Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aprueba la primera reparación de daños por el caso Iguala

Quince meses después de la masacre ocurrida en Guerrero, el Ejecutivo mexicano aprueba el Plan de Reparación integral para la familia de uno de los fallecidos

David Josué García, en una fotografía de 2012.
David Josué García, en una fotografía de 2012.

La familia de David Josué García Evangelista recibirá una compensación por el daño que le causó el asesinato del adolescente. Hace casi 15 meses, el autobús en el que viajaban los Avispones, el equipo en el que jugaba David, atravesó la masacre de Iguala -en el sureño estado de Guerrero- donde murieron seis personas y desaparecieron otras 43. David quedó en medio del tiroteo y murió desangrado frente a sus compañeros. Por esto, el Gobierno federal dará a su familia asesoría jurídica, atención psicológica y dinero.

Será la primera familia en recibir la compensación que por ley corresponde a las víctimas del caso Iguala. Este martes, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) aprobó el plan de reparación para los deudos de García Evangelista, que incluye un asesor jurídico permanente para dar seguimiento al caso; programas de atención psicológica “a los miembros que lo requieran”, becas educativas y una compensación económica, cuyo monto no fue difundido a petición de los familiares, según la Comisión.

El organismo, creado en 2014 para contabilizar a las víctimas en México y regular el Fondo de ayuda para reparar los daños, publicó un comunicado en el que aseguró que la compensación aprobada para Roberta Evangelista y Víctor Manuel García -padres de David Josué- es “un derecho que actualmente tenemos todas y todos los mexicanos, y no un regalo ni un pago para comprar silencios”.

La Comisión asegura que está estudiando y procesando otros casos de víctimas relacionados con la masacre de Iguala, ocurrida entre el 26 y 27 de septiembre de 2014. Su Registro Nacional de Víctimas tiene anotadas a 158 relacionadas con el equipo de los Avispones: 37 directas y 121 indirectas; así como 227 víctimas relacionadas con los normalistas desaparecidos.

‘El zurdito’

El chofer del autobús había resultado lesionado y otro compañero jugador de nombre David, pensábamos que estaba herido, pero después nos enteramos que ya había fallecido.

Este 19 de diciembre, el Gobierno del Estado de Guerrero dio a la cancha del equipo Los Avispones el nombre de David Josué García Evangelista, en honor al jugador de 15 años muerto en medio del tiroteo en Iguala, la noche del 26 de septiembre de 2014.

Ese día, el “zurdito” -como lo llamaban sus compañeros- consiguió uno de sus sueños: la titularidad de los Avispones, y debutó como volante izquierdo frente al FC Iguala. Su equipo ganó el juego y, en el camino de vuelta a casa, se toparon con la muerte. Una de las declaraciones ministeriales de los supervivientes del ataque, contenidas en el expediente de la Fiscalía mexicana sobre el caso Ayotzinapa, relata así los hechos en los el adolescente perdió la vida:

“Salimos de la ciudad de Iguala sin ningún contratiempo (…) rumbo a Chilpancingo, yo iba queriéndome dormir, ya que estaba cansado por el partido, cuando de repente escuché a compañeros gritando que nos tiráramos al piso porque había una balacera y en ese instante oí como cohetes, pero cuando vi unos impactos en el vidrio del lado donde iba mi compañero me aventé al pasillo del autobús con la finalidad de cubrirme. Entonces vi que la ventanilla del autobús empezaba a romperse por una gran cantidad de disparos de arma de fuego (…), yo creí que íbamos a morir todos, de pronto sentí que el autobús se ladeó como si el chófer hubiera dado un volantazo y después quedó estacionado afuera de la carretera. Esperamos a que se fueran los agresores y empezamos a salir como pudimos (…) hasta que nos reunimos todos y ahí me di cuenta que no estaba lesionado, pero sí había compañeros heridos (...) un jugador de nombre David, después nos enteramos que ya había fallecido”.

Más información