Nuevas detenciones tras las explosiones en Tianjin

Las autoridades abren nuevas investigaciones por "violaciones de la disciplina y las leyes", el eufemismo para hablar de corrupción

China ha añadido nuevas detenciones a la lista de altos cargos arrestados tras las gigantescas explosiones en Tianjin del pasado día 12, en las que murieron al menos 114 personas y más de 700 quedaron heridas. El órgano disciplinario del Partido Comunista ha anunciado la apertura de una investigación contra Xiong Yuehui, director del Departamento de Ciencia, Tecnología y Estándares del Ministerio de Medio Ambiente.

En un sucinto comunicado, la Comisión Central para la Investigación sobre la Disciplina ha indicado que se sospecha de Xiong por posibles “violaciones graves de la disciplina y las leyes”, un eufemismo que el régimen chino emplea habitualmente para referirse a la corrupción. Es la misma acusación que pende sobre el director de la Administración de Seguridad Laboral, Yang Dongliang, del que la temida Comisión anunció el martes que se encontraba bajo su custodia.

La Comisión, encargada de investigar internamente las posibles irregularidades de los funcionarios chinos, no ha indicado directamente que las pesquisas guarden relación con las explosiones de Tianjin. Pero Yang fue funcionario municipal de esa metrópoli, de más de 10 millones de habitantes, durante 18 años y llegó a ser teniente de alcalde y secretario general local del Partido Comunista antes de su promoción a la Administración de Seguridad Laboral.

Más información
Tianjin confirma que había 700 toneladas de sustancia tóxica
Detenidos 10 directivos de la empresa por la explosión de Tianjin
El cómo y por qué de la explosión de Tianjin es aún una incógnita

Una vez que los funcionarios chinos quedan bajo la custodia de la Comisión, permanecen en paradero desconocido y aislados de su familia en el procedimiento conocido como shuanggui. Si los investigadores encuentran indicios de delito, algo que ocurre la mayoría de las veces, el detenido pasa a ser responsabilidad de la Fiscalía para ser sometido a juicio.

Además de Xiong y Yang, las autoridades chinas investigan también a varios funcionarios de rango intermedio en el distrito portuario de Binhai, donde ocurrió la explosión, ante las sospechas de que pudiera haberse dado un trato de favor a Ruihai, la empresa propietaria del almacén de productos tóxicos donde se produjeron los estallidos. Los medios chinos han apuntado que la compañía operó durante ocho meses sin licencia para manejar sustancias peligrosas. El almacén también se encontraba a medio kilómetro de edificios de viviendas, la mitad de la distancia mínima que estipula la ley china. Una decena de ejecutivos de la firma, entre ellos su presidente y vicepresidente, también se encuentran bajo custodia policial.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La agencia oficial de noticias china, Xinhua, publica hoy que los propietarios de la empresa ocultaron sus acciones en Ruihai a través de testaferros. Uno de los dueños, Dong Shexuan, de 34 años y que posee el 45% de la compañía mediante un antiguo compañero de escuela, es hijo del antiguo jefe de Policía del puerto de Tianjin.

“Tengo contactos en la Policía y el Departamento de Bomberos. Cuando tuvimos que pasar una inspección de incendios, me reuní con funcionarios de la Brigada de Bomberos del puerto. Les di la documentación y al poco ellos me dieron el visto bueno”, ha reconocido Dong, según cita Xinhua.

Los servicios de emergencia continúan las labores de limpieza de las cerca de 3.000 toneladas de sustancias tóxicas que han reconocido que se encontraban presentes en la zona en el momento de las explosiones. Las autoridades municipales reiteraron este miércoles que tras las lluvias del día anterior no se han detectado as autoridades medioambientales locales dijeron hoy que no se han registrado restos de cianuro de sodio, uno de los productos nocivos más peligrosos de los presentes, y no hay concentraciones peligrosas de elementos dañinos en el aire.

Pese a ello, algunas personas que se encontraban en la zona de Binhai el martes durante las lluvias han mencionado la presencia de una espuma blanca en el suelo tras la lluvia y una sensación de picor o quemazón en la piel.

Sobre la firma

Macarena Vidal Liy

Es la corresponsal de EL PAÍS en Asia. Previamente trabajó en la agencia EFE, donde ha sido delegada en Pekín, corresponsal ante la Casa Blanca y en el Reino Unido. También ha cubierto conflictos en Bosnia-Herzegovina y Oriente Medio como enviada especial. Es licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS