Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Passos Coelho nombra Gobierno en Portugal con guiños a los socialistas

El Partido Socialista ha prometido que votará en contra del nuevo Ejecutivo

El primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho.
El primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho. EFE

Portugal es estas semanas el reino de Maquiavelo. Los políticos hilan fino en una situación inédita en los 40 años de democracia. Pedro Passos Coelho (PSD-CDS) ha presentado su nuevo Ejecutivo, aunque la mayoría de izquierdas lo tumbará dentro de unos días, según han anunciado repetidamente el Partido Socialista, el Partido Comunista y Bloco de Esquerda (BE).

La coalición de centroderecha que dirige Pedro Passos Coelho ganó las elecciones legislativas del 4 de octubre al obtener 107 diputados, nueve menos de los necesarios para conseguir la mayoría absoluta. El Partido Socialista obtuvo 86, el BE 19, el PC 17 y el PAN, uno. Por primera vez en décadas, el PC y el Bloco no rechazaron apoyar un posible Gobierno socialista. Los tres han prometido que votarán contra el Gobierno de Passos Coelho.

Aun así, el presidente de la nación, Aníbal Cavaco Silva, del mismo partido que Passos Coelho, decidió el pasado jueves encargar al líder centrista que formara gobierno. Tomó esa decisión porque Passos Coelho fue el más votado y porque el líder socialista, António Costa, no le había presentado un acuerdo firme y estable de la mayoría de izquierdas.

Hoy martes, Passos Coelho ha presentado su nuevo Gobierno, que jurará ante Cavaco Silva el próximo viernes. La sorpresa es la creación de una nueva cartera, la de Cultura, tal y como prometió el PS durante su campaña.

Este guiño al PS es solo el primer detalle de una estrategia del PSD-CDS para demostrar que al PS no le interesa pactar con el centroderecha a pesar de que la coalición acepte gran parte del programa socialista. Su intención es tratar de demostrar que el PS no va a gobernar con su programa, sino con las exigencias de bloquistas y comunistas, mientras que el PSD sí aplicará el programa socialista; es decir, demostrar que al líder socialista António Costa le interesa más ser primer ministro que el programa de su partido.

En la página de Facebook, Costa ha dicho que el Gobierno anunciado "por la derecha es una clara demostración de continuidad sin evolución. Es un gobierno que demuestra una coalición de derecha agotada en sí misma, encerrada en sí misma, sin ninguna capacidad de atracción ni de movilización de la sociedad portuguesa. Es un gobierno sin futuro y con conciencia de ello".

La próxima semana, Passos Coelho presentará ante el Parlamento su programa para los próximos cuatro años, y la mayoría de izquierdas, según han anunciado, lo tumbará, por lo que Passos dimitirá y su Gobierno será el más breve de la democracia portuguesa, si el presidente del país no lo impide.

Cavaco Silva deberá iniciar otra vez consultas entre los líderes parlamentarios y optar por mantener en funciones al nuevo Ejecutivo hasta que se puedan convocar elecciones (mayo-junio) o encargar al socialista Costa la formación de Gobierno.

Más información