Cae el Gobierno de coalición croata tras solo seis meses en el poder

El triunfo de una moción de censura de los conservadores conduce al país a elecciones

El primer ministro croata, el independiente Tihomir Oreskovic.
El primer ministro croata, el independiente Tihomir Oreskovic.

Croacia celebrará elecciones anticipadas tras caer hoy, seis meses después de subir al poder, el gobierno de centroderecha liderado por el independiente Tihomir Oreskovic. Si bien la convocatoria de nuevos comicios no es automática tras prosperar una moción de censura contra el primer ministro, como ha ocurrido este jueves, las posibilidades de que se forme un nuevo Gobierno con mayoría parlamentaria son escasas.

Impulsada por la conservadora Unión Democrática Croata (HDZ) de Tomislav Karamarko, uno de los dos partidos que había apoyado al Ejecutivo del tecnócrata Oreskovic, la moción salió adelante en el Parlamento con 125 votos a favor, 15 en contra y 2 abstenciones.

Oreskovic, un antiguo ejecutivo de una compañía farmacéutica internacional que había vivido muy poco tiempo en Croacia, fue nombrado por la HDZ, la formación más votada el 8 de noviembre.

Más información
El partido conservador se perfila como ganador en Croacia
La corta victoria de los conservadores croatas forza una coalición
Llegada de refugiados a Croacia

Al no obtener la mayoría absoluta, se vio obligada a pactar una coalición con el novato partido centrista Most, que pedía un primer ministro "experto".

El Ejecutivo que formaron se vio desde el comienzo sumergido en sus propias disensiones, pero la ruptura definitiva se produjo en mayo, cuando Most, y luego Oreskovic, exigieron la dimisión de Karamarko como viceprimer ministro por un escándalo sobre un conflicto de intereses.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Karamarko rechazó las acusaciones e inició la moción de censura, que fue apoyada por otras formaciones menores y finalmente también por la oposición de centroizquierda.

"Hoy nosotros votamos en realidad contra un Gobierno que ha sido totalmente disfuncional, que ha causado una paralización total del sistema estatal y de sus instituciones", explicó Ivan Vrdoljak, ministro de Economía en el Gobierno anterior.

Los socialdemócratas (SDP) y demás partidos de centroizquierda esperan reunir suficientes firmas para una disolución del Parlamento, como fórmula más rápida para convocar elecciones anticipadas, posiblemente en julio.

A favor de nuevas elecciones se han pronunciado también los diputados de las minorías nacionales, varios independientes y el HDSSB, un partido de derecha que no integra la coalición en el poder.

Por su parte, la HDZ —el partido fundado en 1989 por Franjo Tudjman, que poco después sería el primer presidente de la Croacia independiente— ha anunciado la formación de un nuevo Gobierno sin elecciones, pero pocos creen que esta formación, con un prestigio ya muy perjudicado, pueda reunir la mayoría parlamentaria necesaria. Propone como nuevo primer ministro a Zdravko Maric, hasta ahora ministro de Finanzas, sin afiliación política.

Los analistas coinciden en que ese Gobierno, si finalmente llega a formarse, duraría pocos meses.

Ante el Parlamento, Oreskovic acusó este jueves a Karamarko de haber derribado el Gobierno por intereses personales.

Un serio conflicto de intereses

La prensa croata reveló en mayo que la empresa de relaciones públicas de la mujer de Karamarko había firmado un acuerdo con un consejero de la petrolera húngara Mol.

El Gobierno croata, que posee el 44,84% de las acciones de la petrolera croata Ina, tiene abiertos dos procesos de arbitraje internacional contra Mol, propietaria del 49% de las acciones de Ina.

El líder conservador había abogado en varias ocasiones este año a favor de que Croacia abandonase esos procesos de arbitraje contra Mol.

"Mi culpa principal ha sido el haber tratado de proteger los intereses nacionales y haber tratado de solucionar el litigio entre la petrolífera croata Ina y su mayor accionista, la compañía petrolífera húngara Mol", explicó Oreskovic. "Eso iba en contra de los intereses de algunos individuos", añadió en clara alusión a Karamarko.

El miércoles, una comisión estatal confirmó que Karamarko sí había incurrido en un conflicto de intereses como viceprimer ministro por las actividades empresariales de su esposa.

Los conservadores justificaron su moción de censura contra Oreskovic con la acusación, poco convincente para la mayoría de los observadores, de que "quiso crear una dictadura, con ayuda del aparato represivo", en lugar de centrarse en los problemas económicos.

Según la legislación, tras la caída del Gobierno comienza un plazo de 30 días en el que la presidenta del país, Kolinda Grabar-Kitarovic, puede encargar la formación de un Ejecutivo a quien pruebe contar con una mayoría parlamentaria.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS