Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia rescata del mar a casi 4.000 migrantes en solo tres días

El buen tiempo impulsa un éxodo desde la costa del norte de África que parece imparable

Supervivientes de un naufragio, en abril
Supervivientes de un naufragio, en abril AFP

La afluencia de migrantes que intentan llegar a Europa no se detiene. La Guardia Costera italiana ha socorrido en tan solo tres días a 3.917 personas en el mar. Un total de 887 fueron auxiliadas el 30 de julio; 1.230 el 31 de julio, y otras 1.800 el 1 de agosto, en distintas operaciones de salvamento desplegadas en el Mediterráneo. El buen tiempo del verano impulsa un éxodo desde la costa del norte de África que parece imparable.

Las altas temperaturas animan a los migrantes a cruzar el Mediterráneo e intentar alcanzar las costas italianas desde el norte de África. En solo tres días han sido rescatadas casi 4.000 personas, y en la última semana la cifra alcanza los 7.000. En las operaciones de salvamento coordinadas por la Guardia Costera italiana han sido hallados también los cadáveres de 21 personas.

Todos los fallecidos habían muerto a bordo de las embarcaciones en las que viajaban cuando llegaron los guardacostas para socorrerlos. Dos fueron hallados el pasado viernes por una nave de la Guardia Costera, mientras que otros cinco fueron rescatados el sábado por la nave Bourbon Argos de Médicos Sin Fronteras a unas 30 millas de la costa de Libia.

Otras 14 personas fueron encontradas sin vida el pasado martes por la nave militar irlandesa L. E. Niamh, del dispositivo comunitario de vigilancia Tritón. Dado que en los cuerpos no había signos de violencia, las autoridades italianas se plantean la posibilidad de que sus muertes se deban al fuerte calor y al hacinamiento en la embarcación en la que viajaban con otras 500 personas.

De los rescatados, más de 2.700 fueron socorridos entre el martes y el miércoles, mientras que el jueves los guardacostas asistieron a casi 900 personas y al día siguiente a 1.230. Las cifras continuaron en aumento el fin de semana, con la llegada a puerto de otros 1.800 socorridos.

Para Médicos Sin Fronteras, estos datos ponen de evidencia la magnitud del problema migratorio en el Mediterráneo. La organización, que tiene tres naves de rescate en la zona, espera un “gran volumen de llegadas” en las próximas semanas, debido al buen tiempo.

“Es lo que se veía venir, una muerte anunciada”, lamentó este domingo la coordinadora del barco de rescate Dignity I de Médicos Sin Fronteras, Paula Farias. En verano, explicó, el mar está más calmado, lo que incrementa los intentos de cruzar a Italia. Además, la situación ha empeora porque “este año hay muchos más refugiados sirios, y porque el deterioro de Libia ha sido mayor y las redes de tráfico de personas están más establecidas”.

Italia se enfrenta al problema que supone dar acogida a los inmigrantes que llegan a sus costas y lo hace con centros que están sobrecargados, con un total de 86.000 personas. Con las últimas llegadas, el Ministerio del Interior ha anunciado la creación de 10.000 nuevas plazas “de manera temporal”.