Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder del sindicato francés CGT dimite por sus gastos irregulares

Thierry Lepaon acondicionó su piso en París con 139.000 euros que pagó la central

Thierry Lepaon, exlíder del sindicato francés CGT.
Thierry Lepaon, exlíder del sindicato francés CGT. AFP

Thierry Lepaon, líder de la Confederación General de Trabajadores (CGT), el sindicato más simbólico de Francia, ha presentado su dimisión tras descubrirse los irregulares gastos que ha realizado desde que tomó posesión del cargo en la primavera de 2013. Solo en el acondicionamiento del apartamento alquilado para él en París, Lepaon se gastó más de 139.000 euros del sindicato y al menos otros 65.000 en las mejoras de su despacho oficial. Además, el dirigente recibió más de 100.000 euros como supuesto finiquito, indemnización o prima de la organización regional de la CGT de la Baja Normandía cuando dejó su dirección al ser elegido líder nacional hace año y medio.

La dimisión de Lepaon se ha producido durante la reunión de la dirección de la central, integrada por 56 dirigentes, muchos de los cuales habían acudido al cónclave con la intención de forzar la marcha de su líder. Las escasas dudas se disolvieron tras conocerse un informe de la comisión de control financiero del sindicato, que ha puesto de relieve esos “inhabituales” gastos, como los ha calificado la central. Otros ocho miembros de la ejecutiva del sindicato pondrán sus cargos a disposición del denominado parlamento de la central sindical.

El citado informe, difundido por Le Parisien, no solo confirma los extraños dispendios, sino también que Lepaon estuvo al tanto de los mismos. O que difundió datos falsos o incompletos. Por ejemplo, cuando aseguró que la CGT le había fijado un salario mensual de 5.200 euros netos al mes y que a él le había parecido excesivo, por lo que había pedido que lo redujeran a 4.000 euros. Eso ocurrió, en efecto, pero el pasado diciembre, cuando Lepaon llevaba ya 20 meses en el cargo cobrando el salario de 5.200 euros y cuando el escándalo de sus irregulares gastos llevaban semanas en los medios de comunicación.

Es la supuesta indemnización o finiquito de la organización regional de la CGT de la Baja Normandía la que resulta más extraña y llamativa. Lepaon había admitido haber recibido 26.650 euros pero, según la comisión de control financiero, la cantidad global llegó a los 100.830 euros por estos conceptos: 60.830 como indemnización de ruptura; 35.000 por primas, salarios y cotizaciones sociales; y 5.000 por reembolso de gastos de representación.

Los primeros datos sobre esos irregulares gastos fueron difundidos el pasado otoño por el semanario satírico Le Canard Enchainé. Inicialmente, Lepaon los desmintió y después aseguró que había una “campaña de prensa” para debilitar a su sindicato, que precisamente este año celebra el 120 aniversario de su creación.

Hasta ahora, se había negado reiteradamente a dejar su puesto. Argumentaba que el sindicato se había encargado directamente, sin informarle de los detalles, de las obras en su apartamento y despacho y que, en todo caso, se había producido “una falta colectiva”. En diciembre, dimitió el tesorero de la central sindical, Éric Lafont. En las últimas semanas, habían aumentado las presiones internas para que también Lepaon abandonara su cargo. Varias de las 33 federaciones de la CGT lo habían pedido. Entre ellas, la más poderosa, de la de servicios públicos.

Más información