Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colas en Francia para comprar la edición especial de ‘Charlie Hebdo’

El semanario satírico se agota en minutos en muchos puntos de venta

Un hombre lleva su ejemplar del semanario.

Y’a plus!”. “¡No queda!”. La frase se repite desde primera hora de la mañana en todos los quioscos de Francia, sin necesidad si quiera de especificar. Los 700.000 ejemplares que ha sacado este miércoles a la venta el semanario satírico Charlie Hebdo, el de los supervivientes, el primero desde la masacre de la semana pasada, se ha agotado en apenas unas horas en todo el país. En algunos puntos de gran afluencia han volado en menos de media hora. Largas colas esperaban desde la madrugada la apertura de las tiendas de diarios, poco acostumbradas a esta expectativa. La revista ha anunciado que la tirada, inicialmente prevista en tres millones repartidos en varios días, aumentará a cinco millones y se repartirá hasta el día 19. Habitualmente, vende unos 60.000 ejemplares.

“Llevo dando vueltas desde las seis de la mañana y no quedan en ninguna parte”. Nathalie, gestora de seguros de 47 años, ha conseguido después de dos horas reservar un número en un quiosco de la Place des Fêtes, en un barrio popular del noreste de París, pero por si acaso se ha acercado a otro puesto no muy lejos, en Jourdain, a ver si había más suerte. “Resulta que no les han entregado los números de Charlie Hebdo a saber lo que ha pasado, igual los han robado para venderlos luego más caros”.

Unos cientos de metros más lejos, dentro de una librería-quiosco, un dependiente desbordado intentaba explicar a los clientes que no tenía la culpa de que no le quedaran. “Ya va la tercera persona que me pide explicaciones, no hace ni una hora que he abierto y no puedo más”, suspiraba. “Volved el jueves y el viernes, tendremos más números y menos gente”, añadía, para intentar calmar los ánimos. “Los clientes preguntan dónde está su Charlie y algunos están bastante enfadados”, comentaba Samir, de 30 años, quiosquero en Barbès. “A las seis de la mañana había una cola de unas 30 personas, no nos pasa nunca, estoy agotado”.

La misma escena se podía ver desde la madrugada en diferentes puntos de ventas de toda la capital. “Supongo que no les queda… ¿les llegan algunos mañana? ¿se puede reservar?”. En Belleville, Marie, de 35 años, escritora de cuentos de niños, había reservado. “Estoy muy embarazada y no tengo fuerzas para recorrerme todos los quioscos. Pero no es la misma persona que ayer y no me lo han guardado. Está claro que tres millones de ejemplares no son suficientes”. Marie había intentado también abonarse por Internet a la revista, que llevaba años sin leer, pero le indicaron por correo que la demanda era tal que el equipo no podía gestionar de momento todas las solicitudes.

Cartel de "Agotado" en un quiosco en Dunquerque (Francia). ampliar foto
Cartel de "Agotado" en un quiosco en Dunquerque (Francia). AFP

Como un gesto de solidaridad, los franceses se han volcado con la publicación satírica de humor ácido, que hasta hace dos semanas estaba en peligro de extinción por falta de ingresos. Pero no son los únicos que buscaban por todas partes a Charlie. Sergio, un francés de origen italiano ahora instalado en Sitges, de 58 años, ha recibido un encargo de un amigo español. No ha tenido éxito. “Mañana vuelvo”, decía. En los Campos Elíseos, turistas y trabajadores de la zona han probado suerte también en los numerosos puestos que salpican la avenida pero aquí también era preciso madrugar mucho. “Hay un diario italiano que publica el semanario en suplemento, se lo he pedido a mi familia porque veo que aquí está complicado”, comentaba Chiara, una italiana de 40 años instalada en la capital francesa.

Jean, que lleva más de 10 años vendiendo la prensa en otro punto de los Campos junto a souvenirs de París, se lo tomaba con mucho humor. “Normalmente, recibo dos Charlie Hebdo y, si tengo suerte, vendo uno”, comentaba. Como sus compañeros, se encontró con una fila de decenas de personas cuando abrió que se llevaron los 25 ejemplares en minutos. “Los tres cuartos nunca han leído Charlie Hebdo…”.

Minutos después de las diez de la mañana, los profesionales anunciaban que la revista se había agotado en todos los puntos de venta del país y Charlie Hebdo decidía aumentar su tirada. Justo en ese momento, la entrega de los ejemplares extraviados en el quiosco de Jourdain se realizaba finalmente. Una sorpresa inesperada para los vecinos que pasaban por allí. En unos minutos, los 150 números habían desaparecido. “He visto que había cola entonces me he parado. Antes de salir de casa, oí en la radio que no quedaban. ¡Qué suerte he tenido!”, comentaba un señor mayor, con su Charlie Hebdo en mano.

Más información