Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallada la caja negra del avión de Egyptair siniestrado en el Mediterráneo

Los equipos de rastreo localizan el dispositivo de la nave siniestrada el pasado 19 de mayo

Un avión de la compañía Egyptair. REUTERS Quality / EFE

Las labores de búsqueda de los restos del avión de la compañía Egyptair siniestrado el pasado 19 de mayo mientras realizaba la ruta entre París y El Cairo han dado sus primeros frutos. En un comunicado, el comité encargado de investigar la tragedia aérea ha revelado que entre los restos de la aeronave hallados en el fondo del mar Mediterráneo durante las últimas horas figura una de las dos cajas negras del aparato. Este hallazgo resulta crucial para poder esclarecer las causas de la caída de la aeronave, que todavía continúan siendo un misterio. Las autoridades egipcias, que lideran la investigación de lo ocurrido, no han descartado ninguna de las hipótesis, incluida la de un atentado.

 Si bien el dispositivo se encuentra “seriamente dañado”, los expertos creen que podrán extraer las informaciones registradas en su interior. En concreto, la caja negra recuperada es la encargada de grabar todos los sonidos de la cabina, es decir, las conversaciones de los pilotos, el posible pitido de alguno alarma y el ruido de fondo. En estos momentos, el aparato está siendo trasladado a la ciudad egipcia de Alejandría, donde será analizada por los expertos del comité, integrado en su mayoría por nacionales egipcios y franceses.

Si bien esta información resulta importante para los investigadores, más lo es todavía la que conserva la otra caja negra: la información técnica recabada por los sensores del avión, como su altura, posición o la situación de sus diversos componentes. Así pues, el navío John Lethbridge, contratado por el Gobierno egipcio tras el siniestro y poseedor de una sofisticada tecnología, continuará sus tareas de búsqueda contrarreloj de los restos del Airbus 320, en el que viajaban 66 personas.

Según las autoridades egipcias, las opciones de hallar la segunda caja negra se reducirán considerablemente a partir del próximo 24 de junio, pues se considera que alrededor de esa fecha se agotará la batería que permite la emisión de ondas. Hace un par de semanas, otro barco francés fue capaz de registrar las señales de las cajas negras en una zona del Mediterráneo de difícil acceso a causa de su profundidad, superior a los 3.000 metros.

Además de una de las cajas negras, el robot de la nave John Lethbridge que ha descendido al fondo del mar ha recuperado diversos restos del fuselaje que también podrían ayudar a aclarar los motivos del siniestro. A pesar de que el ministro de Aviación Civil de Egipto declaró en las horas posteriores a la catástrofe aérea que la hipótesis terrorista era la más probable, ningún grupo terrorista ha asumido la autoría de un presunto atentado.

En cambio, en la anterior tragedia aérea sufrida en Egipto, cuando se estrelló un avión ruso el pasado 31 de octubre con 224 personas a bordo, la filial local del autodenominado Estado Islámico, conocida como Wilaya Sina, aseguró a través de un mensaje en las redes sociales haber hecho caer la aeronave gracias a un artefacto explosivo introducido en su interior. Tanto los servicios de inteligencia rusos como estadounidenses concluyeron que se había tratado de un ataque terrorista.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información