Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un piloto pierde el control al soltarse su brazo ortopédico durante un aterrizaje

El avión, de la compañía británica Flybe, intentaba tomar tierra en Belfast entre vientos racheados.

El incidente ocurrió el 12 de febrero.

Uno de los aparatos de la compañía británica Flybe.
Uno de los aparatos de la compañía británica Flybe. Bloomberg

El comandante de un avión de la compañía británica Flybe logró aterrizar  con una sola mano después de que la prótesis de su brazo izquierdo se desenganchara de la columna de dirección de la aeronave en plena maniobra de aterrizaje entre vientos de costado de hasta casi 90 kilómetros por hora. El incidente ha sido revelado en su boletín de agosto por la División de Investigación de Accidentes Aéreos (AAIB en sus siglas en inglés) del Departamento de Transporte del Gobierno británico, aunque ocurrió el 12 de febrero pasado a las 19.40 horas en el Belfast City Airport de la capital de Irlanda del Norte. En realidad la AAIB no ha investigado el "serio incidente", como lo ha clasificado, sino que forma parte de las "investigaciones por correspondencia" en las que en general la información se limita a la que se ha recibido del comandante, por lo que la administración no avala los datos. 

El aparato, un DHC 8 con 47 pasajeros y cuatro tripulantes a bordo procedente de Birmingham, estaba realizando una difícil aproximación manual a tierra entre vientos racheados laterales de hasta 48 nudos (88,9 kilómetros por hora) y a los mandos estaba el comandante, de 46 años y más de 8.300 horas de vuelo a sus espaldas, que utiliza una prótesis por carecer de antebrazo izquierdo. En ese momento, la prótesis se desenganchó del llamado yoke, el volante de vuelo o columna de dirección, “privándole del control del avión”, explica el informe.

El comandante “realizó una rápida evaluación de la situación y sopesó la posibilidad de avisar al copiloto y darle instrucciones para que tomara el control”, añade el texto. “Sin embargo, como el copiloto hubiera tenido muy poco tiempo para asimilar la información necesaria para tomar el mando en condiciones tan exigentes, el comandante llegó a la conclusión de que lo mejor que podía hacer era mover su mano derecha de la palanca de los motores al yoke para recuperar el control”, continúa el relato. “Así lo hizo, pero con los motores todavía en uso, y seguramente el viento racheado afectando al avión, el aterrizaje normal fue seguido de un rebote, por lo que el avión aterrizó de forma brusca”, concluye.

El informe es meramente descriptivo y en el apartado de “medidas de seguridad” se limita a explicar que el comandante del avión “ha comentado que en el futuro será más precavido al comprobar los accesorios de su prótesis, ya que al hacer esa comprobación ha podido desplazar el mecanismo de sujeción; que informará a sus copilotos de la posibilidad de acontecimientos similares; y que deberían estar preparados para tomar el control en cualquier momento”.

Flybe, con base ahora en Birmingham, está especializada en vuelos de corto recorrido, fundamentalmente en Reino Unido. Su responsable de Operaciones de Vuelo y Seguridad, el capitán Ian Baston, defendió el hecho de que el comandante del avión tuviera un solo brazo. “Flybe está orgullosa de ser una empresa que cree en la igualdad de oportunidades. Eso significa que, como hacen la mayoría de compañías aéreas, empleamos a personal con capacidades físicas reducidas. Cuando lo consideramos apropiado, y de acuerdo con los requisitos de la Autoridad de Aviación Civil, eso incluye a los pilotos”.

Baston aseguró que el comandante protagonista “es uno de los más experimentados y de más confianza” de Flybe y que “la seguridad de nuestros pasajeros y nuestras tripulaciones son la prioridad número uno”.

Chris Yates, un analista aeronáutico independiente citado por medios británicos, considera que “no hay ninguna razón por la que una persona con ese tipo de discapacidad no pueda pilotar un avión comercial”. “Solo debido a la mala suerte se puede haber separado una extremidad artificial de la columna de control. Ese es básicamente el fondo del asunto. Es uno de esos desafortunados incidentes que ocurren de vez en cuando”, opinó. Y aseguró que pilotos con prótesis en los brazos son “relativamente escasos pero no algo inaudito”.

Más información