Passos apela a la estabilidad de Portugal ante el auge de la izquierda

El Bloco de Esquerda ofrece apoyo al socialista António Costa si elimina recortes sociales

El socialista António Costa, durante la campaña electoral en Lisboa.
El socialista António Costa, durante la campaña electoral en Lisboa.Armando Franca (AP)

O yo o el caos. A tres días de las elecciones, el primer ministro portugués Pedro Passos Coelho ha hablado por primera vez de la posibilidad de que haya una mayoría de escaños de izquierdas y, también, de que eso sería “la inestabilidad”. La alerta en el mitin nocturno de la pareja Passos Coelho (PSD)-Pablo Portas (CDS) llega cuando los últimos sondeos muestran un ascenso del Bloco de Esquerda (BE), que incluso llegaría a empatar con el Partido Comunista.

Aunque hay que coger las encuestas con pinzas, es perceptible en la calle la buena campaña de la líder bloquista, Catarina Martins. “La alternativa a la austeridad no es la ‘austeridad moderada’ del Partido Socialista [PS]”, dice la exactriz, que ha hecho su discurso más calmado y concreto.

Bloco de Esquerda es la sorpresa del panorama político portugués. No es Podemos, porque ya existía desde mucho antes, pero sí tiene el apoyo del partido de Pablo Iglesias. Tras obtener 16 diputados en 2009, dos años después perdió la mitad, en favor del Partido Comunista. Ambos siempre han sido vasos comunicantes, pues era difícil percibir sus diferencias ideológicas. Los dos contra todo y con el PS como el peor de los males. En esta campaña, sin embargo, el Bloco se ha diferenciado de los comunistas: no quiere salirse del euro y no hace ascos a pactar con los socialistas.

Retadora y simpática, Martins le lanzó los tejos al socialista António Costa delante de las cámaras de televisión: “Si elimina los 1.600 millones de recortes sociales y el proyecto de despido amistoso, podemos pactar”. Costa no contestó.

Sin respuesta

El líder socialista no contesta, pero tampoco ataca a los partidos a su izquierda, sabedor de que le pueden hacer falta sus escaños para gobernar. Les lanza una rama de olivo y les pide que le critiquen menos a él y más al dúo de centroderecha Passos y Porta, que han gobernado en coalición en estos cuatro años de austeridad.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El baile de los sondeos

El sondeo estático de Marktest da la victoria a la coalición gobernante  PSD-CDS, con un 41% de los votos; seguido del PS, con un 28,6%; PC-Verdes, con un 9,3%; Bloco de Esquerda, con un 8,7%. Fue realizado a principios de campaña.

Según el sondeo diario de Intercampus/b TVI /Público, la victoria también es para PSD-CDS, 38,4%; seguido de PS, 32,1; PC-Verdes, 8,4%; Bloco, 7,9%.

En el sondeo diario de la Universidad Católica /RTP gana el PSD-CDS, 39%; seguido de PS. 34%; PC-Verdes, 10%; Bloco de Esquerda, 8%.

Dado el nivel de indecisos en estos dos últimos sondeos, se considera un empate técnico en caso de que la diferencia sea igual o inferior a 6,2 puntos.

“No hay duda alguna de que el BE está aquí para derrotar a la austeridad”, le contestó Martins. “Para encontrar soluciones nuevas con quien quiera soluciones nuevas”, añadió.

Socialistas, más el Bloco y el PC podrían tener mayoría absoluta en el Parlamento, pero el comunista Jerónimo de Sousa no entra al trapo: “Unos y otros quieren mayorías absolutas para perpetuar la misma política de siempre. Para [Aníbal] Cavaco Silva [presidente de la República] lo importante es salvaguardar la misma política de derechas, independientemente del actor que esté en el Gobierno”.

Para el veterano líder comunista, los socialistas son “los que desencadenaron el ataque a los trabajadores”. Recuerda que fue Mário Soares quien en 1976 aprobó los contratos laborales temporales. “¿Quieren que aceptemos los ataques a los trabajadores y a la Seguridad Social”, arengaba a su público en el cinturón industrial de Oeiras. “¿Quieren que acatemos la sumisión a la Unión Europea, y que vivamos al servicio de la deuda? Con nosotros que no cuenten, que tenemos una sola cara y una sola palabra”. Y por si fuera poco, ahí está su eslogan electoral: “Gente seria”.

Las diferencias entre PS, comunistas y Bloco parecen insalvables a tres días de las elecciones. Es factible que el domingo haya más votos y más diputados de izquierda, pero que eso no se materialice en un Gobierno de izquierdas. Por si acaso, Costa le ha contestado a Passos Coelho: “Conmigo no habrá caos”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS