Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Partido Socialista se desentiende de Sócrates

El candidato, António Costa, pide a los militantes que no opinen sobre la detención

António Costa, con Susana Díaz, el pasado lunes.
António Costa, con Susana Díaz, el pasado lunes. EFE

El favorito para ganar las lecciones legislativas del próximo año, el socialista António Costa, ha pedido a los militantes que no opinen de la detención de Sócrates, que no hagan valoraciones, que no se mezcle la amistad con la acción política del partido.

La detención del ex primer ministro socialista José Sócrates no podía ocurrir en peor momento para Costa, el fin de semana en que militantes y simpatizantes le votan como secretario general del partido (no hay otro candidato). Hace un mes derrotó al entonces secretario general António Seguro en unas primarias para elegir el candidato del PS a las elecciones generales. La victoria avasalladora de Costa obligó a Seguro a dejar también la secretaría. Desde entonces, Costa figura al frente de todos los sondeos preelectorales, sacando más de 10 puntos de ventaja al partido gobernante PSD.

En su primera reacción tras la noitica de la detención del exprimer ministro, Costa envió un SMS a los militantes: "Los sentimientos de solidaridad y amistad personales no deben confundir la acción política del PS, que es esencial preservar, para no envolver al partido en un proceso que, como es propio de un Estado de derecho, la justicia debe conducir con plena independencia, que respetamos".

"El PS se debe concentrar en su acción para movilizar Portugal en la construcción de una alternativa al Gobierno y a su política", apuntó Costa, que fue ministro de Interior durante el mandato de Sócrates y ahora es alcalde de Lisboa.

Sin embargo Joao Soares no siguió la consigna. En su página de Facebook consideró una ofensa que se meta en la cárcel a un primer ministro porque humilla el cargo. "La cárcel solo debe ser para delitos de sangre y delitos flagrantes", añade.

A medianoche, António Costa dio la cara ante la prensa para anunciar que había conseguido el 96% de los votos y que era el nuevo secretario general. En su discurso de agradecimiento y de unidad del partido, ni una sola referencia a Sócrates, aunque dejó caer que no eliminará a nadie "de la fotografía, no somos un partido estalinista. El PS asume toda su historia, la de los malos y la de los buenos momentos".

A preguntas de una periodista, tuvo que encarar el problema: "No compete al PS apreciar las actuaciones judiciales, pero nadie está por encima de la ley y todo el mundo tienen el derecho a la presunción de inocencia", lo que arrancó grandes aplausos entre sus militantes. A la segunda pregunta sobre el mismo tema, Costa repitió lo mismo y se fue.

Sócrates fue detenido en la noche del viernes en el aeropuerto de Lisboa y pasó la noche en la cárcel. En la mañana del sábado fue conducido al Tribunal Central de Instrucción Criminal para prestar declaración. Durante la noche la policía judicial entró en diversas oficinas, casas y empresas, aunque los mayores esfuerzos se centraron en la sede del Grupo Lena, donde se incautaron de documentación. El grupo constructor Lena ha difundido un comunicado en el que señala que la policía no ha detenido a ningún responsable ni colaborador de la empresa.

RTP, la televisión pública portuguesa, que tenía contratado a Sócrates como comentarista, ha anunciado que, obviamente, suspende su programa dominical en el que durante una hora comentaba la actualidad política.

Más información