Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición de centro gana las elecciones generales en Finlandia

Los resultados provisionales arrojan un empate técnico en el segundo lugar entre conservadores y eurófobos

Los resultados provisionales de las elecciones  elecciones al Parlamento de Finlandia (Eduskunta) celebradas este domingo confirman los pronósticos de los sondeos de opinión. Con el 94% de los votos escrutados, el Partido del Centro —hasta ahora la cuarta fuerza política del país— obtendría el 21,7%, seis puntos más que en 2011 y casi cuatro por delante del conservador Kokoomus (17,9%), una de las dos formaciones que integran el Gobierno saliente.

Su socio de coalición, el Partido Socialdemócrata, lograría el 16,5%, con una pérdida de 2,6 puntos respecto a los comicios anteriores. Por su parte, los Auténticos Finlandeses, el grupo ultranacionalista, eurófobo y populista, conseguirían el 17,6%, sólo 1,5 puntos por debajo de su marca de 2011.

El líder del Partido del Centro, Juha Sipilä, esta llamado a formar el futuro Gobierno de coalición. Ingeniero de 54 años, hizo fortuna durante las dos décadas que dirigió empresas tecnológicas.

"No es relevante qué partido llega en segundo o tercer lugar. Lo importante es construir confianza mutua y después elaborar un programa de salvación nacional; y solo en tercer lugar están estos resultados electorales", declaró a este periódico el líder centrista.

El líder populista de los Auténticos Finlandeses, Timo Soini, no desaprovechó la noche electoral para proponerse para el futuro Gobierno, pese a que ha perdido 1,5 puntos porcentuales respecto a los comicios de 2011. "Reconozco que el Partido del Centro ha hecho un buen trabajo en la oposición. El pueblo ha votado por ellos y el pueblo no se equivoca" declaró Soini  a la televisión pública.

Por su parte, Antti Rinne, líder de los socialdemócratas, reconoció su derrota pues su partido perdió 2,6 puntos en relación a los comicios de 2011. Rinne declaró que no está dispuesto a formar gobierno con los conservadores. "No se pueden llevar a cabo políticas constructiva con gente que no respeta los acuerdos". Esta negativa le abriría las puerta del Gobierno a los eurófobos de Soini.

"No hay tiempo para celebraciones. Tenemos que ponernos a trabajar mañana. Tenemos la tarea de crear 80.000 puestos de trabajo", declaró Juha Sipilä al concluir la noche electoral.

La economía finlandesa pasa por lo largo periodo de crecimiento negativo y por un rápido endeudamiento. La economía centró todos los debates durante la campaña. Uno de los grandes temas es la recuperación de la competitividad pues el país nórdico ha perdido un 10% de competitividad en el ultimo lustro.