Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los animalistas denuncian un torneo de peleas de perros en México

Una organización civil asegura que en el Estado de Aguascalientes se realiza una convención anual de esta actividad ilícita, pero no es prioridad para la Policía

Una hembra pitbull fue abandonada en 2015 en Aguascalientes, dentro de un coche.
Una hembra pitbull fue abandonada en 2015 en Aguascalientes, dentro de un coche.

La fiesta más importante del Estado mexicano de Aguascalientes es la Feria Nacional de San Marcos, realizada cada año entre abril y mayo. Siendo el foco de atención de autoridades y habitantes de esa entidad, la Feria es un momento idóneo para realizar un torneo clandestino de peleas de perros, según las organizaciones defensoras de los animales. Como resultado de este evento, los canes ganadores se convierten en héroes reconocidos en el mundo ilegal de los perros de pelea, mientras los perdedores son torturados o asesinados. Sin embargo, este tema no es prioritario para la Policía local, denuncian los activistas.

La organización Amigos Pro Animal recibió en 2014 un correo anónimo con un cartel que anunciaba la segunda ‘Convención anual Aguascalientes de Game Dogs’, con 11 peleas entre perros de distintos pesos. Varias quejas ciudadanas referidas a la organización les confirmaron que se trataba de un evento anual clandestino del que muchos animales salían heridos o muertos, por lo que los activistas han solicitado la intervención de las autoridades.

“Hace unas horas tuve una llamada del mismísimo general Bahena en donde me especificaba que es un tema que a él no le interesa, que hay otras prioridades y que el detectar una pelea de perros y hacer una investigación no es prioridad, entonces ya vimos que seguridad Pública no tiene ningún interés”, dijo a EL PAÍS Ana Zavala, presidenta de Amigos Pro Animal, en referencia al secretario de Seguridad Pública del Estado, Eduardo Bahena Pineda.

Los animalistas denuncian un torneo de peleas de perros en México

Hasta el momento ha sido difícil investigar estos hechos porque los ‘peleadores’ de perros nunca han sido captados en flagrancia, y tanto la ciudadanía como los activistas sólo han hallado restos de las peleas cuando ya han concluido: sangre, alfombras, tablas utilizadas como paredes para marcar el ring; así como animales abandonados en la calle con heridas características de una pelea, con huellas de tortura o muertos.

“Cuando son los perdedores de las peleas, son muy características las heridas con las que los encontramos: sin ojos, ahorcados… Son los perros que perdieron la pelea y sus dueños los castigan dejándolos así en la vía pública. La gente que habla para denunciar da indicaciones de la hora y lugar en que ocurrió la pelea, pero cuando denuncian, muchos de los policías dicen que eso no les compete o no hay suficiente personal, y sólo se deja el registro de que una persona denunció una pelea”, explicó la activista.

Sin embargo, el secretario estatal de Medio Ambiente, Jorge Durán, asegura que no hay elementos suficientes para investigar una presunta convención internacional de peleas de perros, razón por la cual la autoridad no ha podido intervenir. “Nos faltan pistas para iniciar las indagatorias, de otra manera estaríamos utilizando recursos del Estado para emprender una cacería de brujas”, agregó en una rueda de prensa Carlos Martín Clemente, procurador estatal de Protección al Ambiente.

Otro elemento de prueba para los animalistas son los blogs en los que los propietarios de perros ganadores relatan los logros de su animal, entre los que destacan un triunfo en “una convención en México”, así como una pelea en el occidental Estado de Jalisco. La mayoría de los canes utilizados para pelea son de raza pitbull y las heridas que les dejan estos enfrentamientos son específicas, así como las torturas a las que son sometidos los perros que pierden, como el ahorcamiento, el abandono para que mueran de hambre y la extracción de los ojos, explica Ana Zavala. Los miembros de su organización han recibido capacitación de la organización estadounidense Humane Society, también defensora de los animales, para detectar este flagelo y rescatar a los animales.

“Todo es como un ritual para ellos, como un deporte, son muy estrictos con sus reglas y parte de éstas es el castigo a los perros perdedores”, señala la animalista.

La asociación civil ha publicado una petición en el sitio Change.org que busca reunir firmas ciudadanas para pedir al Gobernador Carlos Lozano y otras autoridades estatales que investiguen y sancionen estos actos. Ana Zavala advierte que si bien las peleas de perros son ilegales en Aguascalientes y casi en todo el país, su prohibición no está especificada en ninguna ley federal, lo que permite que ‘peleadores’ extranjeros crean que en México es legal y vengan a hacer lo que en sus países está penado.

El Gobierno de Aguascalientes ha negado la existencia de este evento, argumentando que hasta ahora no hay más elementos para presumir su realización, más que el cartel que recibió Amigos Pro Animal. Sin embargo, la Policía estatal ha incluido en sus rondines de vigilancia cualquier actividad que indique transporte de canes, así como en los accesos carreteros y aéreos. "Hasta el momento no ha ingresado al estado ni un solo Pitbull", aseguró José Antonio Zapata, director de Información del Gobierno estatal.

Ante la difusión que este tema ha tenido en redes sociales y medios nacionales, la convención anual de peleas de perros podría aplazarse y llevarse a cabo una vez que haya concluido la Feria de San Marcos, prevé la directora de Amigos Pro Animal.

Más información