Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reino Unido registra cifras récord de inmigración

El ministro británico del ramo define el flujo de personas como “insostenible”

La ministra de Interior británica, Theresa May, saluda a los agentes de policía franceses y británicos durante su visita a las plataformas de embarque del Eurotunnel, el 20 de agosto de 2015.
La ministra de Interior británica, Theresa May, saluda a los agentes de policía franceses y británicos durante su visita a las plataformas de embarque del Eurotunnel, el 20 de agosto de 2015.

La migración neta de Reino Unido ha llegado a niveles récords, con 330.000 personas entre abril de 2014 y marzo de 2015, un aumento del 39,4% respecto al mismo periodo de un año antes, según informa el instituto de estadística nacional británico (ONS, en sus siglas en inglés). Las cifras superan en 10.000 personas el récord anterior, de 2005.

Unas 636.000 personas llegaron a las islas en busca de trabajo y nueva vida, mientras que 307.000 emigraron. El ONS destaca que más de la mitad de los recién llegados vienen de países de la Unión Europea, sobre todo de Bulgaria y Rumanía. El aumento neto de inmigrantes se ha sustentado sobre todo en la llegada de trabajadores: unos dos tercios (65.000 de 94.000) ingresaron en Reino Unido con un contrato bajo el brazo.

El tema migratorio fue candente en las últimas elecciones generales, el pasado mayo. Presionado por la derecha por Nigel Farage, el actual primer ministro conservador, David Cameron, fijó como prioridad de su Gobierno una cuota de inmigración neta permitida –calculada sobre la diferencia entre los ciudadanos que llegan y los que se marchan– en 100.000 personas. Entre marzo de 2014 y marzo de este año, sin embargo, la inmigración neta ha sido de 330.000 personas.

De acuerdo con la ONS, fue particularmente significativo el aumento de búlgaros y rumanos, después de que el año pasado se levantasen las restricciones sobre el ingreso de estos ciudadanos al Reino Unido.

Al mismo tiempo, la ONS informó de que más de 25.000 inmigrantes pidieron asilo en Reino Unido en los doce meses hasta el pasado junio, un aumento del 10 % frente al periodo anterior, pero una reducción respecto a 2002, cuando se tramitaron 84.132 solicitudes.

El ministro de Inmigración británico, James Brokenshire, habló de cifras “decepcionantes”. “Tenemos que tener en cuenta la necesidad de la economía” a la hora de valorar este “flujo de personas que en toda Europa ha llegado a niveles nunca vistos desde el final de la II Guerra Mundial”, agregó a la prensa. Estas cifras, dijo, “ponen de relieve la necesidad de que la UE dé mayor atención al fenómeno migratorio”.

Con el foco puesto sobre la crisis migratoria en Calais (Francia), las encuestas británicas han visto dispararse en los últimos días los porcentajes de gente preocupada por el tema de la inmigración. Según el último sondeo de Ipsos Mori, citado por el The Guardian, más del 50% de los electores británicos lo considera el mayor problema del país, ocho puntos más que en la anterior medición.

El Gobierno de Cameron quiere presentar antes de que termine el año un proyecto de ley para combatir la inmigración ilegal, con medidas como la confiscación de los salarios de los inmigrantes que estén en situación irregular.