Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición de centro se perfila como ganadora en las elecciones finlandesas

Los conservadores, socialdemócratas y eurófobos se disputan la segunda plaza en los comicios de este domingo

Alexander Stubb, Juha Sipila, Timo Soini y Antti Rinne, de la izquierda hacia la derecha, posan tras el debate televisado de este jueves.
Alexander Stubb, Juha Sipila, Timo Soini y Antti Rinne, de la izquierda hacia la derecha, posan tras el debate televisado de este jueves. ap

Finlandia celebra este domingo unas elecciones legislativas en las que el Partido de Centro, actualmente en la oposición, se alzaría con la victoria, según las encuestas. El histórico partido aventaja por cinco puntos a las tres formaciones que se disputan la segunda plaza, el Partido Conservador (Kokoomus), el Partido Socialdemócrata -ambos en el actual Ejecutivo- y la formación eurófoba de Los Auténticos Finlandeses, que se prepara para entrar en el Gobierno.

El líder de los Auténticos Finlandeses, Timo Soini, ha rebajado su irreverente retórica pero sigue sin dar concesiones a la UE. Soini aseguró en el último debate televisado, este jueves, que “una de las primeras medidas del futuro Gobierno sería disminuir en un 50% el pago neto de Finlandia a la Unión Europea”. Finlandia pagó a la UE, en 2013, tan solo 604 millones de euros.

El sistema político finlandés está muy fragmentado y es muy posible que el próximo Gabinete esté compuesto por tres o cuatro partidos. Soini ha trabajado duro para ser aceptado en sociedad, algo que no le han puesto fácil varios parlamentarios de su grupo que han generado polémicas por cuestiones relacionadas con la inmigración.

El extraordinario resultado de Soini en las legislativas de 2011, que lo auparon como tercera fuerza política, se cimentó en su rechazo a los rescates económicos para Grecia y Portugal. Ahora sin embargo no es tan directo. Consultado por este periódico sobre si Grecia sigue siendo un obstáculo para su entrada en el Gobierno, Soini responde con evasivas: “Grecia tiene que cumplir con sus compromisos, y comenzar a pagar su deuda. En Finlandia en dos ocasiones hemos pagado compensaciones de guerra y en una ocasión hemos rescatado a nuestro sistema bancario de una quiebra. Todo esto sin ayuda de nadie”, recalca el líder populista.

Soini calificó sus excelentes resultados de 2011 como “el gran golpe”. Logró 39 representantes en el Parlamento unicameral (Eduskunta) de 200 escaños. En los comicios de 2007 había logrado cinco escaños. Su grupo parlamentario es tan numeroso que le corresponde presidir una de las comisiones importantes de la Cámara. Soini ha sido presidente de la de Asuntos Exteriores. Los analistas coinciden que Soini aspira a ser el próximo ministro de Relaciones Exteriores.

Grecia tiene que cumplir con sus compromisos, y comenzar a pagar su deuda", dice Soini

El ala radical de los Auténticos Finlandeses está liderada por el europarlamentario Jussi Halla-Aho. Soini mantiene a Halla-Aho a una distancia prudencial en Estrasburgo para no tener aliados incómodos en la campaña. Halla-Aho ha sido condenado por una corte de Helsinki por incitación a la violencia y atentar contra la convivencia religiosa al proclamar en su blog que "el Profeta Mohamed fue pedófilo". En esta oportunidad Soini tampoco ha invitado a la campaña a su amigo y líder de los eurófobos británicos del UKIP, Nigel Farage, como hizo hace cuatro años.

Mientras que Farage promete "liberar" el Reino Unido del yugo de la Unión Europea, Soini ya no se plantea la salida de Finlandia de la UE. "En todo caso", apunta, "la UE debe permanecer como una asociación de libre comercio y en ningún caso convertirse en un ente federal". Con los años, Soini ha cambiado su despectivo "no debemos pagar los desajustes de esos vagos del sur" por un humor chabacano:  "Donde está la Unión Europea, están los problemas. Y hasta ahí irá Timo Soini a resolverlos".

Soini, de 52 años, ha dirigido su formación política enr los últimos 18 años. El líder se autodefine como un fervoroso nacionalista que siente las políticas de defensa y seguridad muy cerca de su corazón. Sobre este campo también es muy crítico con la UE. "La política exterior y de seguridad de la UE no funciona ni se ve, y los destacamentos de acción rápida no son más que un chiste", dice el líder de los Auténticos Finlandeses.

El otro gran tema que hermana a los nacionalistas radicales fineses con los británicos del UKIP es la política de inmigración. A pesar de que Finlandia no tiene una política de inmigración de tolerancia como su vecina Suecia, Soini y su partido son muy críticos con la política oficial.

Durante la campaña Soini ha tenido dificultades para clarificar la política de su partido sobre este tema. El arquitecto de la política de inmigración del partido fue Jussi Halla-Aho, que promulga poner precio a los inmigrantes. Según el partido, cada migrante tiene un coste o produce beneficios. "Mientras los inmigrantes alemanes o británicos producen beneficios para Finlandia, los somalíes son una pesada carga", dice el programa. El documento ha sido seriamente criticado pues olvida la naturaleza humanitaria de ciertos grupos migratorios y de las obligaciones internacionales contraídas por Finlandia. "Ponerle precio a las personas es de muy mal gusto, además de que no se corresponde con nuestro tiempo", dice Markus Jäntti, profesor de Economía de la universidad de Estocolmo.

En la recta final de la campaña, los tres partidos que se disputan el segundo puesto están separados sólo por un punto. El líder populista aprovechó hasta el último momento para tratar de arrebatar votos a la socialdemocracia. "Somos el único partido, el único movimiento verdaderamente popular de Finlandia", apuntó Soini en el último debate televisivo.