El último ‘Charlie Hebdo’, a subasta en Internet

Los ejemplares del número anterior al atentado de la revista satírica se venden por cientos de euros en pujas en la red

Último ejemplar publicado de 'Charlie Hebdo', fechado el 7 de enero.
Último ejemplar publicado de 'Charlie Hebdo', fechado el 7 de enero.EL PAÍS

Michelle de Vérout, jubilada de 68 años, se ha acercado el sábado por la mañana a la sede de Charlie Hebdo a rendir su tributo a la revista satírica y a las 12 víctimas de la matanza terrorista del miércoles. "Nunca pensamos que la estupidez pudiese llegar tan lejos", asegura. De Vérout explica que Charlie ha formado parte de su vida y que guarda en su casa la colección completa de todos los números, "incluso el del baile trágico de Colombey". Se trata de la edición del 16 de noviembre de 1970 de la revista Hebdo Hara-Kiri, censurada porque ironizaban sobre la muerte del general De Gaulle. De aquella prohibición surgió como respuesta Charlie Hebdo. Sin embargo, sólo le falta un número en su colección, el último, el 1177, que acababa de salir a la calle cuando los hermanos Kouachi asesinaron a los principales dibujantes de la publicación.

"Lo venden a 350 euros en eBay, pero no voy a pagar esa cantidad. No es por lo dinero: es por principios, eso no es Charlie Hebdo", señala. Un vistazo a la página de pujas por Internet muestra que se queda corta. Ese ejemplar marcado por la tragedia, con una caricatura del escritor Michel Houellouebecq en su portada, se está subastando por precios de salida que van desde los 800 hasta los 2.200 euros. "No nos dimos prisa en bajar al kiosko, porque nunca se agota. Y nos quedamos sin él", prosigue. Charlie Hebdo pasaba por un momento de apuros económicos, dado que no acepta publicidad ni subvenciones, y sus ventas estaban bajando. Su tirada habitual era de 50.000 ejemplares.

Como muchos otras personas que se han acercado a depositar flores o mensajes ante la sede de Charlie, en el centro de París, no tiene más que palabras de reconocimiento hacia una revista que cree que ha sido fundamental para la defensa de la libertad en Francia. "Ellos simbolizaron la resistencia frente a la gilipollez, hay que decirlo así de claro, y son irremplazables", afirma.

Trabajadora de la educación nacional jubilada, pasó muchos años en una de las mayores instituciones académicas de este país (y de Europa), el College de France, que se remonta al siglo XVI y por la que han pasado los grandes sabios franceses, desde Georges Duby hasta Raymond Aron, Jacqueline de Romilly o Jean-Pierre Vernant. "¿Sabe usted que prensa se leía en el College? Le Monde, Charlie Hebdo y Le Canard Enchainé, que es su revista hermana. Es una publicación filosófica, capaz de resumirlo todo en un dibujo. Siempre fueron unos defensores de la Francia laica, lucharon por el derecho a la blasfemia. Y ahora no puedo creerme que hayan sido asesinados. Porque no son irremplazables".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Guillermo Altares

Es redactor jefe de Cultura en EL PAÍS. Ha pasado por las secciones de Internacional, Reportajes e Ideas, viajado como enviado especial a numerosos países –entre ellos Afganistán, Irak y Líbano– y formado parte del equipo de editorialistas. Es autor de ‘Una lección olvidada’, que recibió el premio al mejor ensayo de las librerías de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS