Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gloria Villegas: “Rescatar las áreas ocupadas de la UNAM es prioritario”

EL PAÍS entrevista a los candidatos a rector de la Universidad más grande de Iberoamérica, la UNAM. Esta es la cuarta

Gloria Villegas Ampliar foto
Gloria Villegas, aspirante a la rectoría de la UNAM.

Gloria Villegas Moreno, de 69 años, quiere hacer historia en la universidad más grande de Iberoamérica. En los más de 100 años que tiene la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) nunca ha habido una mujer al frente. Su problema es que no es la única aspirante a rector. Rosaura Ruiz, su principal rival, de 65 años, lleva la ventaja de haberse presentado en otras ocasiones y adecuar su currículum para ello. Villegas ha dirigido durante más de 6 años la Facultad de Filosofía y Letras y considera que su visión humanística es el punto fuerte de su candidatura.

Habla despacio y alarga las respuestas de la manera más políticamente correcta posible. A un costado de su despacho se encuentra el Auditorio Justo Sierra (conocido como el Ché Guevara) que lleva más de 15 años ocupado por grupos externos a la universidad y es un foco de narcomenudeo y robos. Ni siquiera cuando se menciona esta situación se sale del guión, aunque reconoce que rescatar los espacios ocupados es una de sus prioridades.

Pregunta. Si usted llega a ser rectora, después de vivir tan de cerca la situación del Auditorio, ¿qué hará con este espacio y con el resto de salones y áreas tomadas en la universidad y en los bachilleratos?

Respuesta. Una de mis prioridades sería rescatar estos espacios pero siempre desde la prudencia, que es la que ha mantenido el rector estos años. Ante todo, se debe evitar las situaciones violentas. Debemos pensar en una estrategia que contenga, para empezar, un análisis de la situación (quienes viven ahí, a qué movimientos pertenecen, cuál es su situación); luego debemos tomar medidas consensuadas y definir etapas. Siempre enfrentándolo con el peso moral de la institución y con el apoyo de los estudiantes. De ninguna manera podemos obviar este tema o tratarlo aisladamente. 

Nos enfrentamos siempre al tema de la gran demanda y que deja fuera a muchos alumnos. Yo apuesto por el sistema a distancia

P. ¿Cree que con la seguridad interna es suficiente?

R. No, no es suficiente. Pero necesitamos encontrar otras vías que se basen en el diálogo. En la UNAM sigue pesando mucho el miedo a que la autonomía se puede quebrar, el recuerdo de la huelga del 99. La universidad, igual que la sociedad, no confía en las instituciones mexicanas.

P. ¿Y qué hará para solucionar los enfrentamientos que se vienen dando recientemente en los Colegios de Ciencias y Humanidades?

R. Los CCH se encuentran en zonas marginadas, se crearon ahí precisamente porque no había oferta educativa. Se pensaron como un detonante de mejora de esos lugares. Por eso son los más vulnerables. Debemos hacer un trabajo consensuado con todas las dependencias, tomar medidas de vigilancia, control de zonas y establecer un diagnóstico. No es fácil porque está permitido que entre gente no matriculada. Una de las cosas más bellas es que cualquiera pueda acercarse y escuchar una clase, pero esto a veces provoca enfrentamientos y violencia en el interior, como los que hemos visto. 

P. ¿Qué fortalezas tiene la universidad?

R.  Ha consolidado la internacionalización a través de vínculos con universidades de otros países. Ha mejorado la movilidad de los estudiantes, ha impulsado proyectos con carácter internacional. Todo esto es muy importante y no hay que dejarlo de lado.

P. ¿Y debilidades?

R. Nos enfrentamos siempre al tema de la gran demanda que tiene la universidad y que deja fuera a muchos alumnos. Pese a ello la matrícula se ha aumentado, y ha crecido en licenciasturas y posgrados que se ofrecen fuera de este campus. Se han abierto un par en Estados Unidos. Y yo apuesto por el sistema a distancia.

P. ¿En qué le gustaría enfocarse como rectora?

R. Aunque la especialización ha traído avances positivos, creo que estamos en un momento de interrelacionar todos los saberes, es decir, de intercomunicar áreas científicas con áreas humanísticas, por ejemplo. Porque es una manera de enriquecernos todos. Además, de impulsar las actividades deportivas, recreativas y artísticas. Y hacer que esto trascienda Ciudad Universitaria y se inserte también en las preparatorias.

P. ¿Qué relación debe tener el rector con el Gobierno mexicano?

Una educación pública y gratuita es fundamental para aprender que la inteligencia va más allá de las condiciones económicas

R. Tiene que ser una relación cordial, de colaboración. Porque detrás de la figura del rector, está toda la institución. Si la UNAM ha sido clave para el desarrollo del país, en estos momentos es fundamental que se posicione desde una perspectiva crítica, pero sobre todo, propositiva.

P. ¿Considera justo el sistema de cuotas?

R. La cuestión de una educación pública y gratuita es algo que debe seguir porque significa una oportunidad igual para todos. Muchos chicos que podrían ingresar en una universidad privada prefieren la UNAM y éstos, que puede que tengan una buena situación económica, viven una experiencia extraordinaria conviviendo con estudiantes de otras condiciones sociales. Es fundamental este sistema para aprender que la inteligencia va más allá de estas cuestiones. 

P. ¿Por qué cree que debe ser usted la primera rectora?

R.  Conozco muy bien la universidad, la he estudiado mucho como historiadora, además de trabajar en ella. He interactuado con profesores y alumnos, por lo que comprendo bien los problemas, que la mayoría provienen de la desconexión entre unos y otros. Además, soy la única que viene específicamente del ramo de las humanidades y la percepción de largo alcance que tenemos los humanistas puede ser de mucha utilidad. Es importante que se escuche la voz de nuestra área de conocimiento.