Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guatemala elige a un juez del Constitucional como vicepresidente

Alejando Maldonado sustituye a Roxana Baldetti, que dimitió por denuncias de corrupción

Alejando Maldonado
Los diputados discuten por la terna de posibles vicepresidentes. EFE

Alejandro Maldonado Aguirre, de 79 años, fue escogido este jueves como vicepresidente de Guatemala, cargo que ocupará hasta el 14 de enero de 2016, el fin de legislatura. La elección se ha producido en medio de una creciente desconfianza por las maniobras retardatorias del presidente Otto Pérez para definir a la terna que debía enviar al Congreso para elegir al que ocuparía la segunda magistratura del país.

Su elección fue abrumadora, recibió 115 votos a favor mientras que sus rivales, Adela Torrebiarte y Adrián Zapata, sólo obtuvieron 10 y dos de manera correspondiente. 

Maldonado Aguirre, de 79 años, es un jurista con amplia trayectoria política, siempre enmarcado en la derecha tradicional. Fue concejal de la Municipalidad de Guatemala en 1956. Diputado al Congreso por el anticomunista Movimiento de Liberación Nacional (MLN). Se desempeñó como ministro de Educación durante el gobierno del general Carlos Arana Osorio (1970-1974). Para las elecciones viciadas de 1982 participó como candidato presidencial por el Partido Nacional Renovador (PNR), que representaba una opción de "derecha civilizada" en medio de la polarización de la Guerra Fría. La burda manipulación de esos comicios, que dieron la victoria al oficialista general Aníbal Guevara, provocó el golpe de Estado que llevó a Ríos Montt al poder.

En los primeros comicios libres celebrados en décadas, en 1984, consiguió un escaño en la Cámara que redactó la carta Magna en Vigor.

Hasta su elección este jueves como vicepresidente de Guatemala, Maldonado Aguirre se desempeñaba como magistrado del Tribunal Constitucional donde su actuar ha sido duramente cuestionado por decisiones como: apoyar abiertamente la anulación de la sentencia por genocidio en contra del general Efraín Ríos Montt (2013), así como acortar el periodo de la fiscal Claudia Paz y Paz (2014), incómoda para el gobierno de Pérez Molina. También recibió fuertes críticas por haber avalado la elección de magistrados para la Corte Suprema de justicia que habían sido señalados por tráfico de influencias por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y la misma embajada de Estados Unidos.

Maldonado Aguirre ha sido cuestionado por apoyar la anulación de la sentencia por genocidio en contra del general Ríos Montt 

No obstante, su elección a la Vicepresidencia ha sido calificada como aceptable por analistas como Edgar Gutiérrez quien, en declaraciones para EL PAÍS, calificó a Maldonado como "un hombre de Estado con el perfil necesario para guiar la transición que vive Guatemala en la actual coyuntura". "Es un gran negociador", añadió para decir que su trabajo deberá consistir en promover leyes que faciliten la transparencia en los negocios del Estado.

La activista Hellen Mack señaló que la elección se hizo en estricto apego a la legalidad y que lo que la ciudadanía espera es que, a partir de ahora, el Gobierno empiece a dar señales serias de lucha contra la corrupción. "Esperemos que dé la talla, que esté a la altura", dijo, para añadir que su elección no es para echar las campanas al vuelo. "En la medida en que no se den señales claras de una lucha firme, el pueblo seguirá en las calles". En el mismo sentido se pronunció el presidente de la todopoderosa patronal, Jorge Briz, quien recalcó que la principal tarea de Maldonado Aguirre será promover las acciones necesarias para garantizar la transparencia en los negocios del Estado.

Se esperaba que esta elección se hiciera la noche del martes, pero en la terna original se incluyó al actual ministro de Trabajo, Carlos Contreras, quien, en razón de su cargo, tenía impedimento para ser elegible. Minutos antes de la sesión, Pérez Molina hizo llegar una nueva terna que, en sustitución de Contreras, incluía al diputado oficialista Oliverio García Rodas cuyo escaño, en caso de ser elegido, lo ocuparía Daniela Beltranena, del círculo íntimo de Roxana Baldetti, quien dimitió por denuncias de corrupción y a quien sustituirá Maldonado.

La maniobra, con resabios de inteligencia militar, parecía destinada a favorecer los intereses de Baldetti, en la medida en que Beltranena sería inmediatamente beneficiaria de la inmunidad propia de su cargo, lo que le impediría investigarla. Beltranena estuvo con la exvicepresidenta en Corea del Sur, por lo que podría tener información de cómo esta alertó y facilitó la huída de Juan Carlos Monzón, su secretario privado, en búsqueda por la Interpol al ser señalado de liderar una mafia que expoliaba al Estado desde las aduanas.

Más información