana en Filadelfia (Pensilvania) es considerado uno de los políticos estadounidenses más afines a España, país que ha visitado con regularidad. Si la fórmula demócrata triunfa en noviembre, Madrid tendrá, más que nunca, un aliado clave en Washington.

El senador y candidato demócrata a la vicepresidencia, Tim Kaine.
El senador y candidato demócrata a la vicepresidencia, Tim Kaine. AP

“Sería muy importante para España, nunca hemos tenido en la presidencia o vicepresidencia estadounidense a alguien que tenga un lazo tan fuerte con España, que la aprecie tanto”, celebra el rector de la Universidad George Mason, Ángel Cabrera. El único español al frente de una universidad en Estados Unidos conoce bien a Kaine, que es senador del Estado donde se ubica el centro de estudios superiores que dirige Cabrera.

También lo ha acompañado en varios viajes a España. El último es muy reciente: el que Kaine hizo a mediados de junio a Santiago de Compostela para participar en el encuentro anual de la Fundación Consejo España-Estados Unidos.

Y es que Kaine (Saint Paul, Minesota, 1958) es, desde hace cuatro años, presidente honorífico del Foro España-Estados Unidos, que cada año reúne a personalidades del mundo político y empresarial de ambos países, en una cita que alterna su sede entre las dos orillas del Atlántico.

A Felipe VI, otro invitado habitual a este acontecimiento, Kaine lo conoce desde que era Príncipe de Asturias, recuerda Cabrera. Y se hablan en el español fluido que aprendió durante el año que estuvo trabajando de voluntario en Honduras con jesuitas, muchos de ellos españoles, en 1980, y que ha seguido practicando de forma habitual desde entonces.

Mochilero

Kaine fue, en 2013, el primer senador estadounidense que pronunció un discurso íntegramente en español en la Cámara Alta del Capitolio, en defensa de la reforma migratoria que no acabó de superar el laberinto parlamentario. Esta se ha convertido en una de sus principales causas políticas, y una de las razones por las que Clinton lo ha elegido como compañero para una carrera en la que el voto hispano podría ser clave. Junto al del presidente Barack Obama, el discurso estrella de la tercera jornada en la convención demócrata será el de Kaine, ya como candidato formal a la vicepresidencia estadounidense.

“Es un buen amigo de España”, coincide con Cabrera el embajador español en Washington, Ramón Gil Casares, que también le trata de forma regular. “Él dice siempre en público que, cuando habla de España y del mundo hispano en Estados Unidos, siempre habla de la ‘otra madre patria”.

Pero no lo hace solo cuando tiene un micrófono delante, puntualiza el rector Cabrera. Igual que Obama en su día, también Kaine y su esposa, la secretaria de Educación de Virginia, Anne Holton, “se vinieron de mochileros a España y caminaron por los Pirineos”. Le gusta tanto el país, asegura, que “recuerda casi pico por pico, pueblo por pueblo por dónde pasaron”. El entusiasmo de Kaine por España es algo que ha calado entre el joven equipo de su oficina en el Senado. Varios de sus empleados han elegido en los últimos años la Península como destino vacacional, y no es inusual toparse con alguno de los asesores del candidato a vicepresidente en encuentros o celebraciones españolas en Washington.

Kaine “tiene un conocimiento muy especial de España y eso es genial”, insiste Cabrera. Al fin y al cabo, señala el también influyente español, “llevamos varios años en los que la relación al máximo nivel no ha sido, digamos, la más especial”. “Y, al final, Estados Unidos sigue siendo la potencia del mundo económica y políticamente, así que todo lo que sea tener una relación estrecha con los máximos líderes del país es importantísimo”.

Más información