“Mi corazón está con ellos”

Cientos de feligreses se han reunido este sábado en una catedral situada a 40 kilómetros del lugar del siniestro para rendir homenaje a los 150 fallecidos

Dos asistentes encienden velas durante la misa celebrada en Digne-les-Bains.
Dos asistentes encienden velas durante la misa celebrada en Digne-les-Bains.EFE

"Estamos sumidos en la tristeza, incapaces de comprender lo que ha sucedido". Con estas palabras, el arzobispo Jean-Philippe Nault se ha dirigido este sábado a unas 500 personas en la catedral de Notre-Dame-de-Bourg, a unos 40 kilómetros del lugar del siniestro, para rendir un homenaje a los 150 fallecidos, 50 de ellos españoles. 

Más información

Bajo una atmósfera de luto, el arzobispo habló con sentimientos de dolor y confusión por la tragedia. "Tengo fuertes sentimientos de injusticia", dijo. "He venido para tenderos mi afecto y mi amistad", añadió a los presentes, algunos de ellos familiares. 

Los vecinos de los alrededores también se han acercado para expresar su dolor y su afecto a las vítcimas, principalmente alemanes y españoles, que han sido los que mayoritariamente han viajado a la zona. "Hemos recibido llamadas de muchos residentes que se han ofrecido a ayudarnos a traducir", ha asegurado Florencia Beaquis, una empleada del Ayuntamiento de Digne. 

Según los responsables de la región de los Alpes, cerca de 1.300 ciudadanos se han acercado en las últimas horas de forma espontánea para apoyar a los familiares de las víctimas. "Mi corazón está con ellos", afirmó una mujer de 81 años. "Esto es algo incomprensible", añadieron, Francis y Michele, vecinas de una aldea cercana al lugar de la catástrofe.  

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción