Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel bombardea Gaza tras hallar los cuerpos de los desaparecidos

Ataca "34 objetivos terroristas" y mata a un palestino en un campo de refugiados en Cisjordania

Una multitud asiste al funeral de Eyal Ifrach, uno de los tres jóvenes israelíes asesinados en Cisjordania. Ampliar foto
Una multitud asiste al funeral de Eyal Ifrach, uno de los tres jóvenes israelíes asesinados en Cisjordania. AFP

La Fuerza Aérea israelí bombardeó en la noche del martes 34 posiciones de Hamás y de la Yihad Islámica palestina en la Franja de Gaza, unas horas después del hallazgo de los cadáveres de tres jóvenes judíos asesinados en Cisjordania. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, había reiterado el lunes sus acusaciones contra la organización islamista Hamás por el triple asesinato. El Ejercito mató en la madrugada a un joven palestino en la ciudad norteña de Yenín, donde los soldados israelíes encontraron resistencia violenta cuando entraron a practicar detenciones.

Netanyahu reunió el lunes por la noche a su Gabinete de seguridad en Jerusalén, que concluyó sin decisiones operativas. Israel quiere esperar al entierro de los tres jóvenes, de 16 y 19 años, antes de anunciar sus próximas medidas militares. Los sepelios serán este martes en Modiín, a mitad de camino entre Jerusalén y Tel Aviv.

Despedida multitudinaria

AGENCIAS

Miles de israelíes participan este martes en los funerales por los tres adolescentes israelíes que fueron secuestrados el pasado 12 de junio en Cisjordania y cuyos cuerpos fueron hallados este lunes en una fosa del distrito palestino de Hebrón. En los actos, los ministros del Gobierno que preside el primer ministro, Benjamín Netanyahu, han asegurado que los culpables serán castigados. Israel “no descansará hasta llevar a los secuestradores ante la justicia”, han prometido los ministros de Defensa y de Educación, Moshé Yaalón y Shai Piron, respectivamente.

Los funerales de Eyal Yifrach, de 19 años, y Gilad Shaer y Naftalí Frenkel, ambos de 16, han comenzado a primera hora de la tarde de forma individual en sus localidades de residencia: Talamón, Nof Ayalón y Elad. Después, los restos de los tres adolescentes han sido trasladados al cementerio de la ciudad de Modiín, donde serán enterrados juntos por expreso deseo de sus familias. En el entierro participan el primer ministro israelí y el jefe del Estado, Simón Peres, un hecho inusual por razones de seguridad.

Los accesos a Hebrón, cerrados a cal canto durante la tarde del lunes, estaban estrechamente vigilados el martes. Los cadáveres estaban bajo un montón de piedras en una localidad situada a unos diez minutos en coche de la gran ciudad cisjordana. Cerca de allí encontraron poco después de la desaparición de los jóvenes un coche calcinado que relacionan con el secuestro.

Israel demolió el martes por la noche en Hebrón las casas de Marwan Qawasmeh y Amer Abu Aisha, dos palestinos presuntos miembros de Hamás, a los que Israel acusa de haber llevado a cabo el secuestro y el triple asesinato. Están en busca y captura.

El hallazgo de los tres cadáveres dio lugar a diversas concentraciones de ciudadanos en Tel Aviv y en Jerusalén, donde algunos nacionalistas exaltados clamaban venganza por sus muertes. Los ánimos están caldeados en Israel, donde también hubo ataques asilados a ciudadanos árabes. La líder del partido izquierdista israelí Meretz, Zahava Gal-On, pidió al primer ministro Netanyahu que “muestre contención y evite una escalada violenta” durante esta situación en la que “hierve la sangre”.

Tras la desaparición de los muchachos el pasado 12 de junio, el Ejército israelí lanzó una de las mayores operaciones militares de los últimos diez años en Cisjordania, con el objetivo de recuperarlos “vivos o muertos”, así como de debilitar a Hamás “todo lo posible”.

Netanyahu dijo el lunes por la noche que “Hamás es responsable y Hamás pagará” por la muerte de los muchachos. Durante las últimas horas se han registrado al menos cinco lanzamientos de cohetes desde Gaza sobre el sur de Israel.

La tensión crece en Gaza

Aunque sucedió en Cisjordania, la aparición de los cadáveres de los chicos israelíes caldeó, sobre todo, las tensiones en la franja de Gaza. Israel ha puesto en su punto de mira a Hamás, que gobierna la región desde la guerra civil palestina de 2007.

La escalada de bombardeos israelíes y misiles caseros palestinos registrada en las últimas dos semanas augura otro verano violento para la región, cercada por Israel y aislada por Egipto desde la caída del Gobierno de Mohamed Morsi hace ahora un año. Solo el lunes, Israel contó 20 cohetes disparados desde Gaza contra objetivos al sur del país. Se habló de la posibilidad de que procedan de grupos islamistas minoritarios, pero ahora el Ejército culpa solo a Hamás. Hablan en Israel de “número récord” de proyectiles desde los ocho días que duró la masiva operación Pilar Defensivo de Israel, en noviembre de 2012.

Un portavoz de Hamás, Sami Abu Zuhri, dijo este lunes que “un ataque israelí abrirá las puertas del infierno para el país”.

Hamás recordó que “ninguna organización palestina, ni Hamás ni ningún otro grupo, ha reivindicado la acción”. El domingo, Israel fue alertando de que la operación contra Hamás desplegada en Cisjordania desde el secuestro de los chicos judíos estaba a punto de extenderse a Gaza. Antes de conocerse el hallazgo de los cadáveres, Netanyahu había alertado de que “Israel no va a seguir permitiendo que disparen cohetes desde Gaza”. El primer ministro advirtió: “O Hamás detiene o lo haremos nosotros”.

Más información