Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un suicida mata a 55 paquistaníes en la frontera con India

Un joven hace detonar su cinturón de explosivos entre turistas en la frontera

Traslado de los heridos en el atentado Reuters-Live

Minutos después de la ceremonia de cierre de la frontera entre Pakistán e India un terrorista suicida detonó este domingo una bomba que causó 55 muertos y más de un centenar de heridos. El ataque fue del lado paquistaní, cerca de Lahore y a 500 metros de territorio indio. La mayoría de víctimas son civiles, incluidos 11 mujeres y tres niños Pero también murieron tres soldados murieron. Un grupo talibán y otro vinculado a Al Qaeda se atribuyeron el ataque.

El inspector general de la policía de Punjab paquistaní Mushtaq Sukhera confirmó que el suicida era un hombre muy joven que detonó la bomba muy cerca de la puerta de la frontera, donde mucha gente se había reunido tras la arriada de las banderas de ambos países al atardecer. Alertó que el número de muertos puede aumentar, ya que muchos heridos están críticos.

Esta frontera es de gran importancia turística: cada día miles de personas acuden a ambos lados de la frontera a presenciar esta ceremonia para animar a sus soldados durante la arriada de la bandera de su país.

El atentado llega dos semanas después de que India y Pakistán, hermanos y rivales, aumentaran la seguridad debido a una alerta. Este atentado es muy significativo porque este punto, conocido como Wagah del lado paquistaní y Attari del lado indio, es el único cruce de frontera entre ambos países y es un remanso de relativa paz incluso en los momentos de mayor tensión. La ceremonia quedó suspendida para los próximos días.

El ataque fue condenado inmediatamente por los primeros ministros de ambos países. “El atentado terrorista en Pakistán, cerca de la frontera de Wagah, es estremecedor. Condeno tajantemente este cobarde acto”, dijo el indio Narendra Modi, en Nueva Delhi. “No dejaremos que los terroristas logren su objetivo de dividir y asustar a la nación, que está unida en contra de la perversa ideología de los extremistas”, aseguró el paquistaní Nawaz Sharif desde Islamabad. Agregó que este atentado no detendrá el operativo del país islámico en contra de los terroristas en Waziristán, de donde se cree que se lanzó este ataque.

Un grupo de Tehreek-i-Taliban de Pakistán ha reivindicado el ataque. El portavoz, Ehsanullah Ehsan, aseguró al periódico paquistaní Dawn que fue su grupo y que las otras reivindicaciones que se han hecho son falsas. También dijo que muy pronto van a probar con un vídeo que fue uno de sus hombres quien perpetró el ataque. Aseguró que se trata de una venganza por la muerte de inocentes in Waziristán. Desde abril, que terminó un alto al fuego pactado con el gobierno, el ejército paquistaní ha lanzado una ofensiva en esta zona montañosa.

Waziristán, en la frontera con Afganistán, es considerado un escondite seguro para extremistas y ha sido un punto importante en la guerra contra el terrorismo de Washington. EE UU, con el apoyo secreto de Islamabad, ha lanzado desde 2004 ataques con drones contra los extremistas en esta zona. La muerte de civiles ha aumentado más aún el extremismo y la impopularidad de EE UU.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >