Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primer choque entre comunistas y socialistas en el Parlamento portugués

La eliminación de impuestos en 2016 divide al Partido Socialista, al Partido Comunista y al Bloco de Esquerda en el Parlamento

El parlamento portugués aprobó la pasada semana la adopción por parte de las parejas homosexuales
El parlamento portugués aprobó la pasada semana la adopción por parte de las parejas homosexuales. EFE

La primera sesión parlamentaria después de que se haya constituido el Gobierno socialista de António Costa ha mostrado las diferencias entre la nueva mayoría de izquierdas en el Parlamento portugués. Las discrepancias han saltado a raíz de la sobretasa del IRPF, una tasa extra sobre el impuesto de la renta instaurada en 2013, sobre el que los distintos grupos de la izquierda discrepan: los socialistas quieren reducirlo a la mitad en 2016 —actualmente se grava al 3,5%—, mientras que el PC y el Bloco de Esquerda optan por eliminarlo.

La unidad parlamentaria apenas había tenido problemas en su primer mes de legislatura. Unidad para derribar al Gobierno conservador de Passos Coelho, y unidad en medidas sociales, como el aborto, la adopción para parejas homosexuales, la retirada de exámenes escolares a los niños, la eliminación de las pruebas de evaluación de los profesores, o el estudio escolar de la Constitución (aunque ya existe). Unanimidad hasta que aparecieron las iniciativas económicas.

El partido en el poder, el PS, propuso que la sobretasa sobre el impuesto de la renta (IRS,en Portugal), instaurada durante la crisis económica para recaudar más, se rebaje en 2016 del actual 3,5% a la mitad. El PC y el Bloco presentaron sus iniciativas —cada una por su lado— para que esta sobretasa desapareciera totalmente en el próximo año.

En el debate, la portavoz bloquista Mariana Mortágua recordó que sí, que el partido defendió en sus negociaciones con el PS el cese inmediato del impuesto, pero que no pudieron llegar a un acuerdo. “Hay disponibilidad para trabajar específicamente esta materia”. La misma disponibilidad mostró el portavoz comunista, Paulo Sá: “La alternativa requiere un análisis más detallado, con base a datos de naturaleza fiscal relativos al universo de contribuyentes a los que se aplica la sobretasa”.

“Podemos tener nuestras diferencias ”, explicó el portavoz socialista João Galamba. “pero PS, PCP, BE e PEV estamos de acuerdo en que la la eliminación del impuesto es fundamental para la economía, mientras que la oposición considera que solo si lo permite la recuperación de la economía se puede quitar el impuesto”.

Ante la falta de acuerdo legislativo y para que no se expusieran públicamente más sus diferencias, todos los textos se devolvieron sin ser votados a la comisión de trabajo, que estudiará las iniciativas para llegar a una posición común.

Algo similar ocurrió con la revocación de la privatización de los transportes públicos de Oporto y Lisboa. En el pasado julio, el Gobierno conservador del PSD-CDS adjudicó estos servicios a la española Alsa y a la francesa Transdev, por los que el Estado ingresaba 400 millones de euros en diez años.

Los cuatro partidos de izquierda llevaban en sus programas electorales la anulación de la concesión, pero hay diferencias en su futuro dueño. El PS quiere que la gestión sea municipal, y el PC prefiere que sea estatal. En el debate, el diputado socialdemçocrata del PSD Hélder Amaral, recordó a los socialistas que fueron ellos los que privatizaron el metro de Oporto en 2008. Y que, desde entonces, ha ganado pasajeros y no ha tenido un solo día de huelga, a diferencia de los transportes públicos que han sufrido 1.070 huelgas en cuatro años.

Tras la discusión, PS (86 diputados), PC (15), Bloco (19) y Verdes (2) decidieron no votar la propuesta y llevarla a la comisión de Economía, donde intentarán llegar a una posición común.

Más información