Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tribunal libio dicta pena de muerte para un hijo de Gadafi

Saif el Islam es condenado por crímenes cometidos durante la revuelta de 2011

Saif el Islam
Saif el Islam Gadafi, hijo del fallecido dictador libio, en la prisión de Zintan en 2014. Reuters

Un tribunal libio condenó este martes a muerte a Saif el Islam, de 43 años, segundo hijo de Muamar el Gadafi, por la represión violenta de las revueltas de 2011. Junto a Saif, fueron también condenados otros ocho acusados, entre los que se encontraban el exjefe de los servicios secretos del dictador, Abdullah Senussi, y el ex primer ministro libio, Baghdadi al Mahmudi. Los tres fueron acusados, entre otros cargos, de genocidio durante el levantamiento popular contra Gadafi, que fue asesinado en octubre de 2011 durante las revueltas. Los condenados pueden interponer recurso de apelación.

¿Qué ha sido del clan de Gadafi?

Safiya Gadafi, madre de siete de los ocho hijos de Gadafi, vive en Argelia, donde se refugió tras la toma de Trípoli por los rebeldes.

Al-Saadi el Gadafi, tercer hijo del exlíder libio, empresario y exfutbolista, compareció en un tribunal de Trípoli en mayo por cargos de asesinato.

Hannibal Gadafi, quinto hijo de Gadafi, huyó en agosto de 2011 a Argelia, donde se le concedió asilo.

Aisha Gadafi, única hija del coronel, se refugió en Argelia con su madre y sus hermanos Hannibal and Mohammed.

Seif al Islam fue juzgado en ausencia, ya que supuestamente se encuentra en la sureña localidad de Zintan, bajo arresto domiciliario y en manos de una milicia local opuesta a Trípoli. Amnistía Internacional, quien hizo un llamamiento en 2014 para que el reo fuera juzgado por crímenes contra la humanidad por la Corte Pena Internacional de La Haya, criticó este martes el veredicto por falta de imparcialidad judicial.

La noticia llegó en medio de duros combates en la ciudad de Bengazi, donde se enfrentan los dos Ejecutivos que han partido el país en dos. “Los libios han perdido sus trabajos, sufren largos cortes de electricidad y están vendiendo sus pertenencias para poder llegar a final de mes. Así que el juicio de Saif el Islam es algo que, dada la coyuntura de guerra, importa a muy pocos”, dijo la experta libia Majdalene Bentaher, jefa de misión del Institute for War & Peace Reporting (IWPR) en Líbano.

El Gobierno de Abdullah al-Thini, reconocido por la comunidad internacional y con base en Tobruk, se opone al Consejo General Nacional, ejecutivo paralelo liderado por una milicia de corte islamista asentada en Trípoli. Al-Thini cuenta con el respaldo de Egipto y Emiratos Árabes Unidos, mientras que Turquía y Qatar avalan al Consejo con base en Trípoli. Este último fue el que dictó sentencia contra el hijo del depuesto Gadafi.

La multitud de milicias libias divididas entre ambos bandos ha desembocado en luchas intestinas. Del caos surgido del enquiste de la guerra civil se nutren los hombres de Abu Baker el Bagdadi, con una creciente presencia del Estado Islámico en las ciudades de Sirte (oeste) y en Derna (en el este del país).

Más información