Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los incidentes aéreos en Siria elevan la tensión entre Rusia e Israel

Netanyahu se reúne con Putin en Moscú tras dos casos de disparos contra cazas israelíes

Benjamín Netanyahu saluda a Vladímir Putin en Moscú.
Benjamín Netanyahu saluda a Vladímir Putin en Moscú. Getty Images

Apenas un mes después del viaje oficial a Rusia del jefe del Estado de Israel, Reuven Rivlin, el primer ministro Benjamín Netanyahu acudió de nuevo a Moscú este jueves para entrevistarse también con el presidente Vladímir Putin. Oficialmente, se trataba de consolidar las relaciones bilaterales y analizar la situación en Oriente Próximo. Pero la prensa del Estado judío reveló este viernes que ambas visitas se produjeron en un clima de tensión, tras al menos dos incidentes en los que la aviación rusa disparó contra cazas israelíes sobre el espacio aéreo de Siria.

El Kremlin se apresuró a desmentir la información del diario Yedioth Ahoronot, pero el propio Netanyahu ya había reconocido antes, en conversaciones con periodistas, que “había habido problemas” a la hora de aplicar la coordinación de operaciones aéreas militares entre Israel y Rusia en los cielos de Siria. “Si no intentamos solucionar estas fricciones cuanto antes, puede convertirse en un asunto mucho más serio”, puntualizó el jefe de Gobierno.

Durante los cinco años de guerra en el vecino país árabe Israel ha intervenido en numerosas ocasiones para destruir almacenes o convoyes de transporte de armas de Hezbolá, la guerrilla chií que controla el sur de Líbano y que apoya con sus milicianos a las fuerzas del régimen de Bachar el Asad. Era un secreto a voces hasta que el paso día 11 el propio Netanyahu lo desveló. “Actuamos cuando lo consideramos necesario, incluso al otro lado de la frontera, con decenas de ataques para impedir que Hezbolá se rearme”, dijo durante una visita a las tropas que participaban en unas maniobras a gran escala en los Altos del Golán, territorio sirio ocupado por Israel desde 1967.

Las fuentes citadas por Yediot Ahoronot no mencionan ni el lugar ni las fechas en las que se produjeron los incidentes aéreos entre cazas rusos e israelíes. A pesar de que el Gobierno de Netanyahu fue el primero que se ofreció a coordinarse con Moscú para prevenir enfrentamientos accidentales en Siria poco después del despliegue militar de Rusia en septiembre, no han dejado de registrarse momentos de tensión.

Hace apenas una semana, el Canal 10 de la televisión israelí informó de que un aparato ruso se había aproximado a un caza de Israel sobre aguas del Mediterráneo próximas a la costa siria, sin que llegaran a activarse los radares de ataque. La prensa israelí también se hizo eco hace un mes de otro incidente en el que se vieron implicados aviones de combate F-16 israelíes y jordanos frente a cazas rusos en la frontera siria, según había informado el rey de Jordania, Abdulá II a miembros del Congreso de EE UU. “Los rusos se vieron sorprendidos y entendieron que no podían con nosotros”, dijo entonces el monarca hachemí sin precisar cuándo se produjeron los hechos. Jordania suscribió un tratado de paz con Israel en 1994.

“Nuestro principal objetivo es estrechar la cooperación de seguridad para evitar malentendidos y enfrentamientos incensarios”, dijo Netanyahu el jueves en Moscú. “Ante la complicada situación en la región, hay razones de peso para intensificar nuestros contactos”, le replicó Putin, cuyo Gobierno niega que haya habido una confrontación entre aviones de guerra de ambos países. El pasado domingo, el primer ministro israelí reunió a su Gabinete en los Altos del Golán para proclamar que ese territorio anexionado “formará siempre parte de Israel”, al margen de lo que se negocie en las conversaciones de Ginebra para un eventual acuerdo de paz para poner fin a la guerra en Siria.