Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Portugal elegirá nuevo parlamento el 4 de octubre

El Partido Socialista parte como favorito, aunque sin mayoría absoluta

El presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, ha convocado elecciones legislativas para el 4 de octubre. Desde la Revolución de 1974 será la 14ª ocasión en que el pueblo portugués elige a sus representantes en el Parlamento, pero solo la quinta en que se ha cumplido completo su mandato de cuatro años.

El presidente de la República, en una alocución televisada, pidió a los portugueses que respaldaran a un gobierno con "apoyo mayoritario", porque, dijo, es lo que tienen 26 de los países de la UE, y lo que da un gobienro "estable y duradero". Su anuncio fue, pues, contra el PC, que ya ha anunciado que no va a pactar con el PS.

En estos cuatro años de gobierno de la coalición del socialdemócrata PSD y el centro derecha CDS, el país ha estado intervenido tres años por la troika, ya que el año anterior bajo, el gobierno socialista de José Sócrates, firmó con Bruselas el plan para el rescate financiero del país. El PSD-CDS se enfrentará en las urnas al juicio de los ciudadanos por las medidas de recortes adoptadas y fuertes subidas de impuestos, tanto directos como indirectos, tanto para las personas como para las empresas. La coalición intentará convencer a los portugueses que, gracias a su gobierno, Portugal no es Grecia.

Prácticamente en todos los sondeos se da como ganador al Partido Socialista, que el pasado año cambió de líder (António Seguro fue sustituido en primarias por António Costa), pero con un margen insuficiente para gobernar con mayoría absoluta. Según el último sondeo de julio, ganaría el PS con el 36,7% de los votos, por delante de la coalición gobernante, con el 34,6%; seguidos por la coalición CDU, que es la suma del Partido Comunista y Partido Verde, con el 10,2%; y ya muy por detrás quedarían, según la encuesta, el Bloco de Esquerda (4,8%), el partido unipersonal PDR de Marinho e Pinto, con el 2,5% y Livre, también de izquierdas, con el 1,8%.

El problema permanente para los socialistas es que el PC portugués -marxista, leninista y demás- se niega a cualquier pacto, así como el BE. Su única posibilidad de alianza es con Livre, pero apenas sumaría, con sus escasos dos escaños previsibles.

La situación es similar en el caso de la coalición de centro-derecha, dirigida por el actual primer ministro Pedro Passos Coelho y su vice primer ministro, Paulo Costas; entre PSD y CDS no van a sumar mayoría, por lo que todos ya apelan al electorado para un voto útil que les permita gobernar y así evitar una convocatoria prematura de elecciones, que desde la Revolución de Abril de 1974, ocurrió en nueve ocasiones.

La situación económica de los portugueses y Grecia serán los ejes de la campaña. El PC solicita la salida del euro; el BE y Livre, no, pero sí el perdón de deuda y el fin de la austeridad. Toda la oposición ha sido muy crítica con la dureza del primer ministro en las negociaciones de Grecia con las autoridades financieras europeas, que hoy ha refrendado Jean-Claude Junckers. En una entrevista a Le Soir, el presidente de la CE, declara que Portugal se negó a que se aliviara la deuda de Grecia hasta que no celebraran las elecciones en el país.

En legislativas de 2011, la victoria fue para el PSD con el 38,6% de los votos, seguido del PS, 28%, CDS, 11,7%, CDU, 7,9% y Bloco de Esquerda, 5,17%, las únicas cinco candidaturas de las 17 presentadas que consiguieron algún escaño.