Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mike Pence, el ultraconservador que pensó en ser cura

El compañero de fórmula de Donald Trump se autodenomina "cristiano, conservador y republicano"

Mike Pence, compañero de candidatura de Donald Trump en la carrera por la Casa Blanca, siempre tuvo grandes aspiraciones. “Incluso en su último año de colegio, ya hablaba a sus compañeros de ser presidente algún día”, según explicó en 2013 Debbie Shoultz, la entrenadora de oratoria de Pence en un colegio católico en el Estado de Indiana.

Mike Pence, compañero de candidatura de Trump.
Mike Pence, compañero de candidatura de Trump. EFE

Pence, gobernador de Indiana de 57 años y cristiano evangélico, nació en Columbus (Indiana) en el seno de una familia humilde. Nieto de inmigrantes irlandeses, fue el primero de sus seis hermanos en nacer en esa ciudad, a la que la familia se mudó desde Indianápolis por el trabajo de su padre en una empresa de petróleo.

Tras asistir al colegio de St. Columbia, Pence estudió Historia en la Universidad Hanover. Allí, según dijo su madre Nancy en 2013, “Mike se adentró en una profunda transformación espiritual y llegó a considerar seriamente ser cura”. Aunque durante su infancia había recibido una educación católica, fue durante el período universitario cuando Pence se convirtió al evangelismo. De la universidad, Pence pasó a cursar estudios de Derecho en la Universidad de Indiana y se graduó en 1986.

En 1987, el padre de Pence, Ed Pence, “estaba muy enfadado”: su hijo anunció a la familia que iba a presentar su candidatura para tratar de ser miembro de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, en Washington. Ed no entendía las ganas de su hijo de entrar en el mundo de la política.

Pence fracasó dos veces en su intento de ser congresista y decidió sustituir sus ambiciones políticas por un programa de radio, decantándose por una pasión periodística que había tenido desde sus años de colegio. El actual gobernador utilizó su programa, de unas tres horas diarias, para consolidar sus opiniones políticas y exponer su ferviente creencia en la familia, la religión y una visión política conservadora. Tras dirigir un laboratorio de ideas conservador en Indiana, volvió a intentar entrar en política, esta vez con más suerte.

Pence, con 12 años de experiencia en la Cámara de Representantes de EE UU, se define como “cristiano, conservador y republicano”, en ese orden. Sus ideales políticos se alinean con el ala ultraconservadora del Partido Republicano. Rechaza el aborto con rotundidad, es contrario a restringir el uso de las armas, y aboga por un gobierno pequeño y poco intervencionista.

Como congresista, Pence fue uno de los promotores de la Patriot Act, un proyecto de ley que aprobó el Gobierno de George W. Bush para ampliar el acceso del Gobierno a los datos personales de ciudadanos como medida de seguridad tras los atentados del 11-S de 2001.

El gobernador no es un entusiasta del matrimonio igualitario y durante su etapa en el Congreso rechazó numerosas propuestas de ley dirigidas a solucionar problemas medioambientales.

Aunque Pence suele alinearse con el discurso republicano de rechazo a la inmigración ilegal, el pasado diciembre se distanció de Trump al calificar de “ofensiva e inconstitucional” la propuesta del magnate de prohibir la entrada de musulmanes al país. Sin embargo, pocos meses después solicitó la suspensión de las llegadas de inmigrantes sirios a Indiana hasta que el Gobierno federal asegure que han pasado un control de seguridad exhaustivo.

Más información