Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel contiene el aliento ante la pesadilla de un nuevo ‘caso Shalit’

Es el teniente Hadar Goldin, de 23 años, descendiente de judíos emigrados de Reino Unido

El soldado israelí, Hadar Goldin, de 23 años, supuestamente capturado por Hamás en Gaza.
El soldado israelí, Hadar Goldin, de 23 años, supuestamente capturado por Hamás en Gaza. EFE

Israel se mantiene en vilo ante la posible materialización de una de sus peores pesadillas: la captura de otro de sus soldados. El desaparecido es el teniente Hadar Goldin, de 23 años, originario de Kfar Saba —en el centro del país, a 20 minutos de Tel Aviv— y descendiente de una familia de judíos emigrados de Reino Unido, según informó oficialmente el Ejército. Hamás, por su parte, ha asegurado que no tiene información del paradero del soldado, informa AFP. El joven se había incorporado a filas pocas semanas antes de la Operación Margen Protector, concretamente a la Brigada Givati, una de las más renombradas y laureadas del país. El Ministerio de Exteriores de Londres investiga si Goldin tiene la doble nacionalidad, británica e israelí. 

Su padre, Simcha Goldin, especialista en Historia del Judaísmo de la Universidad de Tel Aviv y responsable del Centro de Investigación de la Diáspora, ha atendido este viernes a los medios a las puertas de su casa para, con entereza, mandar su “fuerza al Ejército y al Estado de Israel” y mostrar en público su confianza de que “no se detendrán hasta que revisen cada piedra para dar con Hadar”. El teniente tiene tres hermanos más, uno de ellos su gemelo, igualmente enrolado en una unidad de élite. Su familia está lejanamente emparentada con el actual ministro de Defensa, el conservador Moshe Yaalon. Según contó uno de sus amigos a Radio Israel, son “religiosos ortodoxos modernos”. Hadar luce la tradicional kipá en las fotos distribuidas a la prensa y ha manifestado, dice su amigo, una “intensa inclinación” a la lectura religiosa y a la meditación. Sus dos abuelos fueron supervivientes del Holocausto y combatientes en la guerra de 1948, posterior a la creación del Estado de Israel.

Su caso recuerda el del sargento Gilad Shalit, cautivo durante cinco años del brazo armado de Hamás y los Comités de Resistencia Popular de Gaza. A los tres días de su captura, Israel lanzó la Operación Lluvia de Verano, que no logró encontrarlo y dejó más de 400 muertos en la Franja. Finalmente, en otoño de 2011, Gilad fue intercambiado por 1.027 presos palestinos. Pero las circunstancias fueron muy diferentes. Entonces no había una operación en marcha, así que se habló directamente de secuestro, y hubo flexibilidad en el Gabinete del primer ministro Benjamín Netanyahu para conceder una excarcelación tan numerosa, una medida dolorosa para gran parte del país.

Ahora, con una operación en curso, la incógnita es hasta dónde estará Israel dispuesto a avanzar por hallar al teniente, ya que los elementos más derechistas del Gobierno no parecen proclives a permitir un canje de presos. El pasado 22 de julio, Israel dio por desaparecido a otro soldado, Oron Shaul, de 20 años. Fue sorprendido por milicianos de Hamás cuando estaba en su blindado y sus seis compañeros murieron. Finalmente, las autoridades también lo han considerado fallecido, aunque sus restos nunca aparecieran y Hamás mostrara en público sus documentos, alegando que lo tenían en su poder.